El Pentágono asegura que su despliegue en Oriente Medio ha evitado los ataques de Irán

Post thumbnailPortaaviones USS Abraham Lincoln Foto: Amanda L. Kilpatrick Wikimedia Dominio Público
El secretario del Departamento de Defensa de Estados Unidos, Patrick Shanahan, sostuvo que el reciente despliegue militar en Oriente Medio ha evitado posibles "ataques" de Irán contra tropas e intereses estadounidenses y ha llevado a Teherán a "recalcular" la situación.

"No se han producido ataques contra estadounidenses. Yo consideraría eso una pausa. Aunque eso no implica que las amenazas que habíamos identificado previamente hayan desaparecido", declaró Shanahan en la sede del Departamento de Defensa.

El jefe del Pentágono opinó que el reciente despliegue militar "es una indicación del deseo y la resolución" de hasta dónde está dispuesto a llegar EE.UU. para proteger a sus "ciudadanos e intereses" en la región.

Shanahan calificó la respuesta estadounidense de "prudente" y consideró que esta había servido para darle "tiempo" a Irán para "recalcular" la situación.

"Tan solo espero que Irán esté escuchando. Estamos en la región por varios motivos, pero no para entrar en guerra con Irán", apuntó el secretario.

Las palabras de Shanahan se producen en el contexto de la escalada de acusaciones entre Estados Unidos e Irán que se ha acentuado en las últimas semanas.

La tensión en el Golfo Pérsico ha aumentado desde que Washington anunció en abril pasado el fin de las exenciones que había concedido a ocho naciones o territorios para que siguieran comprando petróleo a Irán pese a la retirada de EE.UU. del pacto nuclear con ese país.

Como consecuencia, las autoridades iraníes amenazaron con bloquear el estratégico estrecho de Ormuz, por el que cruza una gran parte del crudo mundial, si las sanciones impuestas por EE.UU. tras retirarse del acuerdo nuclear de 2015 impiden sus exportaciones de petróleo, vitales para la economía del país persa.

EE.UU. respondió con el despliegue de su portaaviones USS Abraham Lincoln en aguas del Golfo Pérsico y con el envío de una flota de bombarderos B-52 a la base estadounidenses de Al Udeid, en Qatar. EFE