El presidente Rivlin pidió calmar el tono de los desacuerdos sobre la anexión

Post thumbnailReuvén Rivlin. Foto: Mark Neyman (GPO)
En una alocución, el presidente Rivlin, pidió calmar el tono de los desacuerdos sobre la cuestión de la anexión.

“Hoy quiero recordarnos que somos hermanos y hermanas, y no de manera abstracta o distante. En los últimos días, la cuestión de la anexión vuelve a ser objeto de conversaciones difíciles. Nosotros y ellos. ¿Estás con nosotros o contra nosotros? Todos sufrimos de este tipo de discurso.

Deben discutirse cuestiones fatídicas, y la cuestión de la anexión es realmente fatídica. Debe tener lugar en cada país que quiera lo mejor para su gente. Cada persona tiene su propia visión del mundo. Esta es la materia de la democracia israelí.

No retrocedemos ante los críticos o los inquisidores, pero debemos tener cuidado con aquellos que silencian el diálogo. No debemos evitar preguntas, dudas o críticas de ningún lado político. No estoy de acuerdo. Sí. Discutir. Absolutamente. Pero la violencia verbal, los insultos, el ridículo y el desprecio deben detenerse. Yo, que recuerdo bien los intentos de silenciar a los críticos en el momento de Oslo y la retirada, y recuerdo lo duro que trabajamos para recuperarnos de ese cierre, les hago esta petición. Ya es suficiente".