Golda Meir: la civil que expuso la falta de preparación de Israel para la guerra de 1973

Post thumbnailLa primer ministra Golda Meir, el general Rehavam Zeevi y el ministro de Defensa Moshe Dayan en un vuelo en helicóptero militar durante la Guerra de Yom Kippur, Foto: Portavoz de las Fuerzas de Defensa de Israel vía Wikimedia Commons CC BY-SA 3.0
Aunque la primera ministra israelí Golda Meir carecía de conocimientos militares, sus preguntas durante las discusiones del gobierno en vísperas de la guerra de Yom Kippur expusieron el hecho de que la disuasión y la alerta temprana, las dos piedras angulares de la concepción de seguridad de Israel, no se habían abordado adecuadamente. Si los oficiales de las FDI y los muchos bithonistim (funcionarios con experiencia en seguridad) de su gobierno hubieran respondido a sus preguntas, la guerra podría haber sido muy diferente y quizás incluso haberse evitado.

En vísperas de la guerra de Yom Kipur de 1973, el estado de alerta y la preparación de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) se vieron afectadas por dos concepciones. Ambas basadas en evaluaciones de inteligencia, pero su respaldo por parte del jefe del Estado Mayor y el ministro de Defensa los convirtió en concepciones establecidas de las FDI. La primera, y más conocida, era que Egipto no iniciaría una guerra hasta que tuviera aviones de combate de largo alcance que pudieran atacar el frente interno israelí, mientras que Siria no iría a la guerra sin Egipto. La segunda era que Egipto y Siria habían sido disuadidos por las FDI y por lo tanto “no lanzarían una guerra y ciertamente no una grande”, como afirmó la inteligencia militar el 5 de octubre de 1973, un día antes del estallido de las hostilidades.

Las semillas de esta noción de disuasión fueron plantadas en 1971, pero ganó la mayor parte de su fuerza en abril de 1973 cuando se confirmó una evaluación de inteligencia de que Egipto y Siria no irían a la guerra, a pesar de las indicaciones sobre el terreno. Nadie sabía en ese momento que la guerra que estos dos países tenían la intención de lanzar fue impedida por la presión soviética, no por el miedo a las FDI.

En septiembre de 1973, reforzada por la creencia de que estos dos conceptos habían sido reivindicados por los acontecimientos de abril, la inteligencia militar israelí afirmó que los signos recurrentes posteriores de una guerra inminente eran falsas alarmas: “Hoy, desde el punto de vista militar, la razón principal del hecho de que no hay guerra, es el sentimiento árabe y la evaluación de que sus fuerzas aéreas no son suficientes para una guerra con alguna posibilidad de éxito". En una discusión celebrada el 1 de octubre, los oficiales de inteligencia argumentaron que "los sirios están tomando esta posición [de emergencia] debido a los temores a nuestras fuerzas ... y no [a causa de] planes ofensivos". La inteligencia militar le dijo a un investigador extranjero el 1 de octubre que "ellos [los sirios] no creen que puedan ganar". El 5 de octubre, un día antes de que estallara la guerra, la inteligencia afirmó que "los egipcios ... son realmente aprensivos" y "ni los egipcios ni los sirios tienen un gran optimismo sobre sus posibles éxitos [si comenzaran una guerra]".

Las evaluaciones de inteligencia de que el enemigo fue disuadido y por lo tanto no iniciaría una guerra fueron aceptadas no solo por el jefe de Estado Mayor sino también por los oficiales conocedores del ámbito de seguirdad [bithonistim] del gobierno de Meir. Entre ellos se encontraban el ministro de Defensa y ex jefe de Estado Mayor Moshe Dayan; el viceprimer ministro y ministro de Educación, Yigal Allon, quien había sido comandante del Palmah y destacado general en la Guerra de la Independencia; el ministro de Industria y Comercio, Haim Bar-Lev, que también había sido jefe de Estado Mayor; el ministro de transportes y comunicaciones, Shimon Peres, quien durante muchos años fue director general del Ministerio de Defensa; y el ministro sin cartera Israel Galili, quien en el período previo a la Guerra de Independencia fue comandante político de la Hagana.

A pesar de su inexperiencia en asuntos militares y de seguridad, la primera ministra Meir aparentemente no confiaba en la certeza de la rama de inteligencia con respecto a los temores árabes de las FDI. Durante las discusiones del gabinete, planteó varias preguntas sobre esos aparentes temores:

  • ¿Qué factores hicieron que los árabes temieran a las FDI? Inteligencia respondió que "los árabes siempre están aprensivos" y que "la alerta proviene de su miedo a nosotros" después de que Israel derribara 13 aviones sirios en septiembre.

  • Meir entonces preguntó sobre la posibilidad de que "los egipcios nos mantengan un poco ocupados cuando los sirios quieran hacer algo en el Golán". La respuesta de la rama de inteligencia (no del jefe de Estado Mayor) a esa pregunta fue que "Assad conoce sus limitaciones, porque son conscientes de la superioridad estratégica de Israel ... él es profundamente consciente de la superioridad estratégica de Israel".


Al responder a las incisivas preguntas de Meir, la inteligencia no agregó ningún hecho para sustentar su evaluación de la lógica enemiga de que los árabes fueron disuadidos, las intenciones y el estado perceptivo y psicológico del enemigo. Sin embargo, no sonó ninguna alarma para el jefe de Estado Mayor y los muchos otros militares experimentados que participaron en la discusión, y, curiosamente, para Galili, quien como comandante político de la Hagana, debió haber recordado la despectiva evaluación de inteligencia previa a la Guerra de Independencia con respecto a una invasión árabe total —una evaluación que David Ben-Gurion, afortunadamente, tiró a la basura.

