El Coronavirus y la cultura árabe del secreto

Post thumbnailFoto: Reuters
La calidad de los sistemas de salud en el mundo árabe varía de un país a otro. Se considera que Egipto y Sudán son los peores, mientras que EAU y Arabia Saudita son los más avanzados. Ya sea que sus servicios de salud domésticos sean de alta calidad o no muchos líderes árabes y miembros de las élites abordan de manera rutinaria sus necesidades de salud personal fuera de la región, generalmente viajando a los países occidentales con ese propósito. El estado de salud de los líderes árabes se trata como un secreto muy bien guardado.

La desinformación es un pilar de la gobernanza en la mayoría de los regímenes árabes.

Cualquiera que intente seguir los acontecimientos actuales en el mundo árabe podría creer que las familias reales y los líderes políticos nunca se enferman. La enfermedad entre los funcionarios se trata como un secreto de estado, posiblemente para evitar crear una imagen de debilidad que podría invitar a intentos de golpe de estado.

Incluso sin esa preocupación una imagen personal fuerte y respetada es muy valorada entre los líderes árabes, quienes hacen todo lo posible por preservarla. La mayoría de ellos se tiñe el cabello para minimizar la apariencia del envejecimiento. En el mundo árabe la vejez simboliza la debilidad, mientras que en la cultura occidental a menudo denota sabiduría y un rico sentido de la experiencia de la vida (Mahmoud Abbas, presidente de la Autoridad Palestina, es uno de los pocos líderes árabes que mantiene su color de cabello natural).

La enfermedad que le sucede a un líder árabe se mantiene rutinariamente en secreto para el público. En promedio, un líder árabe permanece en el poder durante unos treinta años. Casi siempre usan hospitales y atención médica fuera de sus fronteras. Lo hacen por dos razones: primero, no confían en sus sistemas locales de salud, y segundo, porque temen la imagen pública negativa que podría acompañar las noticias de la enfermedad del líder.

Muchos líderes árabes han buscado tratamiento médico en el extranjero. El ex presidente egipcio Hosni Mubarak estaba acostumbrado a recibir atención médica en Alemania, y la familia real hachemita jordana recibe su atención primaria de salud en el Reino Unido. El rey jordano Hussein fue tratado en Nueva York, y se sabe que las familias reales sauditas y kuwaitíes van a EE. UU. para recibir tratamiento médico. La lista continúa.

Un caso interesante que ilustra la desconfianza de los líderes árabes hacia el personal médico árabe, sin importar dónde se encuentren, es el caso del presidente argelino Abdelaziz Bouteflika. En septiembre de 2018, mientras recibía atención urgente en Ginebra, el personal del hospital suizo se sorprendió al ver al hermano de Bouteflika intervenir para mantener a un médico y una enfermera de origen tunecino y marroquí, respectivamente, lejos del líder argelino.

La gran mayoría de los medios de comunicación en los países árabes están controlados por el estado y sirven para proteger y preservar el régimen en el poder. A menudo hay un representante oficial del gobierno cuya función es mantenerse en contacto directo con los medios y autorizar la publicación de cualquier contenido que pueda ser sospechoso. Los servicios de inteligencia en los países árabes se establecieron, en gran medida, para proteger los regímenes de amenazas internas.

En el mundo árabe los medios no critican al gobierno, por el contrario, son portavoces del régimen. Cualquiera que se atreva a hablar en contra del régimen es probable que se encuentre en prisión o expulsado del país. Los ciudadanos que quieran expresar sus opiniones también deben tener mucho cuidado en las plataformas de redes sociales. Pueden enfrentar castigos severos e incluso la muerte por publicar opiniones críticas sobre el régimen.

Por el momento, los líderes árabes no tienen más remedio que quedarse en casa, incluso en los casos en que necesitan atención médica. Los países occidentales han cerrado sus fronteras para detener la propagación del coronavirus y sus hospitales están a su máxima capacidad. Incluso si un líder árabe lograra abandonar su país en este momento, los medios de comunicación, censurados por el régimen, probablemente informarían falsamente que todavía está en casa.

Actualmente circulan rumores en las redes sociales árabes que afirman que varios jefes de familias reales han abandonado sus países por temor a la infección por coronavirus. Incluyen al rey jordano Abdulá, sospechoso de ir a la Isla de la Ascensión, y al rey saudí Salman bin Abdulaziz al-Saud, de quien se dice que se encuentra en una isla en el Mar Rojo.

La información precisa sobre el Estado siempre es difícil de encontrar en el mundo árabe. La desinformación es un principio fundamental de la cultura política de los regímenes autoritarios árabes. Esto es particularmente evidente hoy, cuando es imposible obtener un sentido confiable de la verdadera extensión de la infección y muerte por coronavirus en el mundo árabe.

Fuente: Centro Begin-Sadat para estudios Estratégicos