El pantano regresa a Washington

Post thumbnailJoe Biden Foto: Biden Transition TV vía CNP/ABACAPRESS.COM - Reuters Marketplace
La administración entrante de Biden ha comenzado a designar personal y articular políticas, tanto directamente como a través de la extendida voz del establishment de política exterior y los medios de comunicación. El regreso del personal de segundo nivel de la administración Obama y la marginación de los progresistas de izquierda presagia un regreso a políticas de procesos cargados del pasado. Es poco probable que los acuerdos e instituciones internacionales, y un regreso a las “reglas” y “normas” del siglo XX, sean adecuados para enfrentar a Estados rebeldes como China e Irán.

Washington, DC está construido sobre un pantano en la convergencia de los ríos Potomac y Anacostia. Como todos los pantanos, está sujeto a inundaciones periódicas.

El pantano de la política exterior de DC ha regresado verdaderamente. La hipotética administración de Biden ha realizado una serie de nombramientos que, junto con un número creciente de pronunciamientos de insiders y parásitos, está comenzando a dar forma y color a su política exterior.

¿Cuáles son algunas de sus características más destacadas? Primero, hay tres fenómenos interrelacionados: el regreso de los actores de segundo nivel de la administración Obama, la marginación explícita de los progresistas abiertos y las ideas radicales, y el empoderamiento de los progresistas en puestos de personal de nivel inferior.

El nombramiento de Anthony Blinken como Secretario de Estado y Avril Haines como Directora de Inteligencia Nacional devuelve al poder a los fieles apparatchiks de Obama. Blinken, ex Consejero Adjunto de Seguridad Nacional y Vicesecretario de Estado, personifica, en palabras de analistas europeos, un punto de vista “europeísta, multilateralista, internacionalista”. El elogio exagerado por su servicio público, "raíces judías, conciencia europea" y un francés impecable y sin acentos de manera clara, si no paródica, resume el punto de vista y las expectativas de la élite europea.

Haines, una abogada más que una profesional de inteligencia, es igualmente elogiada por su eclecticismo (entrenamiento de judo en Japón, licenciatura en física teórica, licencia de piloto), más que por su respaldo al controvertido programa de drones de la CIA. Pero su currículum, que en los últimos cuatro años incluye varios puestos en la Universidad de Columbia y un puesto en una empresa consultora dirigida por Blinken, personifica la puerta giratoria del pantano entre el gobierno, la academia y la industria.

El tratamiento efusivo de Blinken y Haines de parte de la prensa también es revelador: el regreso de la adulación marca el final del autoproclamado papel de los medios como piedra angular de la "resistencia" a Trump. Pero la sentencia de que el personal es política se aplica a los niveles inferiores. Una mirada a varios miembros del personal de Biden y Harris muestra que los progresistas de bajo perfil se están sentando más cerca de los centros de poder, principalmente en función de la santa trinidad de "diversidad, equidad e inclusión".

¿Cuáles son las prioridades de política exterior de Biden? Una serie de tweets del ex embajador de Estados Unidos en Rusia, Michael McFaul, expone la opinión de consenso del sistema bipartidista de Washington. Primero: volver a unirse al acuerdo climático de París, luego extender el tratado New START y volver a ingresar al acuerdo nuclear JCPOA. Por lo tanto, dos de las tres principales prioridades de la administración entrante son volver a entrar en acuerdos inmensamente complejos hechos por el poder ejecutivo sin el consentimiento del Senado de los Estados Unidos, cada uno con un funcionamiento opaco y vastas implicaciones.

Las otras prioridades de McFaul son la convocatoria inmediata de reuniones con los jefes de la OTAN y la UE y con las democracias asiáticas, así como una "Cumbre de la Democracia" para "reorganizar fundamentalmente el gobierno de los Estados Unidos para mejorar la democracia" y plantear el cambio climático como un objetivo político. Los procesos internacionales y la óptica circundante son las prioridades; no se mencionan los intereses estadounidenses. Es de suponer que esto está implícito, junto con la idea de que las naciones no se guían por intereses sino por procedimientos y "normas" aceptados.

