¿Es posible frenar el sesgo extremo de la BBC?

Post thumbnailFoto ilustración: James Glen Pixabay
Durante décadas, ha habido un flujo constante de quejas sobre el sesgo antiisraelí de la BBC. Sin embargo, nadie podía hacer nada aparte de criticar públicamente a la BBC. Eso puede haber cambiado. En junio de 2020, Tim Davie se convirtió en el nuevo director general de la BBC. Quiere que los informes de la BBC sean imparciales. Esta sería una buena ocasión para la publicación del informe secreto de Malcolm Balen de 2004 sobre los informes de la BBC acerca del conflicto palestino-israelí.

El ex embajador de Israel en el Reino Unido, Zvi Shtauber, me dijo en una entrevista en 2005:

“La BBC es un problema en sí misma. A lo largo de los años tuve interminables conversaciones con ellos. Cualquier espectador que mira la información de la BBC sobre Israel durante un período constante obtiene una imagen distorsionada. No es el resultado de una única transmisión aquí o allá. Se deriva del método de transmisión de la BBC. Cuando se informa desde Israel, la mezquita en el Monte del Templo generalmente se muestra de fondo, lo que da a los espectadores la impresión de que Jerusalén es predominantemente musulmana.

Shtauber resumió sus comentarios diciendo que era casi una tarea diaria para él reaccionar a las distorsiones de la BBC acerca de Israel.

Durante décadas ha habido un flujo constante de quejas sobre el sesgo antiisraelí de la BBC, más que suficientes para llenar un libro. Camera UK mantiene un sitio de monitoreo especial únicamente para enfocarse en el sesgo antiisraelí de la BBC.

A continuación, algunos ejemplos recientes. La productora principal de la BBC, Rosie Garthwaite, está trabajando en un nuevo documental que critica las acciones israelíes en Jerusalén Este. Ha admitido haber compartido propaganda pro palestina inexacta en las redes sociales. Eliminó un mapa falso de su cuenta personal de Twitter que exageraba enormemente la supuesta pérdida de tierras palestinas a favor de Israel, y ha sido acusada de compartir otras afirmaciones falsas o controvertidas sobre Israel en las redes sociales. Garthwaite ha sugerido erróneamente que Gaza solo tiene una frontera y que esa única frontera está controlada por Israel. Esta es solo una muestra de su propaganda antiisraelí.

El periodista senior de la BBC, Nimesh Thaker, utilizó la cuenta de Twitter @notthatbothered para menospreciar el antisemitismo. Promueve a extremistas como Jackie Walker, quien fue expulsada del Partido Laborista bajo la presidencia de Jeremy Corbyn, debido a su antisemitismo. Thaker también usó una cuenta anónima de redes sociales para respaldar un mensaje de texto contra la presentadora judía Emma Barnett, después de que ella hablara sobre el impacto personal del antisemitismo en su vida.

El activista judío David Collier escribió que uno no tiene que asombrarse por qué el grupo marginal de izquierda Jewish Voice for Labor recibe tan a menudo tiempo al aire en la BBC. Añadió que personas como Thaker escriben las noticias que millones de personas leen cada día. Concluyó que nadie en Gran Bretaña tiene más responsabilidad por la difusión de la falsa narrativa antiisraelí como la BBC.

Se puede seguir y seguir. Como observó el embajador Shtauber, "varios puestos claves en la BCC están ocupados por la extrema izquierda". Agregó que la BBC publica sus anuncios de búsqueda de personal en el diario de izquierda The Guardian.

Con tantos periodistas sesgados no es sorprendente que ocurran muchos casos de parcialidad, incluidos los que no están relacionados con judíos o Israel. Sin embargo, hasta ahora, había poco que se pudiera hacer más que criticar públicamente la BBC.

Los gobiernos conservadores anteriores han ignorado el problema del sesgo de la BBC, pero la situación puede estar cambiando ahora. En junio, el Gobierno británico nombró a Tim Davie director general de la corporación. Ha criticado la falta de imparcialidad de la BBC en términos similares a los de muchos de sus críticos. En una reunión del personal de la BBC a principios de septiembre, Davie hizo una declaración sorprendente: "Si quieres ser un columnista obstinado o un activista partidista en las redes sociales, entonces esa es una opción válida, pero no deberías trabajar en la BBC".

