¿Fue saboteada la planta de enriquecimiento de uranio iraní en Natanz?

Post thumbnailImagen satelital del edificio dañado por las explosiones en Natanz Foto: Maxar Technologies/vía REUTERS
Según los medios internacionales, las huellas dactilares de Israel y Estados Unidos están en la reciente serie de explosiones en objetivos estratégicos en todo Irán, en particular la planta de enriquecimiento de uranio de Natanz, que había sido utilizada para ensamblar centrifugadoras avanzadas. La demolición de ese sitio probablemente resultará en un retraso de uno a dos años en el programa nuclear de Teherán.

Tanto Israel como EE. UU. tienen un claro interés en detener la obstinada búsqueda de la bomba por parte de Irán, y es probable que ambos posean capacidades tecnológicas y de inteligencia lo suficientemente avanzadas como para permitirles infligir graves daños a Irán. Por lo tanto, no se puede descartar que uno o ambos hayan estado involucrados en las explosiones. Además, el virus Stuxnet, un gusano informático malicioso que golpeó alrededor de 1000 centrifugadoras iraníes en 2010, ha sido atribuido a un esfuerzo conjunto de las agencias de inteligencia estadounidenses e israelíes.

Sin embargo, queda un signo de interrogación sobre la fuente de las recientes explosiones, especialmente la destrucción de un taller subterráneo para el desarrollo y montaje de centrifugadoras avanzadas en el complejo de Natanz. ¿Fue provocada la explosión por un dispositivo de temporización dentro del sitio o por un ciberataque? Si es lo primero, esto refuerza el anuncio hecho por el grupo de oposición iraní "Panthers of the Homeland" de que su gente fue responsable de la explosión.

La explosión de Natanz avergonzó al régimen iraní, que se abstuvo de señalar con el dedo a Israel o Estados Unidos. Teherán inicialmente afirmó que fue un accidente, probablemente por temor a verse involucrado en una confrontación directa que podría exponer las debilidades de inteligencia, militares y económicas de Teherán. Sin embargo, el régimen emitió una respuesta amenazante: "Cualquier país que sea responsable de una explosión en un centro de enriquecimiento nuclear en Natanz… debería esperar una fuerte represalia iraní".

No es difícil entender por qué asumirían este tono. La explosión en Natanz golpeó el buque insignia del proyecto nuclear de Irán. En noviembre de 2019 el presidente de la Organización Iraní de Energía Atómica participó en la instalación y operación de una nueva matriz en Natanz, que contiene 30 centrifugadoras IR6 avanzadas. Un portavoz iraní dijo: "Podemos producir 5%, 20%, 60% o cualquier otro porcentaje de uranio enriquecido" (el 60% de enriquecimiento es el trampolín para las armas nucleares).

Debido a que Irán posee la experiencia necesaria para fabricar centrifugadoras avanzadas y su suministro probablemente no se almacenó en Natanz, es probable que la explosión no haya interrumpido gravemente el programa de centrifugado avanzado del régimen. Sin embargo, podría retrasar el despliegue de los últimos modelos de estas máquinas en uno o dos años. De todos modos, este era un buen momento para llevar a cabo un ataque (si fuese uno), ya que el último informe de la AIEA reveló que Irán ha hecho un gran esfuerzo en desarrollar centrifugadoras avanzadas.

Si Israel realmente estuvo involucrado en la explosión de Natanz, probablemente tenía la intención de indicarle a Teherán que Jerusalén utilizará los medios a su alcance para detener el proyecto nuclear iraní. Más allá de causar daños inmediatos, un ataque de este tipo (si acaso eso es lo que fue) indica que el largo brazo de Israel puede alcanzar cualquier parte de Irán.

Esta no es una amenaza inactiva. Gran parte de la información en el archivo nuclear de Irán, que fue capturado por el Mossad hace un par de años, se relaciona con elementos iraníes involucrados en el esfuerzo nuclear, desde individuos en los sistemas políticos, científicos y operativos, hasta sitios donde se desarrollaron actividades de producción de armas nucleares. Además, el sistema de satelital de espionaje que opera Israel, que fue complementado recientemente por el satélite Ofek 16, permite a Jerusalén detectar cualquier actividad sospechosa, ya sea en la superficie o debajo de ella. Con esta capacidad, el servicio de inteligencia israelí podrá seguir sorprendiendo a Irán.

Fuente: BESA Centro Begin-Sadat para Estudios Estratégicos 

El teniente coronel (res.) Dr. Raphael Ofek, es asociado de investigación del Centro BESA, es experto en el campo de la Física y la tecnología nuclear; se desempeñó como analista principal en la comunidad de Inteligencia israelí.