El cauteloso reconocimiento por la clase dirigente de que Estados Unidos está inmerso en una Guerra Fría 2.0 con China es un bienvenido reconocimiento de la realidad que casi no estuvo presente en la administración Obama. Pero este punto de vista se ve socavado por las repetidas declaraciones de figuras de Biden como el Consejero de Seguridad Nacional (NSA) Jake Sullivan de que China debe seguir comprometida con los temas primordiales de preocupación mundial, sobre todo el cambio climático y la pandemia de COVID-19.

La ironía es que China es la principal fuente de emisiones que pueden impulsar el cambio climático y no ha cumplido las promesas del Acuerdo de París. China también es la fuente de la pandemia y ha mentido en todo momento sobre sus orígenes y propagación. Aquí, como en todas las esferas, y no menos importante en todos los derechos humanos, China viola los procedimientos y las "normas" internacionales.

Desde el punto de vista del establishment, el totalitarismo de China es una debilidad inherente que es vulnerable a la presión del poder blando (sanciones económicas y vergüenza moral) siempre que no amenace el orden internacional liberal más amplio y sus fundamentos económicos de comercio, tecnología y finanzas. Sin embargo, son estos fundamentos los que China busca dominar por completo.

Las políticas de contención respaldadas por el establecimiento son, por lo tanto, una repetición de la primera Guerra Fría. Si Estados Unidos vuelve a abrazar el internacionalismo, "reparando el enorme daño a la imagen global de Estados Unidos causado por el fracaso del presidente Trump en abordar la pandemia de coronavirus", "podría actuar para convencer al mundo de la superioridad del sistema democrático de libre mercado de Occidente, exponer las trampas de la deuda creadas por la Iniciativa Belt and Road [Nueva Ruta de la Seda] de China, desacreditar el sueño chino y convencer a los chinos de que ser un 'actor responsable' en la comunidad internacional permitiría mejor el ascenso pacífico y continuo de su nación como una gran potencia".

No se reconoce la negativa de China a cumplir con estas reglas de mediados del siglo XX, incluidos los términos prescritos de su "ascenso pacífico". Fue el desafío de Trump, no de Xi Jinping, a estas "normas" en pos de los intereses estadounidenses lo que se consideró una crisis existencial para el orden internacional. El rechazo absoluto del establishment a la legitimidad de Trump, a su vez, dio a los estados europeos licencia para rechazar su enfoque de confrontación. Los intereses nacionales se dejaron de lado en favor de las abstracciones.

Por otro lado, algunos progresistas siguen preguntando por qué Irán e incluso China deberían ser "contenidos" en absoluto. Más moderado es un hilo de pensamiento de izquierda progresista que en realidad se hace eco de ciertas políticas de Trump (aunque con una mínima atribución), particularmente al cuestionar la participación continua de Estados Unidos en Afganistán, Siria e Irak, y promover la idea de que las potencias regionales vigilen sus propios intereses. Implícita en esto hay una crítica de la participación estadounidense en todos los hemisferios. También ilustra el contraste (y la convergencia) de las críticas de izquierda y derecha: una ataca el "hyperpuissance" [superportencia] estadounidense (como fue etiquetado en la Europa de la posguerra fría) a favor de la multipolaridad y es considerado cortésmente, mientras que el otro es descartado como "aislacionismo".

Con respecto a Irán, Biden y el establishment claramente apuntan a volver a ingresar al JCPOA a pesar de las objeciones de Israel y los Países del Golfo y con el apoyo entusiasta de Europa. La declaración de Biden de que volvería a ingresar al JCPOA y luego exigiría concesiones iraníes es una táctica de apertura improbable, una que, como señalan los comentaristas de Medio Oriente, simplemente renuncia al apalancamiento existente, que se ha cumplido con las demandas iraníes de compensación económica por las sanciones. Pero ilustra que el cambio de régimen, la estrategia implícita o inconsciente de la administración Trump, está fuera de la mesa. Los objetivos y el estilo de negociación de Biden reflejan el status quo ante Trump, en el sentido de que presumen la capacidad de gestionar otro "ascenso pacífico".

