El sionismo práctico hoy

Post thumbnailTorre y empalizada en Ein Hashofet, 1938, Foto: Centro de Educación de la Bibliotenca Nacional de Israel Wikimedia CC BY-SA 3.0
Con la puerta cerrada (¿temporalmente?) para extender la soberanía a partes de la Ribera Occidental [Cisjordania], ha llegado el momento de volver a la lógica de lo que solía conocerse como "sionismo práctico". Aunque el moderno Estado de Israel se estableció en 1948, la controversia entre el sionismo "político" y "práctico" sigue siendo tan actual como lo era en la década de 1930.

Históricamente hablando, tanto el enfoque “político” como el “práctico” del sionismo fueron necesarios en la búsqueda judía del renacimiento nacional en la patria ancestral; de hecho, se complementaban entre sí. Dondequiera que el desarrollo de la empresa sionista se obstaculizara a nivel político, continuó en la esfera práctica creando hechos sobre el terreno. Cuando los británicos abandonaron el plan de partición de la Comisión Peel de 1937, el consentimiento decisivo de David Ben-Gurion a la propuesta se mantuvo, y eso se convirtió en una ventaja para él en la esfera política. En el ámbito práctico, fue la rápida construcción de las aldeas “Torre y Empalizada” lo que dio forma a los contornos de la presencia judía en la tierra, con miras al futuro. El enfoque práctico fue lo que aseguró que el territorio ofrecido para el Estado judío por la resolución de partición de la ONU de 1947 fuera mucho más grande que el escaso espacio asignado por el Plan Peel.

Ze'ev Jabotinsky, que trabajó principalmente en el nivel político, expresó su desconcierto por el esfuerzo de Torre y Empalizada. No veía cómo una serie de aldeas aisladas y dispersas podían llevar a una presencia judía suficiente en la tierra en cuestión. Ben-Gurion y Jabotinsky diferían no solo en la preferencia que cada uno daba a los logros de facto frente a los de jure [de derecho], sino también en sus nociones de lo que constituía una presencia judía en un espacio geográfico.

Mientras que Jabotinsky midió dicha presencia en términos de cantidad y continuidad espacial, Ben-Gurion vio la dimensión espacial en términos de la red de vínculos que la formaban dinámicamente. Este debate es plenamente pertinente para la necesidad actual de Israel de renovar el impulso de los asentamientos en la Ribera Occidental.

La propuesta del presidente Trump para una división geográfica de la Ribera Occidental, aunque está fuera de la mesa por ahora, obliga al liderazgo israelí a reconocer la lucha que ahora libra la Autoridad Palestina (AP) por el predominio en el Área C. Ahora es el primer ministro palestino, Muhammad Shtayyeh, quien está implementando más plenamente la lógica del sionismo práctico. De hecho, la Autoridad Palestina ya ha establecido hechos irreversibles sobre el terreno.

Cuando el Área C se demarcó de acuerdo con la visión del Primer Ministro Rabin, incluía aproximadamente el 60% de la Ribera Occidental. Como resultado de la expansión de la población palestina, el territorio se ha reducido en aproximadamente un tercio. En una discusión de gabinete sobre este tema hace un año, el primer ministro Netanyahu ordenó que se frenara la expansión palestina. Sin embargo, las FDI y la Administración Civil tienen otros órdenes de prioridad y no pueden cumplir ese imperativo. El único enfoque que tiene posibilidades de éxito es el enfoque sionista de Ben-Gurion: dar luz verde al asentamiento israelí de las áreas clave.

Si el espacio geográfico se va a configurar efectivamente de acuerdo con el mapa de los intereses israelíes, se requerirán tres iniciativas: 1) establecer una amplia cadena de ranchos agrícolas, 2) establecer una nueva ciudad en el corazón del Valle del Jordán a lo largo de la Ruta Alón en el área de Ma'ale Efraim-Gitit, y 3) construir una nueva y avanzada red de carreteras. Esta política también abordaría los desafíos sociales y económicos de Israel al convertir el potencial de construcción y asentamiento en campo abierto en un estímulo económico y un llamado de atención sionista renovado e inspirador.

Fuente: BESA Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos

El General de División (res.) Gershon Hacohen es investigador senior en el Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos [BESA]. Sirvió en las FDI durante 42 años. Mandó tropas en batallas con Egipto y Siria. Anteriormente fue comandante de cuerpo y comandante de los Colegios Militares de las FDI.