Geopolítica, comercio y millones de dólares detrás del acuerdo EAU-Israel

Post thumbnailRascacielos en Emiratos Árabes Unidos Foto: Timo Volz Pixabay
Desde que Emiratos Árabes Unidos (EAU) e Israel normalizaron sus relaciones, el pasado 13 de agosto, han anunciado una larga lista de acuerdos en el ámbito económico, sanitario y de seguridad que se va a ampliando casi a diario y que podría generar un intercambio comercial de 4.000 millones de dólares anuales.

Lo que antaño era una relación de enemistad, al menos de puertas para fuera, se ha convertido ahora en un intercambio de llamadas constantes entre ministros israelíes y emiratíes, que han sellado ya una gran variedad de acuerdos y han prometido fortalecer la cooperación en todos los sectores.

Emiratos no ha ocultado su ambición política detrás de este histórico acuerdo.

El viceministro de Asuntos Exteriores emiratí, Anwar Gargash, dijo abiertamente tras la firma que el acuerdo tiene como objetivo ayudar a su país a mantener la influencia y a convertirse en un actor regional y global más fuerte en la convulsa región de Oriente Medio, que también está llena de oportunidades en materia de energía, inversión y comercio.

EL FUTURO DE LA COOPERACIÓN ENERGÉTICA PASA POR LAS RENOVABLES

El pasado 23 de septiembre, los ministros de Energía de Emiratos e Israel mantuvieron una conversación telefónica para explorar cómo fortalecer su cooperación en el sector del petróleo y gas, así como en "energía verde y tecnología avanzada en ciberseguridad relacionada con la energía", informó la agencia emiratí WAM.

Las importaciones y exportaciones de energía con Israel han sido un tema "tabú" en los países árabes, que fue roto por Egipto al anunciar que ahora importa gas desde el campo israelí de Leviatán, dijo el investigador del Programa de Seguridad Energética del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS), Ben Cahill.

Ahora, tras la firma del acuerdo, Emiratos tiene "probablemente más libertad para establecer relaciones comerciales en materia de energía".

"Israel no será un mercado de exportación de petróleo clave para Emiratos, pero quizás haya algún potencial acuerdo de colaboración en energía renovable", afirma Cahill.

Precisamente, la posible cooperación en tecnología agrícola ha sido el centro de todas las miradas desde la firma del acuerdo.

EAU está en un entorno desértico y es dependiente de la desalinización para obtener agua potable, algo en lo que la experiencia israelí puede ser de ayuda.

Uno de los temas centrales en la agenda de las autoridades de Emiratos es la seguridad alimentaria en un país con un clima tan poco favorable. El Gobierno emiratí ha impulsado la Estrategia Nacional de Seguridad Alimentaria para 2051, que se centra en la búsqueda de socios que aporten experiencia en tecnología agrícola.

GEOPOLÍTICA E INVERSIONES BAJO EL PARAGUAS DE LA PAZ

Uno de los anuncios más destacados que ha hecho Emiratos en términos de inversión es con la empresa logística de Dubái DP World, que firmó con el banco israelí Leumi un acuerdo para cooperar y mejorar el comercio en Israel y promover un flujo comercial en toda la región.

La empresa dijo en un comunicado que se está asociando con una compañía israelí para administrar uno de los dos principales puertos de Israel: el de Haifa o el de Ashdod, en un momento en el que el Estado judío apuesta por la privatización.

Los analistas arguyen que, si DP World consigue gestionar uno o ambos puertos, afectaría la influencia de una de las principales rutas marítimas entre Europa y Oriente: el canal de Suez egipcio.

INVERSIONES MILLONARIAS

Para el analista Thaddeus Best, de la consultora de riesgo Moody's Investors Service, "desde una perspectiva macroeconómica, todavía no se ha dado mucha visibilidad a los sectores que se cubrirán".

El analista indicó a Efe que el Gobierno israelí ha estimado que la inversión de Emiratos Árabes Unidos podría llegar a representar unos 350 millones de dólares en el flujo interno de inversión extranjera directa (IED) un 2 % del total.

En su último informe, Moody's calificó a Emiratos como estable Aa2, pero con presión crediticia negativa.

La prestigiosa consultora aún no ha realizado revisiones significativas a sus pronósticos en 2020 para los sectores de EAU, pero un analista de Moody's asegura que se muestra "cautelosamente positivo en términos del impacto en esos sectores en Emiratos". EFE