¿Está J Street tergiversando su verdadera misión?

Post thumbnailLa junta directiva de J Street (izquierda), dirigida por Jeremy Ben-Ami, se reunió con el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, y su gabinete (derecha) en Ramallah el 17 de octubre de 2018 (Oficina de Mahmoud Abbas).
Según su sitio web, la organización de cabildeo del Congreso que se autodenomina "J Street" se estableció "para servir como el hogar político y la voz de los estadounidenses pro-israelíes y pro-paz" a través de "organizar a los estadounidenses pro-Israel y pro-paz para promover en los Estados Unidos políticas que encarnan nuestros valores judíos y democráticos profundamente arraigados y que ayudan a asegurar el Estado de Israel como una patria democrática para el pueblo judío”1.

En sus objetivos y principios fundacionales, J Street declara que su objetivo primordial es "remodelar las percepciones políticas de lo que significa ser pro-Israel".

La primera disposición, evidentemente central, de los principios básicos de J Street reconoce que Israel se enfrenta a enemigos, y J Street expresa su apoyo a que Israel se defienda y viva en seguridad y paz dentro de fronteras reconocidas internacionalmente.

Sin embargo, el manifiesto político de J Street detallado en su sitio web parecería ir en contra, e incluso socavar, tales sentimientos.

Por un lado, J Street se presenta y es percibida por muchos elementos ingenuos dentro de las comunidades judías y no judías como una genuina organización de cabildeo con la apariencia de apoyar a Israel y expresar preocupación por su bienestar. Pero, por otro lado, uno puede ver, sin embargo, detrás de las engañosas perogrulladas y las declaraciones radicales en su manifiesto, que el punto de vista político sustantivo de J Street es abiertamente radical y partidista, identificándose claramente con la narrativa palestina y alineándose con otras organizaciones abiertamente críticas de Israel como el Israel Policy Forum, Brookings y el International Crisis Group. J Street no ha acogido y promovido los acuerdos de normalización entre Israel y los Estados árabes, aparentemente porque rebajan la urgencia que J Street siente por un Estado palestino. La organización ha presionado activamente contra la ayuda militar a los Estados árabes que normalizaron las relaciones.

Como tal, J Street está socavando claramente cualquier preocupación genuina por la seguridad de Israel y, de hecho, está socavando el derecho de Israel a defenderse.

J Street: a la luz de la "anexión progresiva", J Street pide un "reexamen de cómo se proporciona la asistencia de seguridad estadounidense a Israel, incluida la restricción de cualquier ayuda hacia cualquier actividad que perpetúe el conflicto".

J Street ignora e intenta eludir los acuerdos y otros documentos firmados por los palestinos e Israel durante el curso del proceso de negociación de paz en Oriente Medio. Estos incluyen los Acuerdos de Oslo patrocinados y aceptados internacionalmente de los que Estados Unidos, junto con Rusia, la UE y otros son signatarios, y patrocinados por la ONU.

J Street ha adoptado un punto de vista político que es paralelo y repite las posiciones expresadas en numerosas resoluciones antiisraelíes generadas políticamente en la ONU y otros foros internacionales, incluido el llamado a dejar de defender a Israel contra decretos internacionales unilaterales como la infame Resolución 2334 de 2016 del Consejo de Seguridad, así como en numerosas declaraciones políticas sesgadas pronunciadas por líderes palestinos y europeos.

J Street: "pide a Biden que considere una serie de medidas si Israel continúa a [este] ritmo, incluido el cese de la protección diplomática general".

Al hacerlo, J Street ha adoptado una narrativa que es hostil a los intereses de Israel. Tanto es así que intenta adelantarse y prejuzgar el proceso de negociación acordado y respaldado internacionalmente en el que cuestiones como las fronteras, Jerusalén, los asentamientos, la seguridad y el estatus permanente de los territorios son sujetos de negociación abiertas que están aún por ser resuetas.

Aunque se refiere a Israel como el Estado del pueblo judío, J Street ha adoptado y defiende abiertamente la sumisión completa a la narrativa palestina sin siquiera requerir ningún cambio, sin pedir la aceptación palestina de Israel como el Estado-nación del pueblo judío, y sin pedir que se detenga la incitación palestina al odio, el terror y el antisemitismo.

