Ex funcionario de Hamás en un artículo homofóbico y antisemita: "Los judíos difunden la homosexualidad en el mundo"

Post thumbnailEfectivos de Hamás
“No debemos permitir que los israelíes, quienes permiten que la homosexualidad corra desenfrenada en su país controlen nuestro destino”

En un artículo mordazmente homofóbico y antisemita, el escritor e investigador palestino Dr. Mustafa Yousuf Al-Lidawi, antiguo representante de Hamas en Siria, el Líbano e Irán, escribe que los homosexuales siempre fueron denunciados como repugnantes y desquiciados sodomizadores y pervertidos que corrompen las sociedades humanas. Sin embargo, los judíos difundieron la homosexualidad en el mundo y la alentaron mediante películas que lo presentan como un comportamiento natural que exige respeto y ser defendido. Este afirma además que, en Israel, los homosexuales han obtenido considerable influencia en la sociedad y en la política, lo que les permite mostrar sus inclinaciones en público y obliga a aquellos responsables de tomar las decisiones a reconocerlos como un sector social legítimo, otorgarles derechos y satisfacer sus demandas. Esto, agrega Al-Lidawi, convierte a Israel en uno de los países más amigables para con los homosexuales y a Tel Aviv en su capital regional. 

Al-Lidawi expresa esperanzas de que la homosexualidad que prevalece en la sociedad israelí finalmente hará que esta se desintegre y colapse, pero lamenta el hecho de que, mientras tanto, Israel dominado por la homosexualidad ocupa la tierra de los palestinos, profana sus santidades y siembra destrucción y corrupción. Finalmente, advierte a los árabes que han hecho una alianza con Israel que estos incurrirán en la ira de Alá. 

Cabe señalar que Al-Lidawi ha publicado muchos artículos antisemitas. En el pasado, escribió dos artículos en los que afirmaba que los judíos solían asesinar a niños cristianos para hacer las tortas de Purim y las matzas de Pascua.[1] 

Lo siguiente son extractos traducidos de su artículo más reciente.[2]

«Los escritores de la Europa Oriental y Occidental, incluyendo a aquellos prominentes escritores del antiguo Imperio Ruso y otros autores de novelas de fama internacional, tempranas y modernas, describen a los homosexuales de la siguiente manera: gente que practica la sodomía antinatural, pervertidos apestosos y repugnantes; lunáticos trastornados; personas que van en contra de la naturaleza humana y que están controladas por sus instintos; destructores y corruptores de familias y corruptores de la sociedad humana que destruyen hogares entusiastas. Tal era su mala reputación en Rusia y Europa oriental, en los Estados Unidos y en otros lugares. Cuando los pueblos supieron y se enteraron de la verdad sobre ellos quienes temían por sus hijos y por lo tanto desterraron a los homosexuales, se distanciaron de ellos pero los mantuvieron vigilados para que no controlaran a sus hijos, se aprovecharan de su inocencia y corrompieran su naturaleza dada por Alá.

«Estos [homosexuales] eran judíos. Las películas de Hollywood y el cine internacional los colocaron en el centro de atención y revelaron su naturaleza enfermiza, sus rasgos repugnantes, su verdadero carácter deformado y su perversidad, tratando todo este tema como algo legítimo. Estos aman la perversión y el cambio de sexo y fomentan y predican la homosexualidad, porque tienen la costumbre de producir escenas altamente despreciables y diálogos abominables que revelan sus pervertidas inclinaciones y exponen su ya podrida estructura psicológica y la repugnante verdad sobre ellos. A veces no lo esconden y ciertamente nunca lo condenan, porque lo consideran como algo natural más que vergonzoso y un comportamiento humano aceptable que las sociedades deben tolerar en lugar de oponerse a ello. Ellos llaman a abstenerse de perseguir a aquellos que lo acogen y a aislarlos, rehuir de ellos, oprimirlos o discriminarlos.

«Los pervertidos homosexuales israelíes, que se volvieron numerosos y ganaron poder e influencia y que mostraron sus relaciones homosexuales y se sentían orgullosos de sus perversiones, se organizaron y hablaron en una sola voz. Comenzaron a exigir que los israelíes los reconocieran como parte de una sociedad respetable y sancionen positivamente sus relaciones con personas del mismo sexo, les otorguen derechos públicos, honren sus libertades personales y prometan no dañarlos, física o emocionalmente, sino más bien satisfacer sus demandas y necesidades. Estos obtuvieron el poder de doblegar a los políticos a voluntad y obligar al primer ministro de Israel y a los jefes de partido a que acepten sus términos y cumplan con sus demandas; de lo contrario, pueden utilizar sus votos para dañar a estos políticos votando por otros y así cambiar la realidad política a su favor.

