El momento palestino de la verdad, a la luz de la normalización entre Israel y Emiratos Árabes Unidos

Post thumbnailEl líder de Hamás Ismail Haniyeh visita el campo de refugiados Ain el Hilweh en el Líbano Foto: REUTERS/Aziz Taher
¿Qué sugiere la declaración conjunta que surgió al final de la conferencia histórica de todas las facciones palestinas? ¿Cooperación en la lucha contra el plan de paz de Trump? ¿Reunirse alrededor de la bandera? ¿O una búsqueda de nuevos caminos a la luz de los fracasos del pasado?

El anuncio del presidente Donald Trump sobre la normalización de las relaciones entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos ha aumentado la angustia de los palestinos y los ha obligado a considerar su futuro. Una conferencia en Ramallah y Beirut el 3 de septiembre de 2020, con la participación de todas las facciones palestinas, reflejó su sentido de la seriedad del desafío actual. En la declaración de clausura, todos coincidieron en la necesidad de luchar contra el complot estadounidense-israelí mediante la "resistencia popular", aunque en la propia conferencia los líderes de Hamas y la Jihad Islámica expresaron su tradicional preferencia por la resistencia armada, el no reconocimiento de Israel y una negativa a comprometerse con este. Muy prominente fue el intento de restar importancia a las disputas entre las facciones y transmitir un sentido de acercamiento (si no exactamente de unidad) entre Fatah y Hamas.

 El 3 de septiembre de 2020 se llevó a cabo una videoconferencia simultáneamente en Ramallah y Beirut, con la participación del presidente de la Autoridad Palestina, Abu Mazen, y todas las facciones palestinas. El propósito de la conferencia, que fue dirigida conjuntamente por Fatah y Hamas, fue examinar formas de enfrentar el serio dilema planteado por el anuncio del presidente Donald Trump de la normalización de las relaciones entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos, y la implementación rápida y ampliamente publicitada del acuerdo, incluidas las visitas, la firma de convenios y la fecha de la ceremonia de normalización. La conferencia tenía la intención de transmitir al público palestino la magnitud del desafío y crear una impresión de unidad para enfrentarlo. Fue la primera conferencia a la que asistieron todas las facciones palestinas, miembros de la OLP y quienes no lo eran, sin la mediación árabe. En Beirut estaban Ismail Haniyeh, presidente del Buró Político de Hamas; Ziad Nahalla, secretario general de la Jihad Islámica; y todos los jefes de otras facciones excluidas de las áreas de la Autoridad Palestina. Los representantes de Fatah estaban en Ramallah, incluido Abu Mazen, y representantes de otras facciones a las que se les permitió ingresar a Ramallah. También asistió Mohammad Barakeh, un ex miembro de la Knesset israelí. La conferencia fue definida por todos los oradores como histórica, debido a lo que se describió como un importante punto de inflexión política en la cuestión palestina, y todos los participantes pidieron unidad y reconciliación.

El tema subyacente de la conferencia fue el rechazo radical a la normalización entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos, y la ira contra los Emiratos Árabes Unidos por romper el consenso árabe y aparentemente vaciar de cualquier significado la Iniciativa Árabe de Paz. Los oradores de la conferencia definieron la medida como una puñalada por la espalda y, en particular, expresaron su enojo por la afirmación de los Emiratos Árabes Unidos de que la medida se realizó a cambio de la renuncia de Israel a su intención de anexar áreas en Cisjordania. Además, la mayoría creía que el plan de anexión no se había abandonado, sino que simplemente se había pospuesto, como ha declarado muchas veces el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, incluso después de que se anunció el proceso de normalización. También expresaron su preocupación por el precedente establecido por los Emiratos Árabes Unidos, que podría ser seguido por otros Estados árabes que aparentemente actuaran en nombre de los palestinos. De esta manera, los palestinos podrían perder su independencia de decisión, un principio fundamental para la OLP. Este tema ocupó un lugar central en la conferencia y también en la declaración final.