El presidente de J Street, Jeremy Ben-Ami, abraza y besa al presidente de la AP, Mahmoud Abbas, en Nueva York, febrero de 2020 (captura de pantalla de Twitter) 2


J Street no pide a los palestinos que detengan por completo el pago de salarios a los terroristas, a pesar de que dichos pagos violan las convenciones antiterroristas aceptadas internacionalmente, así como los compromisos centrales de los Acuerdos de Oslo.

El sitio web de J Street está repleto de propaganda antiisraelí y condenas generales y unilaterales de las acciones de seguridad israelíes, presentadas fuera de contexto, todo lo cual se lee más como un resumen de las resoluciones de la ONU que critican a Israel. Su sitio web incluso reproduce e intenta alimentar las falsas acusaciones que afirman que los palestinos "que viven bajo ocupación en la Ribera Occidental [Cisjordania] y Gaza" no tienen acceso a las vacunas contra la COVID-19 y no se han incluido en los planes de vacunación actuales del gobierno israelí.

Fabricación de derecho internacional

Al pedir a Israel que "ceda la gran mayoría del territorio ocupado a favor de un Estado palestino basado en las líneas anteriores a 1967", J Street está prejuzgando el proceso de negociación acordado para el estatus permanente de los territorios, así como la cuestión de la negociación de fronteras. Su preferencia declarada por una solución de dos Estados ignora el hecho de que cualquier solución, ya sea que implique el establecimiento de uno, dos o tres Estados, una federación, confederación o cualquier otra permutación, solo puede ser el resultado de una negociación directa entre las partes.

J Street, que presume preocupación por el bienestar de Israel, no puede abogar por imponer una solución a Israel que sería un anatema para los intereses básicos de Israel.

Al determinar que las políticas de asentamiento de Israel violan el derecho internacional, J Street no solo tergiversa el derecho internacional y, por lo tanto, engaña a sus partidarios, sino que también prejuzga e intenta socavar el proceso de negociación acordado entre los palestinos e Israel sobre la cuestión de los asentamientos.

Al pedir el restablecimiento de una misión diplomática estadounidense independiente para los palestinos en el este de Jerusalén, J Street aboga por una política que va en contra de numerosas resoluciones del Congreso, además de intentar, una vez más, prejuzgar la cuestión de negociación acordada de Jerusalén.

Al apoyar el derecho de los palestinos a unirse a organizaciones, instituciones y convenciones internacionales como Estado miembro, J Street ignora deliberadamente la situación legal en la que, en espera del resultado de las negociaciones sobre el estatus permanente, no existe tal cosa como un "Estado palestino". J Street no solo busca prejuzgar la cuestión del futuro estatus permanente del territorio, sino que sanciona y alienta una violación material de los Acuerdos de Oslo en los que los palestinos se han comprometido a no unirse a las organizaciones y convenciones internacionales, a la espera del resultado de las negociaciones sobre el estatus permanente de los territorios.

La imparcialidad no significa torcer la mano de Israel

En la andanada de actividad más reciente de J Street dirigida a influir en la administración entrante de Biden, según se informa, ha presentado al presidente electo Biden y sus asesores recomendaciones de políticas detalladas que se hacen eco de una narrativa palestina distinta y antiisraelí. Tales propuestas incluyen revertir el plan de paz de Trump, revertir la opinión legal del Departamento de Estado sobre la legalidad de los asentamientos, reabrir la misión diplomática palestina en Washington, restaurar la ayuda financiera estadounidense a los palestinos, cancelar la penalización de la actividad de boicot contra Israel y diluir la aceptada definición internacional de antisemitismo.3

J Street: “Recomienda que el gobierno de los Estados Unidos rechace los llamamientos para penalizar las actividades de boicot protegidas constitucionalmente, al tiempo que aumenta los recursos dedicados a combatir el antisemitismo global. Sin embargo, insta a Biden a rechazar las propuestas que intentan codificar cualquier definición de antisemitismo concerniente a Israel que restrinja la libertad de expresión en un contexto nacional".

