El líder laborista rechaza readmitir a Corbyn en el grupo parlamentario

Post thumbnailJeremy Corbyn Foto archivo: REUTERS/Henry Nicholls
El líder del Partido Laborista británico, Keir Starmer, anunció que no readmitirá a su predecesor, Jeremy Corbyn, en el grupo parlamentario porque ha "perjudicado" los esfuerzos para luchar contra el antisemitismo en el seno de la formación.

Una comisión interna de los laboristas decidió el martes la readmisión de Corbyn en el partido, pero la medida de Starmer supone que el exlíder no podrá ocupar su escaño como diputado laborista y pasará a serlo independiente.

El partido, que encabeza la oposición, había suspendido la militancia de Corbyn a finales de octubre a raíz de un informe que denunciaba casos de antisemitismo durante su mandato y falta de medidas para erradicarlo.

En concreto, los laboristas habían suspendido a Corbyn después de que éste asegurara que ese informe, hecho por la Comisión británica de Igualdad y Derechos Humanos (EHRC, por sus siglas en inglés), había "exagerado" la magnitud del antisemitismo en el partido.

En paralelo a esa suspensión, la formación también apartó en octubre a Corbyn del grupo parlamentario.

Al dar a conocer hoy su decisión, Starmer, que asumió el liderazgo  el pasado abril, dijo a través de Twitter que Corbyn perjudicó los esfuerzos de los laboristas para restablecer la confianza de la comunidad judía en la formación a la hora de hacer frente al antisemitismo.

Con la decisión de Starmer --que promete reabrir la guerra interna que sufre el partido--, Corbyn, líder entre 2015 y 2020, participará en la Cámara de los Comunes como independiente y no formará parte del grupo parlamentario laborista.

"Desde que fui elegido líder, mi misión ha sido la de erradicar el antisemitismo del Partido Laborista", añadió Starmer, quien, no obstante, aclaró que se "revisará" su decisión de no incorporarlo al grupo parlamentario.

En octubre, la Comisión de Igualdad y Derechos Humanos concluyó tras una pesquisa que en el seno del Laborismo se produjeron "interferencias políticas" al lidiar con las quejas por antisemitismo durante el mandato de Corbyn.

También comprobó que se cometió "acoso" contra aquellos que iniciaban esas quejas.

La Junta de Diputados de los Judíos Británicos, una organización que representa a la comunidad en el Reino Unido, consideró por su parte que la readmisión de Corbyn en el primer partido de la oposición ha sido "un paso atrás". EFE