En la conferencia misma, a pesar de las evidentes brechas entre Fatah y Hamas, estas dos grandes organizaciones reconocieron la gravedad de la situación y la necesidad de transmitir al público palestino, que recientemente ha sido tan crítico con ellos, un mensaje conjunto. Así, tanto Abu Mazen como Haniyeh subrayaron que la conferencia surgió de un pensamiento compartido. Haniyeh declaró que "ahora estamos en un diálogo serio con Fatah", y aunque enfatizó la línea dura tradicional de su organización, también anunció que aceptaba la propuesta de Abu Mazen de establecer un liderazgo conjunto para la resistencia popular no violenta. Esto también se afirmó en la declaración final de la conferencia. La declaración incluyó el reconocimiento de facto de Abu Mazen como la fuente de autoridad para las acciones de cualquier comité establecido después de la conferencia, a pesar de las extensas críticas al líder de la Autoridad Palestina y su menguante estado a los ojos del público. El día después de la conferencia, en una entrevista en el canal palestino de Ramallah, Haniyeh elogió a Abu Mazen, así como la visita a la Franja de Gaza por la delegación del Ministerio de Salud, encabezada por su ministra Mai Kilah, para examinar la situación tras el aumento de los casos de coronavirus.

Incluso la Jihad Islámica, que se apresuró a emitir sus reservas sobre la declaración final, quiso moderar sus críticas. Mohammed al-Hindi, un miembro de alto rango de la organización, dijo: “La Autoridad Palestina está completamente convencida del fracaso de la ruta de las negociaciones”, lo que en su evaluación es prueba de que la conferencia tuvo éxito. Agregó que su organización trabajaría para el éxito de los nuevos comités. La posición de la Jihad Islámica con respecto a la cuestión de las líneas del 67 es bien conocida, dijo, y la organización pidió la liberación de toda Palestina, pero en el momento actual, esta posición perjudica las posibilidades de éxito de la conferencia. Por lo tanto, "debemos asumir la responsabilidad en este momento, cuando la ocupación está tratando de eliminar el problema palestino".

Sin embargo, la declaración final preocupó a algunos elementos de las organizaciones de resistencia, quienes afirman que el mensaje sobre la continuación de la lucha contra Israel fue demasiado comedido. La crítica se centró en el anuncio de la resistencia popular sin lucha armada; el fin de la ocupación y un Estado palestino dentro de las líneas del 67 se presentaron en la declaración como un objetivo estratégico, y no como una etapa en la liberación de Palestina en su conjunto. En otras palabras, los compromisos de la OLP tal como se formularon en los acuerdos de Oslo siguen en vigor; la declaración no contiene un llamado a retirarse del reconocimiento de Israel, ni una definición de pasos prácticos para la reconciliación entre las organizaciones, tales como elecciones y renovación del liderazgo. Todo esto, a juicio de los críticos de las organizaciones de resistencia, muestra que no hay un cambio real, ni una nueva estrategia.

Las críticas se escucharon en un comunicado publicado por las organizaciones de resistencia en la Franja de Gaza el 6 de septiembre, en el que dieron la bienvenida al encuentro Beirut-Ramallah, pero declararon que esperaban movimientos prácticos sobre el terreno, es decir, un plan nacional unido para liberarlos de los lazos de Oslo y abrazar la resistencia en todas sus formas. Agregaron una demanda para que la OLP retire su reconocimiento de Israel y para que la Autoridad Palestina cancele sus sanciones contra la Franja de Gaza. Para ellos, la normalización entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos no refleja la voluntad del pueblo árabe y, por lo tanto, se requiere una acción islámica árabe popular para condenar a quienes apoyan la normalización con Israel, incluidos algunos líderes religiosos - "jeques de la corte" - que con sentencias religiosas han dado el visto bueno a los desarrollos.

