El tamaño importa: Chevron ingresa a Israel

Post thumbnailPlataforma de gas natural Leviatán frente a las costas de Haifa Foto archivo: Marc Israel Sellem/Pool vía REUTERS
El gigante petrolero anunció la adquisición de Noble Energy, lo que fortalece la presencia estadounidense en el sector energético en el Mediterráneo Oriental. Este es un desarrollo con gran importancia estratégica, política y económica para Israel y para el mundo en general.

El 20 de julio de 2020 el gigante petrolero estadounidense Chevron Corporation anunció la adquisición de Noble Energy, también una compañía estadounidense, socia del consorcio que posee el campo de gas natural Leviathan, el sitio que guarda dos tercios de las reservas de gas natural de Israel. El anuncio oficial de la adquisición establece que Chevron ha adquirido activos rentables en aguas israelíes y fortaleciendo su estatus en la cuenca del Mediterráneo Oriental. La participación de una gran corporación estadounidense como Chevron elevará la posición de Israel en el Foro de Gas del Mediterráneo Oriental, que también incluye a Egipto, Jordania, la Autoridad Palestina, Chipre, Grecia e Italia. Del mismo modo, la gran importancia radica en el momento del anuncio, que se emitió en el contexto de la creciente duda global sobre la estabilidad del sector energético y, en el contexto israelí, la disminución de la confianza de los inversores en la estabilidad económica de parte de compañías de energía en Israel.

Se ha asignado mucha importancia estratégica, política y económica al anuncio de que la corporación estadounidense de gas y petróleo Chevron llegó a un acuerdo para adquirir Noble Energy, el socio estadounidense (con 39,7 %) en el consorcio que controla el campo de gas natural Leviathan. Noble Energy también retiene participaciones en el campo de gas Tamar. La importancia del anuncio radica en el tamaño de la empresa estadounidense y el momento del anuncio.

Chevron es considerada una de las siete compañías más grandes del sector en el mundo, en términos del alcance de sus activos ($237 mil millones a fines de 2019), el alcance de sus ventas ($140 mil millones en 2019) y su capacidad de producción. Sin lugar a dudas la medida lleva la presencia estadounidense en el sector energético del Mediterráneo Oriental a un nuevo nivel, que hasta hace poco se limitaba a la participación relativamente menor del gigante energético Exxon en Chipre y en Noble Energy, una pequeña empresa estadounidense en Israel. Las compañías estadounidenses descubrieron el potencial en la región solo después de que las compañías europeas realizaron perforaciones exitosas en las aguas económicas [zona económica exclusiva] de Egipto.

La entrada de Chevron en Israel tiene varios aspectos políticos. Chevron tiene extensas operaciones en países árabes y musulmanes, y tiene una importancia indirecta con respecto a los esfuerzos de los países y organismos de todo el mundo en el boicot a Israel. La participación de una empresa estadounidense de la escala de Chevron dotará a Israel de un estatus político reforzado en el Foro de Gas del Mediterráneo Oriental, que también incluye a Egipto, Jordania, la Autoridad Palestina, Chipre, Grecia e Italia. El Gobierno de Jordania continúa resistiendo las presiones internas que ejercen los círculos amplios dentro del reino, que se oponen a la normalización con Israel y al acuerdo de Noble Energy con la compañía eléctrica jordana, por el que Jordania recibirá anualmente tres mil millones de metros cúbicos de gas natural de los campos de gas israelíes en el mar Mediterráneo durante un período de 15 años. La probabilidad de que Jordania ceda a las presiones ejercidas para cancelar el acuerdo con Noble Energy disminuirá a la luz de la disparidad en tamaño y poder entre las dos compañías estadounidenses.

La entrada de grandes corporaciones estadounidenses en la zona oriental del mar Mediterráneo también puede tener un impacto restrictivo sobre las intenciones de otros actores, tanto internacionales como regionales, con respecto a su futuro político y económico. Desde hace mucho tiempo Rusia tiene presencia en el Medio Oriente, y podría considerar expandirse a la luz de la tendencia de las administraciones estadounidenses, desde la presidencia de Obama, a reducir la presencia de Estados unidos en la región. El deseo de Rusia de expandir su actividad en la exploración de gas natural es bien conocido, más allá de su asociación en el consorcio que adquirió una concesión en una de las regiones exploradas en las aguas económicas del Líbano.

Turquía, que en los últimos años ha seguido una política agresiva en la región, también deberá tener en cuenta la presencia e intereses de dos grandes corporaciones estadounidenses, Chevron y Exxon, que se espera que ejerzan presión sobre Washington para "calmar" a Erdogan. Al igual que otras grandes corporaciones estadounidenses, Chevron y Exxon invierten millones de dólares en cabildeo ante el Congreso y la administración de Estados Unidos.

En la superficie, el cambio de propiedad entre las dos compañías estadounidenses en los campos de gas israelíes no necesariamente acelerará la resolución de la controversia entre Israel y Líbano con respecto a la demarcación de sus aguas económicas exclusivas. No obstante, si Chevron lo considera necesario y tiene interés en hacerlo, ciertamente podrá usar su influencia económica y política para presionar la administración estadounidense a acelerar sus esfuerzos para encontrar una solución.

