Gantz sobre las misteriosas explosiones: “No todo lo que pasa en Irán tiene que ver con Israel”

Post thumbnailBenny Gantz Foto archivo: Portavoz de las Fuerzas de Defensa de Israel Wikimedia CC BY-SA 3.0
El ministro de Defensa, Benny Gantz, manifestó que no se puede culpar a Israel de todo lo que ocurre en Irán, en respuesta a una cadena de misteriosas explosiones en la República Islámica.

"Todo el mundo puede sospechar de nosotros todo el tiempo", apuntó Gantz. “Pero no todos los eventos que suceden en Irán están vinculados a nosotros”.

“Un Irán nuclear es una amenaza para el mundo y la región, así como una amenaza para Israel. Y haremos todo lo posible para evitar que eso suceda. Y haremos todo lo posible para evitar que Irán propague terror y armamentos, pero no me refiero a ningún evento individual", declaró el titular de la cartera de Defensa.

El diario kuwaití Al Jareeda sugiere que Israel está detrás de al menos dos de las misteriosas explosiones ocurridas recientemente en Irán: una vinculada a la planta de enriquecimiento de uranio y la otra relacionada con una instalación subterránea de producción de misiles, la semana pasada.

El reporte proveniente de Kuwait cita a una “alta fuente de seguridad” sin precisar el país ni el servicio de seguridad para el que trabaja.

El periódico afirma que aviones de combate sigilosos F-35 israelíes bombardearon un sitio en el área de Parchin que se cree que alberga un complejo subterráneo en el que se desarrollan y producen misiles balísticos.

El rotativo precisó que los aviones alcanzaron su objetivo sin reabastecerse en los países árabes del Golfo.

Días atrás, se desató un incendio y luego una explosión en una estructura que los analistas creen que podría ser una nueva planta para la producción de centrifugadoras.

Se trata de una estructura edilicia que está sobre el nivel del suelo. La central atómica de Natanz, situada a 250 kilómetros al sur de Teherán incluye instalaciones subterráneas construidas bajo una espesa capa de 7,6 metros de hormigón armado que le brinda protección frente a eventuales ataques aéreos.

Al Jareeda indica que el fuego desatado en la central nuclear de Natanz en la madrugada del jueves fue provocado por un ciberataque israelí que tenía como objetivo los controles de compresión de gas, y añade que la explosión provocó una grieta en la estructura del reactor.

El ataque tuvo presuntamente como blanco el stock de gas de hexafluoruro de uranio (UF6), un componente clave en el proceso de enriquecimiento de uranio para el combustible del reactor y para la fabricación de armas nucleares.

El supuesto ataque habría hecho perder a Irán el 80 por ciento de sus reservas de UF6, apunta el diario, lo que ralentiza considerablemente el ambicioso programa de enriquecimiento de Teherán.

La fuente estima que el suceso retrasará en aproximadamente dos meses el programa de enriquecimiento de uranio iraní.

Las autoridades iraníes alegan que el “incidente” en Natanz habría ocurrido en un depósito en construcción que sufrió daños menores.