¿Ha llegado el Líbano al abismo?

Post thumbnailEl líder de Hezbolá, Hassan Nasrallah, estrecha la mano del presidente libanés Michel Aoun Foto: REUTERS/Mohamed Azakir
Desde octubre de 2019, el mundo ha sido testigo del desmembramiento del Estado del Líbano. El orden confesional para el Líbano se estableció en 1943 cuando un pacto nacional distribuyó los puestos más altos del Estado entre las tres comunidades principales que constituían el Líbano moderno y poscolonial. Ahora está siendo desmantelado. Si bien este pacto fue enmendado en 1990 al final de una guerra civil que duró 25 años, se hizo evidente que los arreglos de equilibrio alcanzados entonces ya no eran válidos después de los cambios demográficos ocurridos en el Líbano. El desequilibrio ejerció una gran presión sobre el Estado y atrajo a actores extranjeros que intentaron tomar el control uno tras otro desde finales de los años cincuenta: Egipto, la OLP, Siria, Israel y finalmente Irán. Sin embargo, a diferencia del pasado, cuando la presencia extranjera se injertó artificialmente con la colaboración de un actor local, hoy Líbano está bajo la influencia directa iraní a través de su representante / cliente / aliado local, la comunidad chií liderada por Hezbolá y Amal, que representan a más de un tercio de la población libanesa. Atrás quedaron los días en que un batallón de marines estadounidenses podía cambiar el mapa político en el Líbano y han pasado al olvido los días en que la potencia colonial, Francia, podía dictar la agenda política. Pasaron casi 40 años desde que Hezbolá (con una estrecha dirección iraní) comenzó cambiar el equilibrio de poder en el Líbano, a través de un presidente maronita colaboracionista, que debe su trabajo a Hezbolá, el [verdadero] poseedor de las riendas del poder en el Líbano, ahora libre de Siria y la presencia militar israelí.

Retirada de las tropas sirias del Líbano el 13 de marzo de 2005 Foto: REUTERS/Khaled al-Hariri


Conociendo las complejidades del sistema libanés, Hezbolá se aprovechó de los políticos y el sistema corrupto para profundizar su control sobre el Estado libanés creando alternativas al Estado fallido. La retirada unilateral de Israel del Líbano bajo la presión militar de Hezbolá en mayo de 2000 y la llamada "victoria divina" de Hezbolá en 2006 contra Israel transformó a Hezbolá de una pequeña milicia local en un héroe nacional y árabe, hecho que le permitió a esta facción profundizar su influencia sobre el sistema político en el Líbano. Bajo el patrocinio de Irán, Hezbolá logró una posición nunca antes alcanzada por ninguna facción política en el Líbano que le permitió dictar la agenda política como le plazca a Teherán.

De hecho, Hezbolá fue la única milicia libanesa que retuvo sus armas y formaciones militares, en abierto desafío a todas las resoluciones de la ONU después de la segunda guerra del Líbano en 2006. Además, como lección de esta guerra, Hezbolá promulgó un programa de inspiración iraní y construyó una fuerza de misiles que incluye más de 150.000 cohetes de todos los tamaños y rangos con un énfasis especial en armas de precisión de largo alcance que podrían alcanzar objetivos en las profundidades del territorio israelí. Hezbolá llegó incluso a planificar operaciones destinadas a conquistar asentamientos israelíes en la alta Galilea frente a la frontera libanesa. Cavaron túneles (que ahora se cree que fueron neutralizados por Israel), que estaban destinados a permitir que sus fuerzas de élite cruzaran al territorio israelí en su premeditado ataque sorpresa para conquistar partes de Galilea.

Un oficial israelí explora un túnel de Hezbolá en territorio israelí. (IDF)


Sin embargo, a partir de 2012, la intervención militar de Hezbolá en Siria, siguiendo instrucciones de Teherán, generó graves fisuras en el sistema libanés: cientos de combatientes de Hezbolá del Líbano murieron o resultaron heridos, y sus funerales se publicaron en las inquietas redes sociales.

Funeral masivo de Hezbolá en el Líbano, 18 de octubre de 2016. Foto: REUTERS/Aziz Taher


Mientras tanto, el dinero del Golfo y de Arabia Saudita, que alimentaba el sistema económico Ponzi libanés, dejó de inyectarse en los bancos libaneses cuando los extravagantes turistas del Golfo cancelaron de sus agendas de viaje a ese país.

La crisis económica estalló con toda su intensidad a fines de 2019. El efecto en espiral afectó a casi todos los sectores y solo salvó al alternativo Estado establecido por Hezbolá.

El "patio de juegos" mediterráneo ahora es un desastre

Ahora, un año después, Líbano es un Estado fallido con la mitad de su población por debajo de la línea de pobreza, mientras que la "pobreza extrema" (cuando las personas viven con menos de $ 14 por día) se ha triplicado del 8% en 2019 al 23% en 2020. Eso significa que de una población nacional de seis millones, el número total de pobres es actualmente de 2.7 millones.1 Además, desde el comienzo de las protestas, una nueva ola de migración ha golpeado al Líbano y cientos de sus médicos, científicos, académicos, y cualquiera que pueda permitirse cruzar el Mediterráneo, están huyendo a Europa, África y América.