Al mismo tiempo, el anuncio conjunto de Fatah y Hamas al final de la conferencia reflejó el rincón en el que se encuentran los palestinos, particularmente desde que la administración Trump comenzó a promover su marco para la paz israelí-palestina. Por un lado, el proceso político esbozado en los Acuerdos de Oslo ha llegado a su fin. Por otro lado, la resistencia armada liderada por Hamas y las otras organizaciones de oposición que rechazan la política de Fatah no ha traído ningún progreso hacia la independencia palestina. En otras palabras, el plan de Trump llevó a los palestinos por un callejón sin salida, dejando solo tierra quemada. Como lo ve la OLP, se suponía que el proceso de Oslo terminaría con un Estado independiente. Como lo ve Hamas, el proceso era un hecho que no podía cambiarse. La posibilidad de una administración estadounidense tan unilateral, pro-israelí e impredecible, que cambiaría las reglas del juego aceptadas por administraciones anteriores, nunca se le ocurrió a nadie.

En este contexto, aumentó la tensión entre las organizaciones, se intensificaron las críticas internas a la Autoridad Palestina, aumentó la tensión entre la Autoridad Palestina y los Estados árabes que tienen vínculos con la administración Trump y están sujetos a la presión de Estados Unidos, y las relaciones entre la Autoridad Palestina e Israel han sido severamente dañadas. El resultado es un mayor debilitamiento de la Autoridad Palestina, tanto interna como regionalmente, una tendencia que aumenta el peligro de su colapso.

Con su angustia y enojo hacia los Emiratos Árabes Unidos (que se ha suavizado ligeramente en los últimos días), una vez más es difícil para los palestinos ver que la taza está medio llena. No le dan la debida importancia práctica al hecho de que el aplazamiento de la anexión fue de hecho impuesto al gobierno israelí, y que su oposición a la anexión jugó un papel importante en la presión que se le aplicó. Ignoran el hecho de que la intención de anexionarse generó oposición incluso entre los partidarios del primer ministro Netanyahu, y el entendimiento, que recientemente ha caído en la cuenta de los líderes estadounidenses, de que el principal interés de Israel en el marco presentado por la administración Trump radica en la anexión de partes de Cisjordania, en lugar del plan en sí, incluido el objetivo de un Estado palestino. El hecho de que los Estados árabes que han firmado acuerdos de paz con Israel tengan más influencia en él que los demás no apareció entre su conjunto de consideraciones, ni el hecho de que los Emiratos Árabes Unidos se unan a este grupo podría fortalecer su influencia y en beneficio de los palestinos.

La declaración final de la conferencia, por lo tanto, refleja un intento de levantar las piezas, fortalecerse y tender un puente entre Fatah y Hamas. Sin embargo, no está claro si estos objetivos se alcanzarán, particularmente en vista de la oposición a los acuerdos por parte de las filas de las organizaciones, aunque las bases se establecieron en mayo de 2017 con la publicación del nuevo manifiesto de Hamas: Hamas acepta el principio de un Estado palestino en las líneas del 67, pero sólo porque lo dicta el consenso palestino y, en cualquier caso, sin reconocer a Israel. Además, Hamas acordó estar subordinado a un liderazgo acordado de todas las organizaciones, lo que lideraría la oposición a Israel y determinaría la naturaleza de la lucha, violenta o no violenta.

Israel no debe dormirse en los laureles de la normalización con los Emiratos Árabes Unidos y Bahréin, sino reconocer que no es posible anular la cuestión palestina y las opiniones palestinas. Haría bien en buscar la ayuda de Egipto y Jordania, con los que tiene acuerdos de paz, para mostrar a los palestinos las oportunidades potenciales que les ofrece la normalización, y así motivarlos a reintegrarse al proceso político. Al mismo tiempo, los palestinos deben internalizar la lección de la normalización, es decir, que los Estados árabes no necesariamente esperarán indefinidamente a que lleguen a un acuerdo con Israel y, por lo tanto, deben buscar una forma de reiniciar el proceso político con este.

Fuente: INSS The Institute for National Security Studies

Yohanan Tzoreff. Investigador invitado

Yoram Schweitzer. Investigador principal, jefe del Programa sobre Terrorismo y Conflicto de Baja Intensidad.