Gantz encabezará la lista de Azul y Blanco pese a estar cada vez más solo

Post thumbnailBenny Gantz Foto archivo: Departamento de Defensa de EE.UU. Lisa Ferdinando vía Flickr CC BY 2.0
Benny Gantz, el ministro de Defensa en funciones y exsocio de Gobierno de Benjamín Netanyahu, anunció hoy que encabezará la lista del partido Azul y Blanco en los próximos comicios, pese a estar cada vez más solo tras perder el apoyo de varios diputados y pesos pesados de su formación.

"Un Azul y Blanco fuerte bajo mi liderazgo" tendrá un papel "importante" en las elecciones, declaró Gantz en una rueda de prensa, en la que aseguró que buscará crear una "alianza" contra el primer ministro para "llevar al país a mejores aguas".

Esta nueva ronda electoral debe servir para "salvar al Estado de Israel" de Netanyahu, conseguir "la unidad" y llevar a cabo "una recuperación adecuada de la crisis del coronavirus", añadió.

Su anuncio se produce mientras su liderazgo ha sido cuestionado por compañeros de filas que decidieron abandonar el barco estos últimos días, su popularidad se ha visto reducida y la formación cae en picado en las encuestas.

Los sondeos pronostican que Azul y Blanco pasará a ser residual y le dan cinco escaños frente a los 14 que obtuvo el pasado marzo.

Cada vez hay menos pesos pesados de la formación con cierto capital político leales a Gantz: la desbandada continuó hoy con la marcha de Avi Nissenkorm, ministro de Justicia y hasta hace poco uno de sus estrechos apoyos, que pasará a ser el número dos del nuevo partido del alcalde de Tel Aviv, Ron Huldai.

Este veterano y emblemático líder municipal salta a la política nacional y esta tarde presentó una formación de corte progresista llamada "Los Israelíes", con la que pretende sumar apoyos contra Netanyahu y evitar que este revalide en la jefatura de Gobierno.

"Podemos acabar con la desesperación. Hago esto por mis hijos y sobre todo por mis nietos. Israel puede ser gobernado de manera diferente", dijo Huldai, que apeló a salvaguardar la democracia y el sistema judicial, a impulsar reformas sociales y a reforzar los derechos de las mujeres y las minorías del país.

Israel irá a las urnas por cuarta vez en dos años el próximo marzo, después de que el Parlamento se disolviera hace una semana por una crisis de Gobierno irresoluble entre Netanyahu y Gantz.

Todo apunta a que la centro-izquierda tendrá un papel reducido en los comicios, donde la principal disputa por los votos se prevé en la derecha.

Nueva Esperanza, el partido recién creado por el exmiembro del Likud Guideon Saar -quien aseguró que no piensa gobernar con Netanyahu-, figura como segunda fuerza en intención de voto en las encuestas, por lo que podría arrastrar a sus socios tradicionales y desbancar del Gobierno al primer ministro. EFE