El pogromo de Kishinev como catalizador de la guerra ruso-japonesa

Post thumbnailCuerpos de judíos asesinados en el pogromo de Kishinev Foto: Wikimedia Dominio Público
Los historiadores que cubren la guerra ruso-japonesa de 1904-05 tienden a centrarse en las ramificaciones estratégicas y regionales derivadas de la inesperada victoria de los japoneses. Se presta menos atención a los motivos de la decisión de Japón de lanzar un ataque sorpresa contra Rusia. Un artículo escrito en 1935 por el historiador israelí Prof. Joseph Klausner puede resolver este misterio. Basado en el testimonio de un agente de inteligencia japonés, el artículo apunta al pogromo de Kishinev de 1903 como el factor decisivo que llevó a los japoneses a iniciar la guerra con Rusia.

La guerra ruso-japonesa de 1904-05 se ha visto ensombrecida en gran medida por otros conflictos militares que ocurrieron durante el siglo XX. La guerra fue sin duda el conflicto más grande y significativo de la primera década de ese siglo, pero apenas se recuerda.

El objetivo de la guerra era hacerse con el control del noreste de Asia en general y de Corea en particular. Aunque esas áreas no se consideraron de gran importancia en ese momento, la guerra resonó en todo el mundo. Se libró entre la Rusia zarista y el Japón imperial, dos naciones que estaban al final de períodos de expansión y crecimiento.

La inesperada victoria japonesa, que fue un duelo de “David y Goliat”, abrió el camino para un nuevo orden estratégico en Asia-Pacífico. Los logros militares territoriales de Japón, junto con el aumento de sus fuerzas navales, lo posicionaron como la principal potencia regional, lo que se manifestaría durante la Segunda Guerra Mundial. Este período vio el nacimiento del militarismo japonés y sembró las semillas que eventualmente conducirían al ataque sorpresa a Pearl Harbor casi 40 años después, que utilizó casi la misma doctrina militar que el ataque japonés a Rusia.

El asalto sorpresa japonés se lanzó justo antes de la medianoche del 8 de abril de 1904, cuando los destructores japoneses dispararon torpedos sin previo aviso contra una línea de acorazados rusos anclados en la rada de Port Arthur en la costa de China. Diez destructores japoneses atraparon a los rusos desprevenidos, dañando gravemente tres de sus acorazados más grandes. Unas horas después se emitió una declaración de guerra.

El zar Nicolás II quedó atónito por el ataque. No podía creer que Japón cometería un acto de guerra sin una declaración formal, y sus ministros le habían asegurado que los japoneses no lucharían.

Los historiadores se preguntan hasta el día de hoy por qué los japoneses rompieron las reglas. ¿Por qué Tokio asumió el enorme riesgo de una guerra total con Rusia, especialmente cuando un compromiso pacífico ya estaba sobre la mesa?

Una explicación muy interesante y sorprendente se encuentra en un artículo olvidado publicado en 1935 por el profesor Joseph Klausner, un destacado historiador sionista. La pieza, titulada "La venganza de la historia", afirma que hay una indirecta conexión judía con estos eventos y que podría haber sido el catalizador del ataque.

Mientras vivía en Europa como activista sionista y editor de la revista judía HaShiloah, Klausner se horrorizó al enterarse del pogromo de Kishinev de abril de 1903. Escuchó terribles relatos del sufrimiento de los judíos de esa ciudad, que habían sido masacrados, heridos, violados y saqueados por una turba rusa impulsada por las autoridades rusas. Cuando terminó el pogromo, 49 judíos murieron, 500 resultaron heridos, 1.300 hogares y negocios fueron saqueados y destruidos, y 2.000 familias quedaron sin hogar.

La brutalidad del evento conmocionó Rusia y a todo el mundo. León Tolstoi se pronunció al respecto. Se realizaron manifestaciones masivas en París, Londres y Nueva York. Los gobiernos occidentales protestaron por la aparente complicidad de la policía del zar, que se había negado en repetidas ocasiones a intervenir.

El Pogromo de Kishinev fue un importante punto de inflexión. No fue el pogromo más sangriento que se haya producido, pero fue la primera vez que el antisemitismo fue explícitamente uno de los principales motivadores de la violencia. La prensa internacional recogió la historia y, por primera vez, la palabra “pogromo” se dio a conocer en todo el mundo.

The New York Times (28 de abril de 1903) fue gráfico en su descripción del pogromo de Kishinev:

“Los disturbios antijudíos en Kishinev, Besarabia, son peores de lo que el censor permitirá publicar. Había un plan bien diseñado para la masacre general de judíos el día siguiente a la Pascua rusa. La turba estaba encabezada por sacerdotes, y el grito general, "Mata a los judíos", se extendió por toda la ciudad. Los judíos fueron tomados completamente de improvisto y fueron sacrificados como ovejas ... Las escenas de horror que asistieron a esta masacre están más allá de toda descripción. Los bebés fueron literalmente despedazados por la multitud frenética y sedienta de sangre. La policía local no intentó frenar el reino del terror. Al atardecer, las calles se llenaron de cadáveres y heridos. Aquellos que pudieron escapar huyeron aterrorizados, y la ciudad ahora está prácticamente desierta de judíos.”

El joven poeta hebreo Haim Nahman Bialik (que más tarde se convirtió en el poeta nacional de Israel) fue enviado a Kishinev por la comisión comunal judía para entrevistar a los sobrevivientes e informar de primera mano sobre el baño de sangre. Antes de regresar a casa compuso uno de sus poemas más poderosos, "Sobre la matanza", con su inolvidable grito de que ni el mismo Satanás podía perdonar la muerte de un niño. Un año después, Bialik publicaría su obra maestra épica, "La ciudad de la matanza", una condena angustiosa de la pasividad judía.