La gran pregunta es si, y en qué medida, un director general puede convertir en imparcial un organismo lleno de periodistas sesgados como la BBC.

El abogado judío británico Trevor Asserson, que ahora vive en Israel, invirtió su propio dinero entre 2000 y 2004 en cuatro estudios bien documentados que detallan el sesgo sistemático de la BBC contra Israel. Concluyó que la cobertura de la BBC de Medio Oriente está infectada por una antipatía generalizada hacia el país. Esta información distorsionada crea una atmósfera en la que el antisemitismo puede prosperar.

Asserson señaló que el monopolio de la BBC se deriva de un contrato legalmente vinculante con el Gobierno británico. Él definió las 15 obligaciones legales de la BBC en virtud de su estatuto y luego mostró casos en los que la BBC infringió muchas de las pautas.

En su primer informe, Asserson escribió que en la BBC, "los comentarios mordaces son parte de hechos o citas anónimas". Analizó dos perfiles extremadamente sesgados de Sharon y Arafat que habían aparecido en el sitio web de la BBC, y señaló: "Un comentario anónimo implicaba que Sharon usa una violencia desenfrenada", un cargo que Asserson expuso como una mentira. Acerca de Arafat, señaló que el sitio web de la BBC lo describió como heroico, desinteresado y dedicado al deber público, trabajador y poseedor de habilidades naturales de liderazgo. Se pasó por alto el compromiso de toda la vida de Arafat con el terrorismo.

Después de que Asserson publicó su informe, ambos retratos fueron eliminados del sitio web de la BBC.

En su segundo informe, Asserson proporcionó evidencia de que la BBC no dio la prominencia adecuada a muchos temas que darían una imagen negativa de los palestinos.

En su tercer informe, Asserson comparó los informes de la BBC sobre los soldados británicos en Irak con los de las tropas israelíes en el conflicto con los palestinos. Escribió que en Irak, “las tropas de la coalición se describen en términos cálidos y entusiastas, y se evoca simpatía por ellos tanto como individuos como por su difícil situación militar. En contraste, las tropas israelíes están pintadas como asesinos sin rostro, despiadados y brutales". Él y su coautor demostraron cuán extendido estaba el sesgo de la BBC al ofrecer una gran cantidad de ejemplos muy diversos.

Los informes de Asserson tuvieron algún efecto. En noviembre de 2003, la BBC creó un puesto editorial de alto nivel para asesorar sobre su cobertura de Medio Oriente. Un ex editor del programa de BBC News at 9:00, Malcolm Balen, fue seleccionado para el puesto. El entonces director de BBC News, Richard Sambrook, le dijo a Asserson que sus informes contribuyeron a la decisión de crear el puesto.

En 2004, Balen realizó una investigación interna sobre la cobertura de la BBC del conflicto palestino-israelí. El informe nunca se publicó, lo que provocó una serie de batallas legales. Después de ocho años, la Corte Suprema decidió que el informe Balen está exento [de ser público] por la Ley de Libertad de Información. Sin embargo, la BBC tuvo que revelar sus costos legales al respecto, que en ese momento rondaban el medio millón de dólares. Uno se pregunta por qué, si la investigación concluye que su información es imparcial, la BBC gastaría tanto para mantenerlo en secreto.

Sería útil que fuentes de la comunidad judía facilitaran al nuevo director general todo el material de Assserson. Puede ahorrarle mucho tiempo al tratar de comprender las manipulaciones de parte del personal de la BBC.

Honest Reporting fue uno de los que en ese momento hizo un gran e infructuoso esfuerzo para que se publicara el informe Balen. Ahora podría sugerirle al Sr. Davie que recupere este informe de la caja fuerte de la BBC y finalmente lo haga público. Puede mostrar que los directores de la BBC, hace ya más de 15 años, sabían que su empresa estaba sesgada en sus informes sobre Medio Oriente.

Fuente: BESA Centro Begin-Sadat para Estudios Estratégicos

El Dr. Manfred Gerstenfeld es investigador asociado sénior en el Centro BESA, ex presidente del Comité Directivo del Jerusalem Center for Public Affairs y autor de The War of a Million Cuts. Entre los honores que ha recibido se encuentra el Premio Internacional León de Judá 2019 del Instituto Canadiense de Investigación Judía que le rinde homenaje como la principal autoridad internacional en antisemitismo contemporáneo.