El presidente Rivlin se reunió con los CEO de las empresas que participan en la iniciativa Co-Impact y sus empleados de la sociedad árabe

Post thumbnailFoto: Mark Neyman (GPO)
El presidente mantuvo una conversación con 130 directores ejecutivos de empresas que participan en la iniciativa Co-Impact y con sus empleados de la sociedad árabe, a la luz de la pandemia de coronavirus y el mes de Ramadán. Por motivos obvios la reunión se hizo por video.

La Asociación de Impacto Colectivo para el Empleo Árabe (Co-Impact), que se lanzó en Beit HaNasi en 2015, se centra en lograr un avance en la tasa y la calidad del empleo de la población árabe en las empresas más grandes de Israel. La iniciativa cuenta con el apoyo de las empresas para identificar, capacitar y orientar a los trabajadores de la sociedad árabe. Ahora participan en la iniciativa 33 empresas, incluidas Tnuva, HP, Microsoft, Coca-Cola Israel, Deloitte, Prigat, Discount, Osem, Nespresso, Globes, JP Morgan, Strauss, New Pharm, Phoenix, Amdocs y Central Bottling Company.

A pesar de la agitación económica significativa de los últimos dos meses debido al coronavirus, ninguna de las empresas participantes se ha retirado de la iniciativa y en ninguna de ellas los trabajadores árabes se han visto afectados negativamente.

Al comienzo de sus comentarios, el presidente comentó: “El Ramadán, que terminará en los próximos días, es un mes de unión y solidaridad. Este año, esos valores fueron probados. A la sombra del coronavirus, teníamos que cuidar a los débiles y necesitados entre nosotros, que se volvieron aún más vulnerables: los ancianos, los enfermos y los pobres".

El presidente expresó su apoyo a los CEO y los llamó a continuar su trabajo: “Esta crisis aún no ha quedado atrás. No es solo una crisis de salud. También es una crisis económica y social. Sé que muchos jóvenes árabes creían que serían los primeros en perder sus empleos en la crisis del coronavirus, que los valores de igualdad y asociación serían los primeros en ser cortados. La igualdad y la asociación no son un lujo. Son la base de nuestras vidas compartidas en este país. Me enorgulleció escuchar que, incluso en estos tiempos difíciles, ni una sola empresa abandonó la iniciativa. Siguieron tratando de integrar a más y más empleados de la sociedad árabe".

“Nuestros esfuerzos para crear una nueva realidad de conexión social y asociación incluyen el empleo. En ese sentido, está prestando un servicio tremendo, todos los días, a la sociedad israelí”, dijo el presidente al final de sus comentarios, deseando a todos unas felices fiestas y un continuo vínculo en el trabajo.

El Dr. Samir Kassem, copresidente de Co-Impact, comentó: “El sistema de salud superó con éxito la prueba del coronavirus, pero también puedo decir que la incertidumbre reina en la sociedad árabe: la sensación de impotencia y el miedo a ser el primero en ser golpeado y el último en volver a la normalidad y al empleo. En los últimos días, hemos visto la fuerza de la sociedad israelí, nuestra sociedad, que se ha ocupado de sus trabajadores, judíos y árabes por igual, la sensibilidad y la obligación mutua de las grandes empleadoras en sus generosas contribuciones a las familias necesitadas y los ancianos".