El Ministerio de Salud planteará un nuevo cierre si la morbilidad en Israel sigue en alza

Post thumbnailFoto ilustración: Fuerzas de Defensa de Israel
El Ministerio de Salud recomendará un nuevo cierre, el tercero desde el inicio de la pandemia, si los contagios diarios superan los 2.000 casos en Israel que todavía se encuentra en fase de desescalada.

"Estamos en estado de emergencia", declaró el coordinador nacional de la pandemia, Nachman Ash, que también sopesa plantear más restricciones al Gabinete de coronaviris después de que ayer se superaran las 1.200 infecciones por primera vez desde octubre.

Sanidad informó hoy de 1.227 casos este lunes, con una tasa de positividad del 2,2%. Desde el inicio de la pandemia el país, de unos nueve millones de habitantes, ha registrado más de 337.000 casos y 2.865 personas han fallecido por la COVID-19.

En medio de una lenta desescalada por fases que comenzó a finales de octubre, ayer el Gabinete limitó aún más el aforo en las grandes superficies, de 7 a 15 metros cuadrados por persona, que abrieron este viernes por primera vez ante la masiva afluencia de clientes registrada.

El domingo, unos 400.000 alumnos de entre 16 y 18 años retornaron a los institutos en localidades con bajos índices de contagio, aunque los centros de poblaciones en zonas "rojas" -con alto nivel de infecciones- siguen cerrados.

La vuelta a las aulas comenzó a principios de noviembre, con los cursos de primaria, y está previsto que otros 420.000 alumnos de los tres primeros cursos de secundaria se reincorporen el próximo 6 de diciembre.

Según la televisión Kan, el cierre planteado por el Ministerio de Salud no sería tan estricto como el de septiembre y permitiría a los colegios y al sector privado sin atención al público permanecer abiertos.

También se estudia la posibilidad de imponer un toque de queda nocturno durante la festividad judía de Hanucá y Navidad. EFE