El “Edmond” en la tranquila Galilea

Post thumbnail
Un oasis seguro para salir del encierro

Rosh Pina, una "moshavá" pequeña pero muy pintoresca, un sitio con gran encanto turístico y que por su entorno se convirtió en el sitio adecuado para recibir a los turistas que salen del encierro por el Coronavirus para recorrer sus callecitas, visitar sus galerías, cafeterías, restaurantes, y diversos centros comerciales. Justo a la entrada de la colonia se abrió el Hotel Edmond Rosh Pina para ofrecer precisamente toda la serenidad y magia de la Galilea. Desde el hotel se puede redescubrir las maravillas del norte, caminar por senderos naturales en flor y beber vino de calidad de las mejores bodegas norteñas. La experiencia de turismo y hospitalidad comienza en el camino antes de llegar al hotel, frente a las hermosas vistas de los Altos del Golán y la Galilea.

Rincón tranquilo.


Sitio web: www.edmond-hotel.co.il

El Edmond Rosh Pina es un hotel boutique con 60 confortables habitaciones diseñadas para el bienestar de los huéspedes. Ofrece ante todo la seguridad de cumplir sin esfuerzo todas las limitaciones exigidas por el Ministerio de Salud. Es un hotel pequeño pero con una muy amplia superficie, lo cual permite conservar la distancia necesaria. Se puede disfrutar de las íntimas salitas del vestíbulo que están separadas entre sí. Para quienes prefieran pasear y visitar sitios turísticos, los hay en gran cantidad,  y el personal del hotel podrá recomendar de acuerdo con las preferencias personales de cada huésped, ofreciendo información sobre rutas de senderismo y actividades en el norte. El alojamiento en el hotel es para adultos y niños mayores de 14 años, en régimen de media pensión.

Salas íntimas y bar.


Durante la estadía el huésped puede relajarse en la espectacular piscina, visitar el spa que se especializa en tratamientos únicos de relajación corporal y mental. También hay un gimnasio y un jacuzzi (cerrados en estos días). Hay tres salas para congresos o eventos privados, una sala de vinos, una confortable biblioteca, donde se puede descansar leyendo y un servicio personalizado para cada huésped. Se realiza un taller de vinos en la “sala de vinos” del hotel y luego se puede continuar la diversión en el “Lawrence Bar”, que ofrece bebidas y platos del chef del hotel.  El restaurante de chef “Victoria” está dividido en varias salas, lo cual también facilita las exigencias actuales. El menú está cuidadosamente diseñado, la comida se sirve de acuerdo con las limitaciones, todos los productos lácteos o de carnes son frescos, provienen de la Galilea y llegan directamente a su cocina, en donde reciben un toque de sofisticación europea.



En un encuentro con Omer Porat, gerente general del “Edmond Rosh Pina”, nos cuenta que tiene más de 20 años de experiencia en hotelería, pero hasta ahora en hoteles del sur del país. Esta fue su oportunidad de regresar al hogar del norte. Está muy ligado al concepto del “Edmond”, pues todo se construyó en un muy alto nivel, y se cuidaron hasta los más pequeños detalles. Se abrió a fin del 2019 y ahora funciona adecuándose a todas las exigencias del Código Violeta. Están atentos a diario a las indicaciones informadas en los medios.  El “Edmond” tiene la ventaja de ser un hotel ubicado justo en el cruce que lleva a todas las atracciones y ciudades norteñas.

Porat en la biblioteca.


Texto y fotos de Chiquita Levov