En un nuevo intento de socavar el proceso de negociación de paz acordado e internacionalmente aceptado en las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU e implementado a través de los Acuerdos de Oslo, J Street aboga por dejar de lado la negociación bilateral y directa, prefiriendo recomendar un "enfoque multilateral para resolver el conflicto". Tal enfoque multilateral se hace eco de los intentos palestinos en curso de eludir las negociaciones directas con Israel y de transferir el tema a una conferencia internacional que impondría una solución a Israel.

J Street al lado de Irán

A pesar de la condena universal de la hostilidad declarada por Irán hacia Israel, su intención repetida de atacar a Israel y su profunda participación en alentar y financiar el terrorismo internacional y regional, J Street está presionando a la Administración entrante para que relaje las sanciones contra Irán. Fomenta el regreso al acuerdo JCPOA que permitiría a Irán seguir adelante con sus objetivos de lograr una capacidad de armas nucleares.

¿Cómo equipara J Street su supuesta preocupación por la seguridad y el bienestar de Israel mientras, al mismo tiempo, ignora deliberadamente las amenazas existenciales directas de Irán contra Israel y aboga por una política de apaciguamiento con respecto a Irán?

Todo lo anterior es indicativo de que J Street ha evolucionado de una organización que justifica su existencia expresando preocupación por la seguridad y el bienestar de Israel a una organización que trabaja activamente para socavar los intereses de Israel, su legitimidad, seguridad y posición internacional, así como su gobierno elegido democráticamente.

J Street lo está haciendo, ante todo, dentro de la comunidad judía de EE. UU. y, en segundo lugar, dentro del órgano de gobierno y del Congreso de EE. UU.

En la reciente oleada de actividad de J Street dirigida a influir en la entrante administración Biden, parece estar más decidido a reforzar su propia estatura dentro de los nuevos círculos de la Casa Blanca y el Congreso, en lugar de actuar de acuerdo con sus declarados objetivos. Por el contrario, J Street está actuando cada vez más para dañar a Israel, ponerse del lado de los enemigos de Israel, alimentar información falsa e incitar contra Israel.

Si bien la lógica y sustantiva crítica de cualquier acción o política particular de Israel puede ser legítima, J Street, por sus acciones y políticas, se ha redefinido a sí misma como una organización anti-Israel. Lo que quizás sea aún peor es que a través de sus actividades e incitación, J Street se está permitiendo ser una herramienta para el uso de organizaciones palestinas y europeas hostiles a Israel, que utilizan su aparente "preocupación" por Israel para reforzar y mejorar su propia credibilidad y estatus.

Cualquier supuesta preocupación por Israel como un medio para justificar y movilizar el apoyo y la financiación de donantes y organizaciones dentro de la comunidad judía de Estados Unidos es evidentemente falsa. No es más que una farsa, un delgado velo de engaño, una aversión intensa y obvia mal camuflada, tanto al liderazgo y gobierno democráticamente electos de Israel, como a una agenda política profundamente arraigada y radical que es un anatema para la seguridad y de Israel y los intereses nacionales.

J Street no puede presumir de determinar para Israel los detalles de su gobierno, seguridad e intereses políticos. Al intentar hacerlo, engaña a su electorado, actúa con manos sucias y tergiversa sus verdaderas intenciones.

J Street está trabajando para socavar a Israel, su gobierno elegido democráticamente y la voluntad del público israelí. No es más que otro grupo de presión antiisraelí que ha adoptado ciegamente la narrativa palestina.

Por lo tanto, es hora de que J Street elimine la letra "J" de su nombre y la reemplace con la letra "P", y admita a sus partidarios y donantes que está funcionando únicamente para socavar a Israel, promover los intereses palestinos y mantenerse a sí mismo.

Notas

1 https://jstreet.org/about-us/#.X_MHs9gzbIV

2 https://twitter.com/jacobkornbluh/status/1227321916815478788

3 "J Street insta a Biden a que abandone el plan de paz de Trump y adopte un enfoque nuevo para el conflicto israelí-palestino" https://www.haaretz.com/us-news/.premium-j-street-to-biden-dump-trump- s-plan-take-new-approach-on-israeli-palestinian-issue-1.9425132

Fuente: Jerusalem Center for Public Affair