El presupuesto a los servicios religiosos aumentó un 60%

Post thumbnail
El presupuesto del Ministerio de Servicios Religiosos aumentó más del 60% desde principios de 2016 y ahora asciende a 1.030 millones de shekels (268 millones de dólares), frente a los 641 millones de shekels asignados a principios de año. Desde 2014, el presupuesto del ministerio se ha más que duplicado.
Las cifras provienen de Hiddush, una ONG dedicada a la libertad religiosa en Israel.
A diferencia de otros ministerios en Israel, el presupuesto del Ministerio de Servicios Religiosos no será recortado como parte del recorte presupuestario de 1.200 millones de shékels aprobado esta semana.
El presupuesto del ministerio para erigir edificios religiosos se duplicó este año, a 85,8 millones de shekels, y el presupuesto de servicios religiosos se triplicó, a 131 millones de shekels. Se agregaron otros 92 millones de shekels para construir cementerios, un aumento del 838%.
Los presupuestos de las autoridades religiosas aumentaron un 15% a 55 millones de shekels.
Mientras tanto, el presupuesto del Rabinato Mayor aumentó en un 64%, de 22 millones de shekels a 37 millones de shekels. El presupuesto de los tribunales rabínicos aumentó en un 40%, a 219 millones de shekels.
Este año, el presupuesto para las conversiones se transfirió del Ministerio de Servicios Religiosos a la Oficina del Primer Ministro, mientras que el presupuesto para los tribunales rabínicos fue transferido del Ministerio de Justicia al Ministerio de Servicios Religiosos.
En años anteriores, el presupuesto del Ministerio de Servicios Religiosos también se había ampliado durante el año. El año pasado, el presupuesto se incrementó de 511 millones de shekels a 823 millones a lo largo del año, y en 2014 aumentó de 384 millones a 823 millones de shekels también. El próximo año, el ministerio está siendo presupuestado 659 millones de shekels.
El presidente ejecutivo de Hiddush, el rabino Uri Regev, atribuyó los aumentos presupuestarios a los partidos ultraortodoxos que presionan para sacar provecho de los fondos públicos y a las concesiones de los líderes políticos seculares, contrariamente a la voluntad de la mayoría de Israel y a expensas de servicios sociales cruciales.