«La entidad sionista es considerada uno de los países más adecuados para aquellos con rasgos homosexuales, transexuales y bisexuales y para su convivencia, pues la ley israelí ha comenzado a permitir cualquier tipo de convivencia, basada en contratos matrimoniales pactados, hechos en el país o en el exterior. Tel Aviv es considerada una de las ciudades más favorables a los grupos LGBT en el mundo y como su capital en el Medio Oriente. Tiene playas designadas para homosexuales y organizaciones dedicadas a su bienestar. En el año 2018, más de 250.000 ellos realizaron una manifestación en las calles de la ciudad.[3]

«Los pervertidos israelíes ahora poseen sindicatos, asociaciones, organizaciones e instituciones que organizan y realizan actividades, coordinan sus esfuerzos y ayudan a los homosexuales a realizar conferencias, simposios y charlas además de organizar tertulias, desfiles y protestas para expresar sus opiniones y defender sus derechos. En Tel Aviv y otras ciudades, decenas de miles de ellos han realizado desfiles que atrajeron a cientos de personas que se parecen a ellos o los apoyan, israelíes y otros. Estos se dieron cuenta de su poderío y número además del alcance de su influencia y esto obligó a líderes de partidos a considerarlos y defender sus opiniones contra quienes se oponen a su comportamiento y a su existencia.

«El Ministro de Defensa israelí Benny Gantz, pudo haber sido una de las personas más atentas y que más apoyó sus actividades, tanto que algunos israelíes lo acusaron de ser él mismo homosexual y afirmaron que este pertenecía a esta comunidad de pervertidos. Gantz llamó a reconocerlos como sector social legítimo, acordó referirse a ellos como ‘Progenitor 1’ y ‘Progenitor 2’ en los documentos del Ministerio de Defensa, pidió otorgarles ayudas sociales e hipotecas… y aprobar leyes que protejan sus familias biológicas y garanticen sus derechos…

«Todos los partidos israelíes, excepto los religiosos radicales, anhelan ganarse la lealtad de la comunidad LGBT y sus votos electorales, ya que sus miembros son ​​numerosos y están muy dispersos, sus votos tienen impacto… y su presencia se siente. Además, algunos de ellos son soldados y oficiales en el ejército, incluso de alto rango y también hay algunos que son homosexuales, de ambos sexos, en la Knesset israelí. El anterior gobierno israelí incluyó a algunos y también el gobierno actual: los homosexuales que no ocultan su orientación sexual y sus parejas, e incluso lo utilizan para presionar a las partes y obtienen financiación para causas del movimiento LGBT, así como también legislación [pro-LGBT].

«Quizás realmente no nos importa si la sociedad israelí acepta la homosexualidad o más bien la prohíbe y la combate, porque esta es una nación que desde sus inicios ha sido conocida por estas tendencias pervertidas, una nación que se identificó y se asoció con la homosexualidad. Quizás incluso nos alegramos de los males que la afligen y la dañan, ya sean enfermedades médicas o sociales, porque nada daña más a las sociedades que estas relaciones pervertidas. Quizás llegue el día en que su sociedad y sus familias se desintegren, sus generaciones se desmoronen, dejen de reproducirse y lleguen su fin. Pero nos entristece que estos pervertidos – homosexuales, transexuales, sodomizadores y lesbianas – ocupen nuestra tierra, profanen nuestras santidades, siembren destrucción y corrupción, nos superen en fuerza, controlen nuestro futuro y determinen nuestro destino. Mientras tanto, nuestra nación, la mejor, la más equilibrada, la más honorable y la más noble de las naciones – los ignora y es incapaz de tratar con ellos. De hecho, algunos miembros de nuestra nación han acordado reconocer a los israelíes a pesar de su inferioridad, aliarse con ellos y ayudarlos a robarnos nuestros derechos y oprimir a nuestro pueblo. Ellos se han olvidado de que Alá, que ha hecho que la tierra se trague a gente como ellos, los está observando. Les está dando tiempo para que se arrepientan pero Él no les quita la vista de encima. Ellos tienen dos opciones: o se lavan las manos de los israelíes, se arrepienten y retornan a Alá, o serán golpeados por un rayo y morirán por la ira de Alá, ya que Él permanecerá furioso con ellos hasta que estos una vez más prefieran a su propio pueblo y los valores de su nación».

[1] Serie Despacho Especial No. 7361 – Ex-funcionario de Hamas en artículo antisemita: Los judíos utilizaron sangre de no-judíos para preparar sus pastelitos de Purim – 1 de marzo, 2018; serie Despacho Especial No. 5295 – Ex-funcionario de Hamas: En el pasado, los judíos masacraban a los chicos cristianos en Pascua; Hoy día, en su lugar, atormentan y asesinan a los palestinos – 6 de mayo, 2013.

[2] Maannews.net, 22 de noviembre, 2020.

[3] Se presume es una referencia a la manifestación celebrada en julio del año 2018 en Tel Aviv contra la discriminación anti-LGBT en Israel, a la que supuestamente asistieron unas 80.000 personas. Haaretz (Israel), 22 de julio, 2018.

Fuente: MEMRI