El reciente asesinato de Mohsen Fakhrizadeh reveló que el régimen iraní está profundamente penetrado por las agencias de inteligencia extranjeras y es incapaz de obtener apoyo interno ante una economía en colapso. Esto parece importar menos para el pantano - que ha condenado el asesinato - que castigar a Arabia Saudita. La creciente oposición a la venta de F-35 a los Emiratos Árabes Unidos y a la exclusión de Sudán de la lista de estados terroristas parecen ser esfuerzos para hacer retroceder el reloj en un nuevo marco de Oriente Medio a una situación en la que los Estados son dependientes de Estados Unidos, rehenes de su política general, especialmente de cara a Irán.

La idea de que es posible un Gran Pacto con Irán, que lleve a una reorientación total al estilo Obama de la política estadounidense en Oriente Medio definida por el abrazo de Teherán y el abandono de los aliados tradicionales, aún no ha sido completamente articulada por los factótums de Biden. Como la mayoría de las políticas de Obama, si no todas, fue contraria a la realidad, y no menos a todos los deseos expresados ​​por el régimen revolucionario iraní.

Luego está Israel, que está siendo devuelto a su condición de tema central, si no obsesivo.

Una señal de esto es el regreso de piezas de ataque anti-Netanyahu desde los medios judiciales. Jackson Diehl, del Washington Post, criticó la "audacia malévola" de Netanyahu al agradecer a Trump su apoyo a Israel, al asesinar presuntamente a un importante ingeniero nuclear iraní y anunciar la expansión de los barrios judíos en Jerusalén. Para Diehl y para muchos otros, la búsqueda de Netanyahu de los intereses israelíes es un partidismo de facto hacia el Partido Republicano y una falta de respeto hacia Biden. Diehl continúa amenazando a Netanyahu e Israel con una revuelta democrática de base. Este tipo de retórica era común durante los años de Obama y estaba dirigida únicamente a Israel, nunca hacia otros Estados. Señala la opinión central del pantano de que Israel es un vasallo que debe ser dominado.

La administración Trump y sus agonistas revelaron los muchos fracasos del statu quo de principios del siglo XXI y muchas fallas críticas. La clase es la característica más importante de la vida estadounidense, incluida la política exterior. Con la administración de Biden a cargo, se restablecerá el dominio de la clase del establishment bipartidista, acreditado, costero y conectado. No es probable que se produzca un replanteamiento fundamental de ningún aspecto de la política estadounidense, como sucedió con Trump, excepto aquellos introducidos de forma sigilosa, como un "nuevo pacto verde" y la continua difusión del "despertar" racializado en la sociedad.

Pero no debe olvidarse el hecho de que debido a los vilipendiados outsiders dirigidos por un individuo errático y tosco, trabajando solo sobre la base de la intuición, no se produjo nuevas guerras, se negoció varios acuerdos de paz y comercio, y se comenzó a reorientar a Estados Unidos y sus aliados de una retórica a una oposición real a China, a la vez que se produjo un crecimiento económico récord. Para el establishment , especialmente el pantano de la política exterior, estos resultados fueron producidos por las personas equivocadas de la manera incorrecta.

Ahora, con la banda nuevamente unida y la cortesía bipartidista restablecida en Washington y al otro lado del Atlántico, el futuro está por verse. Se revitalizarán las instituciones de la diplomacia mundial, al igual que los medios de comunicación y los órganos académicos que son vitales para la fabricación del consentimiento. También lo harán las oligarquías dedicadas a beneficiarse de la monopolización de la información global, las finanzas, el comercio y la energía "verde", todos bien representados en la administración de Biden.

Es mucho más incierto si estas estructuras de clase, construidas sobre cimientos en ruinas, beneficiarán a los ciudadanos estadounidenses o, de hecho, a los ciudadanos de cualquier país, a diferencia de los que existen por encima y más allá de ellos.

Fuente: BESA Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos

Alex Joffe es miembro senior no residente del Centro BESA.