El puerto de Beirut después de la devastadora explosión de una bomba el 4 de agosto de 2020. (Captura de pantalla de YouTube). La explosión provocó más de 200 muertos, 6.000 heridos y más de 300.000 desplazados internos. El daño se estima en más de $ 15 mil millones.2


El atolladero político no ha cambiado. Desde la dimisión del gobierno de Diab en agosto de 2020 tras la devastadora explosión en el puerto de Beirut, Líbano sigue sin gobierno. Los posibles donantes internacionales no han intervenido para ayudar a la moribunda economía debido al estancamiento político, la participación política de Hezbolá y la incapacidad del gobierno para iniciar y adoptar las reformas requeridas por los países donantes. A fines de enero de 2021, la pandemia de Covid-19 y la severa crisis económica empujaron a los libaneses a las calles donde las fuerzas de seguridad están disparando balas reales para sofocar las protestas, y las turbas lanzan granadas de mano y cócteles Molotov contra la policía, ejército y fuerzas de seguridad.

Los manifestantes contra el cierre por el coronavirus en el Líbano incendian un edificio gubernamental, 29 de enero de 2021, (captura de pantalla) 3


En esta terrible situación, solo hay un ganador hasta ahora: Hezbolá, que ha reforzado su control sobre la comunidad chií y los pobres de la población libanesa. A través de su sistema paralelo, Hezbolá mantiene, alimenta, financia, educa y brinda atención médica, un sistema bancario y supermercados especializados para sus miembros. Incluso otorga préstamos a pesar de las sanciones de Estados Unidos que apuntaron a su sistema financiero. Hezbolá tiene la clave para la formación del gobierno, ya que es percibido como el verdadero árbitro en el cuerpo político libanés y en la práctica el “hacedor de reyes” en el Líbano.

Sin embargo, la posición especial de Hezbolá ha provocado resentimiento y gran parte de la sociedad libanesa está enojada porque Hezbolá ha utilizado su milicia para atacar a los manifestantes y sofocar los disturbios contra la situación económica. Hezbolá ya no es un tema de consenso nacional en el Líbano, y sus actividades y posiciones son analizadas por duros críticos que culpan a Hezbolá como la fuente primaria de la crisis constitucional en el Líbano.

¿Qué opciones están abiertas para el Líbano y los libaneses?

Líbano espera un milagro, que no se va a producir. Como resultado, hay tres opciones posibles:

  1. Dirigirse a la deriva hacia una guerra civil. Las diferentes milicias se están preparando para tal situación. Esta podría ser la prolongación de la anterior guerra civil, que llegó a su fin en 1990 y redistribuyó el poder entre los diferentes partidos sectarios. Una guerra así podría crear una situación en la que las potencias extranjeras acudieran al rescate de sus aliados. El Líbano será el escenario donde se librará el conflicto entre Arabia Saudita, Irán, Rusia, Israel, Estados Unidos y otras partes. El final de este escenario no es previsible.

  2. Cantonización: con el Líbano destrozado en una guerra civil, es probable que el gobierno central no imponga el fin de las hostilidades. Como resultado, la partición territorial del Líbano saldrá a la superficie nuevamente, siendo el Monte Líbano el cantón cristiano, la parte occidental de Beirut, que incluye el vecindario de Hizbullah Dahiya, el sur del Líbano y el valle de Bekaa hasta hasta la frontera norte con Siria sería un cantón dominado por los chiita, Chouf (al sur del monte Líbano) sería un bastión druso, y los sunitas tendrán partes de Beirut, Sidón y Trípoli, la capital del norte. Esta partición, que refleja la situación actual en el Líbano, no significa que el gobierno central vaya a desaparecer. Sobrevivirá sin prerrogativas ni influencia. Seguirá siendo un símbolo y se abstendrá de contratar tropas en nombre de una u otras partes. El temor a la desaparición del gobierno del Líbano podría desencadenar un enfrentamiento entre las diferentes comunidades sobre la identidad política del Líbano.

  3. Conflicto abierto sobre la identidad del Líbano: en tal eventualidad, fácilmente se podría imaginar un intento de Hezbolá de apoderarse de Beirut e imponerse a los libaneses por medio de su poder militar. El ejército libanés no tiene ninguna posibilidad en un enfrentamiento con Hezbolá, ya que él mismo está dividido en formaciones militares sectarias. En tal caso, uno puede imaginar que los patrocinadores iraníes bendecirían tal empresa y se apresurarían a consolidar el control de Hezbolá en el Líbano. Tal escenario está profundamente condicionado solo por la reacción de Israel, ya que en la actualidad, no hay ningún ejército sirio que pueda intervenir como lo hizo en 1976 cuando el entonces presidente maronita Suleiman Franjieh solicitó el rescate.


Líbano está en transición. El organismo político libanés ya está considerando las próximas elecciones presidenciales y legislativas que se celebrarán en 2022. ¿Se decidirá el cambio de identidad del Líbano para entonces?

Notas

1 https://www.unescwa.org/news/Lebanon-poverty-2020#:~:text=Estimates%20reveal%20that%20more%20than,2019%20to%2023%25%20in%202020.

2 https://www.thelancet.com/journals/lancet/article/P

3 https://www.youtube.com/watch?v=fBn79L6j_RA

Fuente: Jerusalem Center for Public Affairs.