El equipo Israel Startup Nation regresó a los entrenamientos

Post thumbnailFoto: Facebook de Israel Start-up Nation. Gentileza
El conjunto de ciclismo israelí retornó a los entrenamientos en medio de restricciones por el coronavirus más distendidas. El gran objetivo del equipo es la preparación para el Tour de Francia que comenzará el 29 de agosto.

Gracias a las bajas cifras de infecciones de Covid-19 en las últimas semanas, el Ministerio de Salud aprobó que ciertos deportes que se practican de manera grupal puedan retornar a sus prácticas y competencias siempre y cuando sigan las pautas establecidas.

Cabe mencionar que todas las actividades deportivas de profesionales y amateurs se suspendieron a mediados de marzo.

Foto: Facebook Startup Nation Israel


Guy Niv, ciclista de Israel Startup Nation expresó en su vuelta a las carreteras que "El equipo está haciendo todo lo posible para protegernos. Así que me siento bastante seguro".

“No tiene precio. Poder entrenar juntos, correr juntos en un sprint o trabajar a altas velocidades. Esto es algo para lo que no puedes entrenar solo o en casa. Te permite alcanzar niveles que de otro modo no podría alcanzar ", agregó Niv.

Mientras tanto, el propietario del equipo, Sylvan Adams, indicó: "Este es un testimonio de la gestión israelí astuta y progresista de esta pandemia y el número relativamente bajo de casos de nuestra nación". El empresario canadiense-israelí también se unió a los entrenamientos en Beit Hillel, al norte de Israel.

Sylvan Adams se ilusiona con la primera participación del equipo en el Tour de Francia (del 29 de agosto al 20 de septiembre). Adams sostuvo que "Esperamos mejoras similares en otros países, mientras nos preparamos para la reanudación de la temporada".



El equipo ha comenzado el primer campamento de entrenamiento organizado que incluye tres días de carreras intensivas en el norte de Israel. El campamento se lleva a cabo bajo reglas estrictas de distanciamiento social, el uso de máscaras y controles de temperatura corporal.

El joven ciclista israelí, Itamar Einhorn, agregó que “todo es mucho más estricto. Traes tu propio juego de botellas al paseo, y nadie más las tocará excepto tú".