El asesinato de Mohsen Fakhrizadeh: ¿Cuáles son las opciones del régimen iraní?

Post thumbnailMohsen Fakhrizadeh, Foto Agencia de Noticias Tasnim Wikipedia CC BY 4.0 2
El viernes pasado, el arquitecto del programa nuclear iraní, Mohsen Fakhrizadeh, fue asesinado en una operación bien organizada a 70 km de la ciudad de Teherán. Como comandante del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC), Fakhrizadeh encabezó la importante Organización de Investigación e Innovación Defensiva del Ministerio de Defensa, que llevó a cabo investigaciones sobre armas nucleares. Su asesinato refleja una gran brecha en la contrainteligencia iraní y podría indicar que los aparatos de inteligencia y seguridad del régimen se han visto comprometidos. Irán tendrá que responder al asesinato de Fakhrizadeh, pero probablemente lo hará de una manera que evite una guerra a gran escala.

El viernes 27 de noviembre de 2020, a las 18:17 hora local iraní, el Ministerio de Defensa y Logística de las Fuerzas Armadas (MDAFL) de la República Islámica de Irán emitió un comunicado de prensa en el que afirmaba que Mohsen Fakhrizadeh había sido asesinado. Confirmó que un automóvil que trasladaba a Fakhrizadeh había sido atacado y que resultó herido de muerte durante un tiroteo entre sus atacantes y su equipo de guardaespaldas.

La información sobre Fakhrizadeh es muy limitada. Su nombre completo era Mohsen Fakhrizadeh Mahabadi, y nació en 1957 o 1958 en la ciudad religiosa de Qom. Estaba casado y tenía tres hijos. Fue general de brigada del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC) y profesor de ingeniería nuclear. Estuvo vinculado con la Universidad Imam Hossein, que está dirigida por el IRGC.

Se cree que Fakhrizadeh fue el arquitecto del programa nuclear del régimen islámico, y se supone que su alias en las comunicaciones gubernamentales era el de Dr. Hassan Mohseni. Trabajó como científico senior en el MDAFL y anteriormente dirigió el Centro de Investigación Física (PRC) del ministerio. Debido a su papel vital en el programa nuclear de Irán, fue incluido en la lista de Foreign Policy de 2013 de las 500 personas más poderosas del mundo. Debido a la negativa de Irán a permitir que la Agencia Internacional de Energía Atómica (OIEA) entrevistara a Fakhrizadeh con respecto a su tiempo como jefe del PRC, el Consejo de Seguridad de la ONU lo sancionó en la Resolución 1747 (marzo de 2007).

En el momento de su asesinato, Fakhrizadeh era director de la Organización de Investigación e Innovación Defensiva (SPND). El SPND, con sede en Teherán, está supervisado por el MDAFL y se centra en la investigación de armas nucleares. (Da la casualidad que el asesinato de Fakhrizadeh tuvo lugar el mismo día en que comenzó el juicio en Bélgica de un diplomático iraní, Assadollah Assadi, acusado de conspirar para atacar con bomba una manifestación de la oposición iraní en 2018).

Fakhrizadeh fue asesinado aproximadamente a las 2:00 pm hora local en la ciudad de Absard, a 70 km de Teherán. Según la agencia de noticias Fars, una camioneta cerca del automóvil de Fakhrizadeh explotó simultáneamente con una andanada de disparos de un equipo de asesinos. El Ministro de Defensa iraní, el Gral. Brig. Amir Hatami, dijo en una entrevista que fue la explosión de la camioneta lo que causó las heridas fatales de Fakhrizadeh. Dijo que Fakhrizadeh fue atacado mientras "viajaba cerca de Teherán hoy" sin revelar exactamente a dónde se dirigía.

Se cree que el asesinato de Fakhrizadeh es el quinto asesinato de un científico relacionado con el programa nuclear iraní. La lista completa es la siguiente: Majid Shahriari (29 de noviembre de 2010); Dariush Rezaeinejad (23 de julio de 2011); Masoud Alimohammadi (12 de enero de 2012); Mostafa Ahmadi Roshan (11 de enero de 2012); y Fakhrizadeh (27 de noviembre de 2020).

No hay duda de que estos asesinatos, otros ataques al programa nuclear iraní, el asesinato de Qassem Soleimani y el reciente asesinato del número dos de al-Qaeda, Abu Muhammad al-Masri, en Teherán, constituyen colectivamente un grave fracaso de contrainteligencia por parte de Irán.

La eliminación de Fakhrizadeh fue muy profesional y bien planificada. Los asesinos tenían un conocimiento vital tanto del destacamento de seguridad de Fakhrizadeh como de su ruta. ¿Cómo fue esto posible?

Hay tres escenarios probables y que no se excluyen mutuamente. En primer lugar, podría ser que las organizaciones de contrainteligencia de Irán sean débiles, desestructuradas y muy aficionadas, y no puedan tomar ni siquiera las precauciones más básicas para asegurar su inteligencia y proteger a los funcionarios importantes. En segundo lugar, el conocimiento tecnológico del régimen puede ser tan deficiente que lo deje vulnerable a sus oponentes y/o a potencias extranjeras que pueden piratear bases de datos y redes importantes y, por lo tanto, mapear a personas y lugares sensibles. Y tercero, la comunidad de inteligencia del país podría verse comprometida. Si este es el caso, significa que individuos dentro de las organizaciones de inteligencia de Irán están revelando información directamente a los oponentes del régimen islámico.