La entrada en la región de un gigante económico como Chevron también transmite un mensaje económico importante, más allá de la red de seguridad que proporciona el sector del gas natural en Israel. Indirectamente, constituye un reconocimiento adicional de la estabilidad económica de la economía israelí y sus normas legales y administrativas vigentes. Por un lado, los partidos y los movimientos que hasta ahora se han opuesto a la política del Gobierno israelí con respecto a asuntos relacionados con la energía, incluida la proporción de exportación de gas natural y la ubicación de las instalaciones designadas para transportar el gas a Israel, ahora enfrentarán un adversario que tiene un amplio poder económico y presumiblemente político. Por otro lado, el Gobierno israelí deberá demostrar que sus decisiones relativas a asuntos energéticos no son dictadas por las consideraciones de un gigante económico como la Corporación Chevron. Incluso la participación de una corporación estadounidense relativamente pequeña como Noble Energy condujo a acusaciones de que las decisiones del Gobierno israelí habían sido influenciadas por el cabildeo estadounidense del Gobierno y la compañía.

Desde principios de 2020 el mercado energético ha sido errático. Desde fines de 2019 el precio del gas natural en el mercado mundial ha caído un 30 por ciento, y no se espera que cambie mientras la pandemia continúe reduciendo la actividad económica. La caída de los precios dificulta que las compañías israelíes movilicen los recursos financieros necesarios para financiar la continuación de la perforación exploratoria. Los bajos precios del gas natural plantean la cuestión de la rentabilidad de la producción, incluso en caso de descubrimiento de gas natural adicional. Una entidad económica fuerte como Chevron, con sus habilidades comprobadas en la cadena de operaciones, que comienza con la localización de recursos de petróleo y gas natural y concluye con el suministro de electricidad o gasolina a sus clientes, brinda a sus socios israelíes una red de seguridad.

Estación de servicio de Chevrón en California Foto ilustración: Denys Vitali Pixabay


Una pregunta importante desde un punto de vista político y económico se refiere al impacto que la participación de Chevron en la producción de gas natural tendrá en el transporte a los mercados externos y, particularmente, la posibilidad de un gasoducto mediterráneo desde el Mediterráneo Oriental a un puerto de entrada en Europa. La tubería, que se prefiere desde una perspectiva económica y técnica, se conectaría a la red de tuberías que existe en Turquía y está conectada a Europa. La política de Turquía sobre el conflicto de Chipre, su hostilidad hacia Israel y su rivalidad con Egipto, así como pero no solo por la intervención militar y política en el conflicto en Libia, reduce la viabilidad política de establecer tal gasoducto.

Una alternativa que ya se utiliza es el transporte de gas natural de Israel a Egipto, tanto para el consumo local como, alternativamente, para su licuefacción y transporte en camiones cisterna a mercados fuera de la región. En este contexto, la adquisición de Noble Energy por parte de Chevron en esta etapa no tiene importancia práctica. Un cambio en los patrones globales de consumo de gas natural, acompañado de un aumento en los precios, requerirá inversiones y una mayor capacidad de las instalaciones de gas natural en Egipto, con la participación de corporaciones estadounidenses como Chevron y Exxon.

Aunque el Gobierno israelí está promoviendo el proyecto de gasoducto de gas natural del Mediterráneo Oriental todavía existen dudas considerables con respecto a su viabilidad técnica, económica y política. Con una longitud de 1.900 kilómetros, 1.300 de los cuales están en el mar, si se completa la tubería transportará aproximadamente 10 mil millones de metros cúbicos de gas natural desde Israel y Chipre a Europa cada año. El costo del gasoducto se ha estimado en seis mil millones de euros. A principios de enero de 2020, Grecia, Chipre e Israel firmaron el acuerdo marco para la construcción de la tubería, y en julio de este año el gabinete israelí ratificó el acuerdo. Turquía ya ha expresado su firme oposición al proyecto, y su envío de un barco de perforación a aguas chipriotas y su acuerdo con el Gobierno de Acuerdo Nacional de Libia con respecto a la demarcación de las aguas económicas (noviembre de 2019) deben verse como parte de la respuesta de Ankara a la alianza entre Israel, Grecia y Chipre en el sector del gas natural.

Por un lado, la incorporación de Chevron a la actividad en el Mediterráneo Oriental aumenta la seguridad de los posibles inversores en el gasoducto. Por otro lado, esto en sí mismo no puede aumentar los volúmenes que serán transportados por la tubería o disminuir los riesgos políticos involucrados en su instalación. Además, aunque la Unión Europea está participando en la estudio de viabilidad del gasoducto y la ha incluido en la categoría de proyectos con intereses compartidos para las empresas, esto no constituye un compromiso de la UE a largo plazo con respecto al tendido del gasoducto. No se sabe si la participación de un gigante estadounidense como Chevron cambiará la forma en que la Unión Europea ve el tema.

Ninguno de estos temas resta valor a la importancia estratégica, política y económica de la entrada de Chevron Corporation en el sector del gas natural israelí y mediterráneo. Además, este desarrollo llega en un momento crítico, en el contexto de una creciente duda global sobre la estabilidad del sector energético y la dimensión israelí de este fenómeno: el debilitamiento de la fe de los inversores en la estabilidad económica de algunas compañías energéticas israelíes.

Fuente: INSS Instituto para Estudios de Seguridad Nacional. Universidad de Tel Aviv.