Una investigación posterior a la guerra de Yom Kippur realizada por las FDI descubrió que Egipto y Siria eran conscientes del gran peso que Israel otorgaba a la evaluación de cuánto se disuadió a los árabes y, por lo tanto, se aseguraron de proporcionar un exceso de información falsa sobre sus temores hacia Israel.

Meir estaba familiarizada con el panorama operativo básico, así como con el hecho de que, mientras que los ejércitos egipcio y sirio se desplegaron en las fronteras de Israel con toda su fuerza, las FDI habían desplegado solo las escasas fuerzas del ejército permanente. Por lo tanto, su tercera pregunta se centró en el margen de tiempo que proporcionaría una alerta temprana en la arena egipcia. Inteligencia respondió que la advertencia en ese frente no solo sería táctica sino también operativa, es decir, una advertencia de varios días. Se trataba de una reiteración de lo que había dicho el jefe de inteligencia militar en mayo: “No creo que pueda haber un cruce sorpresa del Canal [de Suez]…. Puedo prometer una advertencia sobre el tema del cruce".

Meir también estaba familiarizada con la advertencia anticipada que se le pidió a la inteligencia antes de 1967, que implicaba identificar lo antes posible la salida de las fuerzas egipcias de sus campamentos al oeste del Canal hacia la frontera israelí, que estaba a 300 kilómetros de distancia. Esa distancia permitió a las fuerzas de reserva de las FDI, que estaban ubicadas a 100 kilómetros de la frontera (entre Hadera y Gedera), movilizarse rápidamente, llegar rápidamente y apoderarse de partes del Sinaí antes de que pudieran ser tomadas por el ejército egipcio, y así defender a Israel lejos de su frontera.

La primera ministra aparentemente comprendió que la estrecha proximidad posterior a 1967 entre las FDI y sus enemigos (aunque a una mayor distancia de las fronteras de Israel), con solo unos pocos metros separándolos en el norte, y el Canal de Suez separándolos en el sur, había borrado el amplio margen de advertencia que Israel había disfrutado hasta entonces. Así, en respuesta a la alta confianza expresada por la inteligencia con respecto a una alerta temprana en el frente egipcio, planteó la cuarta e inevitable pregunta: "¿Cómo sabremos cuándo lo sepamos?" Es decir, ¿cómo podría la inteligencia proporcionar una advertencia sin el margen necesario para tal advertencia?

La respuesta se refería principalmente a la identificación temprana de un movimiento de las posiciones egipcias a lo largo del Canal, pero con el propósito de una nueva "guerra de desgaste" (del tipo que se desencadenó a lo largo del Canal en 1969-70) y no para algo diferente. Por lo tanto, el gobierno se vio expuesto al hecho de que otro componente básico de la concepción de seguridad israelí — obtener una alerta de inteligencia lo suficientemente temprano para movilizar las reservas y transportarlas a las fronteras (una distancia de unos 400 kilómetros) — no estaba siendo realmente abordado.

Este descubrimiento debería haber sorprendido a un gobierno con tantos funcionarios ricos en experiencia militar y de seguridad que debió poner fin a la inútil discusión, que se basó en la evaluación de inteligencia de la lógica, las intenciones y los sentimientos del enemigo. En cambio, el jefe de Estado Mayor debería haber iniciado una discusión operativa sobre cómo preparar a las FDI para contener un posible ataque sorpresa (como el que de hecho ocurrió) únicamente con el ejército permanente haciéndole frente durante muchas horas e incluso días.

Si se hubiera efectuado tal discusión, presumiblemente habría concluido con una directiva del escalón político a las FDI de retirar a los soldados a lo largo de la Línea Bar-Lev, inmediatamente después de que se hubiera cumplido su tarea de advertir del estallido de la guerra, porque mantenerlos en la línea del frente los habría convertido en una carga operativa y conllevaría a la posibilidad de un trauma nacional, como el que efectivamente ocurrió.

Las audaces preguntas de Meir durante las discusiones del gabinete antes de la guerra no cambiaron nada. La prueba es que en vísperas de Yom Kippur, la inteligencia emitió su notoria última evaluación de que “no se ha producido ningún cambio en la evaluación de los egipcios del equilibrio de poder entre ellos y las FDI. Por lo tanto, la probabilidad de que los egipcios pretendan reanudar la lucha es baja".

Golda Meir era conocida como una líder obstinada y autoritaria, y aparentemente la única explicación para su aquiescencia en la falta de preparación que sus preguntas expusieron (particularmente la falta de un margen de alerta temprana que permitiera movilizar las reservas) fue su expectativa de que los espías que Israel había reclutado en las profundidades del gobierno y el ejército egipcio proporcionarían tal advertencia. También confiaba en Dayan, quien, hasta el estallido de la guerra de 1973, fue un ministro de Defensa de talla mítica. Al igual que la rama de inteligencia, Dayan sostuvo que los egipcios sabían que, si cruzaban el Canal, “se encontrarían en una posición sumamente inconveniente… [porque] hay muchas dificultades para cruzar el Canal, y después de eso tienen que atravesar un área sinfín, y estaremos llegando a ellos desde todos lados".

Fuente: BESA Centro Begin-Sadat para Estudios Estratégicos

El Dr. Hanan Shai es profesor de pensamiento estratégico, político y militar en el Departamento de Ciencias Políticas de la Universidad Bar-Ilan.