Reacciones iraníes al asesinato

Poco después del asesinato de Fakhrizadeh, los funcionarios iraníes culparon a los "sionistas” y, como es costumbre, amenazaron a los enemigos de la República Islámica. El general de división Muhammad Bagheri, jefe del Estado Mayor de las fuerzas armadas, declaró que "a los autores del asesinato del mártir Fakhrizadeh les espera una severa venganza".

El comandante en jefe del IRGC, mayor general Hassan Salami, dijo que “los perpetradores serán severamente castigados”, mientras que el presidente del Tribunal Supremo Ebrahim Raisi escribió en un mensaje que se hará todo lo posible para castigar a los infractores. El presidente del parlamento iraní, Muhammad Bagher Ghalibaf, él mismo un comandante del IRGC, declaró: “Hoy, el camino del apaciguamiento está cerrado” y pidió venganza. El ministro de Inteligencia, Mahmoud Alavi, aseguró al pueblo iraní en un comunicado de prensa que el Ministerio "vengará la sangre del querido mártir de los perpetradores".

El día después del asesinato, el gral. brig. Esmail Gha'ani, comandante de la Fuerza Quds del IRGC, dijo en una declaración escrita que acompañaba el sentimiento de la familia de Fakhrizadeh y prometió “aliarse con todas las fuerzas que defienden la patria islámica para vengar la sangre de este querido mártir y todos los mártires de los terroristas y sus amos". El Líder Supremo emitió un comunicado exigiendo que quienes llevaron a cabo y planearon el asesinato deben ser "severamente castigados".

Los periódicos iraníes tuvieron diversas reacciones. Los periódicos de línea dura y vinculados al gobierno como Resalat e Irán, así como los periódicos centristas y pro reforma como Etemad, Ettelaat, Hamshahri y Shargh, utilizaron titulares bastante neutrales en sus portadas. Otros tres periódicos utilizaron titulares más conflictivos. El Vatan-e Emrooz (Patria Hoy) vinculado al IRGC imprimió en su portada: “Atacarán si no lo hacemos”. El conservador Kayhan publicó la declaración de Khamenei en su portada pidiendo el severo castigo de los involucrados en el asesinato. El Tehran Times, en idioma inglés, tenía un titular más largo en la portada que indicaba que se podían ver las huellas israelíes con el respaldo del gobierno "entrante estadounidense".

¿Cómo responderá el régimen islámico?

La eliminación de Fakhrizadeh es un gran revés y una vergüenza para la República Islámica. Como hasta ahora no ha podido vengar el asesinato de Qassem Soleimani, ahora habrá nuevas demandas de represalias. Entonces, ¿cuáles son las opciones del régimen?

No hacer nada no es una opción, y el régimen tendrá que actuar tanto en casa como en el extranjero. A nivel nacional, los próximos días —quizá semanas— podrían ver a agentes del Ministerio de Inteligencia arrestando a una o más personas bajo sospecha de tener vínculos con el asesinato. De acuerdo con el modus operandi del régimen, estas personas serán exhibidas en la televisión, admitirán trabajar para la inteligencia israelí y luego serán ejecutadas.

En lo que respecta a las opciones en el extranjero, el régimen tiene dos opciones: salvar la cara o ir a la guerra. El escenario uno es el más probable. Sin embargo, para demostrar que ha hecho algo, el régimen podría realizar una operación limitada en la que los proxies [apoderados] iraníes disparen misiles o granadas de mortero contra Israel. De esta forma Teherán demostrará que ha tomado represalias y, por tanto, salvará las apariencias. Detrás de la escena, Irán, por supuesto, continuará sus actividades malignas contra Israel y otros países considerados enemigos de la República Islámica.

El escenario dos implicaría un ataque iraní serio en la línea de operaciones coordinadas contra embajadas israelíes, el lanzamiento por Hezbolá de cohetes más poderosos contra Israel, ataques contra las fuerzas estadounidenses en la región o el lanzamiento de misiles en los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita. Estos escenarios más extremos son muy poco probables, ya que pondrían a Teherán al borde de una guerra total, un resultado que el régimen no quiere en la actualidad. Si bien Irán probablemente responderá al asesinato en algún momento de una manera más amplia (como en el caso del ataque a la base aérea de Ayn Assad en Bagdad, que fue una respuesta al asesinato de Soleimani), esto probablemente ocurrirá después de que Joe Biden haya prestado juramento como presidente de los Estados Unidos. Hasta entonces, puede que Teherán muestre moderación.

Ya hay indicios de que Irán no actuará demasiado precipitadamente. El día del asesinato, el gral. brig. Hossein Dehghan, un destacado comandante del IRGC, candidato presidencial para las elecciones de 2021 y actual asistente militar del Líder Supremo, escribió en Twitter: “En los últimos días de la vida política de su aliado en el juego, los sionistas buscan intensificar y aumentar la presión sobre Irán para librar una guerra total”. Después de escribir un proverbio iraní sugiriendo que la paciencia es importante y uno no debe apresurarse en las cosas, Dehghan concluyó: "¡Descenderemos como un rayo sobre los asesinos de este mártir oprimido y haremos que se arrepientan de sus acciones!" Al día siguiente del asesinato, el presidente Hassan Rouhani, en una reunión en la Sede Nacional para el Manejo de la Enfermedad del Coronavirus, mencionó el asesinato de Fakhrizadeh y afirmó que "las autoridades pertinentes responderán a este crimen de manera oportuna y adecuada".

Fuente: BESA Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos

El Dr. Ardavan Khoshnood, asociado no residente del Centro BESA, es criminólogo y científico licenciado en Análisis de Inteligencia. También es profesor asociado de medicina de emergencia en la Universidad de Lund en Suecia.