Grupo “Muslala” celebra el verano en Jerusalén

Post thumbnail
“Sandía fresca” en la terraza del Centro Clal

En la terraza del edificio Centro Clal de la calle Iafo 97, en Jerusalén, se lleva a cabo el evento titulado “Watermelon on the Roof - The Meeting Point” (“Puestos de sandía en la terraza - punto de encuentro”) organizado por el grupo “Muslala”, que se podrá visitar todos los días entre el 2 y 14 de agosto (excepto viernes por la tarde y sábado). La admisión es gratuita. Se trata de un espacio de verano para toda la familia, inspirado en los puestos de sandías de los años 70. En la agradable brisa de Jerusalén se reúnen los visitantes con artistas de las comunidades locales. Habrá actividades para niños y familias, y en el techo se abre un complejo con juegos y talleres. El proyecto se hizo posible con el apoyo de la Fundación Jerusalén y la Autoridad Juvenil del Municipio de Jerusalén (The Roof). La actividad es diaria y gratuita, entre las 16.00 y las 19.00 horas para familias con niños y para adultos de 19.00 a 23.00 horas, de acuerdo con las instrucciones del Código Violeta.



El grupo “Muslala” organizó el primer “Puesto” (“Basta” en hebreo) en el 2012, en el barrio de Musrara y en el 2015, y se tituló “Puesto debajo del puente” que fue parte del Festival Israel. Miles de personas asistieron a los eventos que cada año se celebraron en diferentes edificios temporales, diseñados cada vez por un artista diferente y organizados por un equipo de voluntarios de todo el mundo. El Basta o “Puesto” de este año está diseñado por el artista Shmulik Twig, un miembro de la comunidad “Muslala”, que en 2012 junto con el municipio de Shiloh crearon el "mini invernadero" en el que cultivaron plántulas de mini sandías regadas con agua gris. El motivo que Shmulik está presentando este año se basa en un principio simple: “no compre ningún material nuevo, use todo lo que ya está en el techo”.



Los organizadores de “Muslala” explican que la palabra “Basta” proviene de la palabra árabe “basit”: simple. Agregan: “La simplicidad es un tema central en la fundación del evento. Los puestos de sandía de los años 70 fueron un momento de encuentro cálido e inocente después de años de fronteras y hostilidad. Cincuenta años después, buscamos traer de vuelta a nuestras vidas la inocencia y la creencia en el poder de la reunión. La sandía es la fruta grande, una fruta que nunca se come en soledad. Y, por lo tanto, es una oportunidad para compartir una experiencia mutua. Además, simboliza el verano, las vacaciones, el exotismo, la playa y otras relaciones felices, y también es una fruta “simple”: agua y azúcar envueltos en envases naturales. En “Muslala” creemos que el arte es el lenguaje universal que todos hablan y que el encuentro entre nosotros es aquel en donde se crea la cultura”.

Terraza del Beit Clal.