Klausner quedó particularmente impresionado por un notable artículo publicado en enero de 1904 en Austria del escritor noruego Bjornstjerne Bjornson (quien recibió el Premio Nobel de Literatura en 1903). El artículo, titulado "Quitarle la piel al oso" (el oso es una metáfora de Rusia), expresaba la creencia de que Rusia representaba un grave peligro para Europa y para todo el mundo cultural. El autor creía que había llegado el momento de disuadir a la Rusia zarista.

El núcleo del argumento de Bjornson era que el pogromo de Kishinev era la prueba definitiva de la barbarie, la inhumanidad y la crueldad de las autoridades rusas. Él escribió:

“Cuidado con un país que para forjar un movimiento de libertad elige instigar un pogromo dentro de sus fronteras. Pogromo es una especie de guerra civil, es decir, el ataque de una parte de la población contra otra, con propósitos malvados. Es el punto más bajo, el peor peligro ... Si un gobierno decide utilizar medios tan locos para sobrevivir, es una clara indicación de un sistema podrido y roto. Es por eso que cualquier poder que se abalance sobre el oso ruso lo derrotará y eliminará el peligro para el orden mundial.”

El giro de la historia fue el coincidente contacto entre Klausner y un agente de inteligencia japonés destacado en Europa. El agente, que no fue identificado por su nombre, se encontraba en Lausana, Suiza en 1905, mientras Klausner estudiaba en la universidad local.

Durante su conversación, el japones le comentó a Klausner: "¿Sabías que existe una conexión entre el pogromo de Kishinev y la guerra ruso-japonesa?" Klausner estaba asombrado de que pudiera existir tal vínculo. La historia del agente, que puede considerarse testimonio de primera mano, merece atención:

“Un furioso debate interno entre los tomadores de decisiones japoneses sobre el inminente conflicto con Rusia casi había paralizado al gobierno durante casi seis meses ... Los “halcones” predicaban la guerra con Rusia, mientras que las “palomas” recomendaban una solución pacífica al conflicto. Los argumentos "en contra" [eran sobre] las limitaciones logísticas [de enfrentarse a] los rusos con sus ventajas y experiencia militar, mientras que los argumentos "pro" [señalaron] varias deficiencias rusas, especialmente surgidas de disturbios internos y corrupción entre los escalones militares de alto rango… [también] destacaron el sentimiento patriótico japonés y la integridad del pueblo.

El ministro de Defensa japonés, que fue el partidario más destacado de una política proactiva, llevó a una reunión clandestina especial del gabinete a principios de febrero un argumento de desempate: el artículo mencionado anteriormente del poeta noruego Bjornstjerne Bjornson. Una impresión sorprendente [fue] causada por la descripción en el artículo del bárbaro pogromo de Kishinev contra los judíos, y especialmente su conclusión, a saber, que solo un país podrido podría soportar una situación en la que su gobierno alienta a una parte de su población a masacrar otro. La conclusión del ministro fue que estaba claro que las fuerzas militares rusas no eran un ejército real ... y por lo tanto su estado de preparación era casi inexistente. Concluyó diciendo que no se puede tratar con un gobierno tan bárbaro capaz de llevar a cabo el pogromo de Kishinev [la forma en que se trataría] con un país culto. Por lo tanto, las reglas culturales sobre la guerra preventiva no aplicaban aquí.”

El agente japonés concluyó su conversación con Klausner diciendo: "La historia se venga".

Otro ángulo de la historia se refiere a la sensibilidad de prominentes figuras judías al destino de los judíos rusos. Esto fue visible en el cauteloso enfoque adoptado por los financieros judíos, como la familia Rothschild en Europa y Jacob Schiff en los Estados Unidos, a los esfuerzos japoneses en 1904-05 para recaudar dinero para gastos de guerra a través de una emisión de bonos. Justificaron su desdén por su "deseo de ayudar a los judíos rusos". No fue hasta después de la firma del Tratado de Portsmouth (patrocinado por el presidente Theodore Roosevelt) el 5 de septiembre de 1905, que puso fin a la guerra, que los financieros judíos autorizaron el acuerdo de bonos japoneses.

Un libro publicado en 2018 por el profesor Steven J. Zipperstein titulado Pogrom: Kishinev and the Tilt of History, que se considera el análisis histórico más completo del pogromo y sus ramificaciones sorprendentemente amplias, pierde el vínculo con la guerra ruso-japonesa.

La investigación histórica centrada en esa guerra en la primera década del siglo XX podría haber enfrentado vacíos en la documentación, por lo que faltaría una parte del rompecabezas.

Por tanto, nueva atención al pogromo de Kishinev como un evento motivador crucial que llevó a la decisión japonesa de atacar a Rusia en 1904 en Port Arthur, podría considerarse la corrección de un defectuoso recuerdo histórico.

La decisión japonesa de lanzar una guerra preventiva contra Rusia en las circunstancias anteriores podría considerarse una especie de "casus belli alternativo". También se puede decir que encaja en el principio de la Doctrina Monroe presentado al Congreso de los Estados Unidos en diciembre de 1823, que declaró "la responsabilidad de la nación de protestar contra las atrocidades humanitarias internacionales por parte de poderes nominalmente civilizados y, en casos extremos, actuar para prevenirlas".

Fuente: BESA Centro Begin-Sadat para Estudios Estratégicos

El Dr. Raphael G. Bouchnik-Chen es un coronel retirado que se desempeñó como analista senior en la Inteligencia Militar de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI).