Harris transmite a Netanyahu la oposición de EEUU a la decisión de la CPI

Post thumbnailKamala Harris Foto: Casa Blanca/Lawrence Jackson vía Flickr Dominio Público
La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, habló por teléfono con el primer ministro, Benjamin Netanyahu, con el que coincidió en la oposición de sus Gobiernos a los "intentos de la Corte Penal Internacional de ejercer su jurisdicción sobre personal israelí".

Durante esa conversación, Harris subrayó el "compromiso" de EE.UU. con su alianza con Israel, según un comunicado de la Casa Blanca.

"La vicepresidenta hizo énfasis en el compromiso inquebrantable con la seguridad de Israel. Expresó el fuerte apoyo a los recientes acuerdos pioneros de normalización de Israel con países del mundo árabe y musulmán", indica la nota.

Asimismo, Harris destacó la importancia de progresar en la paz, la seguridad y la prosperidad tanto de israelíes y palestinos.

En la llamada, ambos "coincidieron en la importancia de continuar con la estrecha cooperación y colaboración en asuntos regionales de seguridad, incluido el programa nuclear de Irán y el peligroso comportamiento regional del régimen" iraní, dice el texto.

El miércoles, fiscal general israelí, Avichai Mandelblit, condenó la decisión de la fiscal general saliente de la Corte Penal Internacional, Fatou Bensouda, de abrir una investigación sobre supuestos crímenes de guerra perpetrados por Israel y los palestinos, destacando que con esa disposición el tribunal internacional socava su propia legitimidad.

“La decisión de la fiscal general de abrir una investigación contra el Estado de Israel, un país democrático y donde impera el estado de derecho, daña la legitimidad del trabajo de la Corte”, apuntó Mandelblit.

“El Estado de Israel es una democracia fuerte con un sistema legal independiente y profesional”, subrayó el magistrado. “Está comprometido con los valores fundamentales del derecho internacional y se comporta de acuerdo con estos”, añadió.

Mandelblit puso de relieve que el Estado judío “cuenta con un sistema sólido para examinar las presuntas violaciones de la ley internacional y es plenamente capaz” de abordarlo “por sí solo”, por lo que “no hay absolutamente lugar para la intervención de la CPI”, en asuntos que están “bajo jurisdicción” de Israel.

El fiscal general israelí indicó, no obstante, que los funcionarios del área jurídica están siguiendo de cerca el asunto y están listos para enfrentar cualquier posible desarrollo en la Corte.

Madelblit recordó que varios países, entre ellos Alemania, Australia y Canadá, han apoyado la posición israelí de que la CPI no tiene jurisdicción sobre el caso porque Israel no es miembro del CPI (al no haber firmado el Estatuto de Roma) y porque la Autoridad Palestina no es un estado.

“Esta posición ha ganado un amplio apoyo entre las principales naciones y destacados expertos legales de renombre mundial, sin embargo, los jueces, en su decisión y en la declaración de la fiscal hoy, decidieron ignorar las justificaciones legales antepuestas”, expresó Mandelblit.

Bensouda anunció que: “La investigación cubrirá crímenes de guerra dentro de la jurisdicción de la Corte que presuntamente se han cometido en la situación desde el 13 de junio de 2014”.

El primer ministro, Benjamín Netanyahu, calificó la decisión como el “epítome del antisemitismo y la hipocresía”. Por el contrario, la Autoridad Palestina, al igual que el grupo terrorista islámico Hamás -que controla de hecho la Franja de Gaza-, celebró el anuncio.

La fecha del 13 de junio de 2014 es clave. Terroristas palestinos asesinaron a tres adolescentes israelíes en la zona de Gush Katif en Judea (sur de Cisjordania) el día anterior. De esta manera los palestinos se aseguran que, la CPI no investigará la masacre de los jóvenes, Eyal Yifrach, Gil-ad Shaer y Naftalí Frenkel.

Estados Unidos expresó, por su parte, su rechazo al anuncio de la fiscal general de la CPI, y reiteró que la investigación “busca atacar a Israel injustamente”. Aurora y EFE