El asesinato de Fakhrizadeh: consideraciones y consecuencias

Post thumbnailFuneral de Mohsen Fakhrizadeh Foto: Fars New Agency CC BY 4.0 vía Wikimedia
El asesinato del "padre de la bomba iraní" ha dañado el programa nuclear de Irán, pero quienquiera que esté detrás de la operación aparentemente tenía motivos adicionales. El éxito potencial de estos otros objetivos depende en parte de la respuesta de Irán al asesinato, que puede ser dolorosa y costosa. ¿Cómo debería actuar Israel en este "período de espera", mientras la República Islámica lo señala con el dedo acusador?

El asesinato de Mohsen Fakhrizadeh invita a seis preguntas: ¿Quién es el responsable del hecho? ¿Cuál era el objetivo? ¿Por qué ahora? ¿Cuáles son las consecuencias del asesinato? ¿Cómo responderá Irán? ¿Cuál es la política recomendada para Israel a la luz de este desarrollo? Este artículo sostiene que, salvo consideraciones políticas estrechas, quienquiera que ordenó el asesinato de Fakhrizadeh aparentemente trató de lograr tres objetivos estratégicos: dañar el programa nuclear de Irán; obstruir el regreso de la administración Biden al acuerdo nuclear; y quizás, aunque menos probable, alentar una escalada que resultaría en un ataque estadounidense a los sitios nucleares de Irán. El primer objetivo parece haberse logrado, aunque la respuesta al asesinato aún está por delante y puede tener un elevado precio. El logro de los otros dos objetivos depende en gran medida de la respuesta iraní, pero en cualquier caso, estos son objetivos de largo alcance con menos posibilidades de realización.

El año 2020 comenzó con el asesinato del general de la Guardia Revolucionaria Qassem Soleimani, y se acercó a su fin con el asesinato del general de la Guardia Revolucionaria Mohsen Fakhrizadeh. Soleimani era el comandante de la Fuerza Quds y dirigió el esfuerzo estratégico de Irán por la hegemonía regional, principalmente a través de la diplomacia subversiva, la guerra por medio de apoderados (proxies) y la proliferación de armas. Fakhrizadeh dirigió el segundo esfuerzo estratégico de Irán: la búsqueda de armas nucleares.

El asesinato de Fakhrizadeh invita a seis preguntas: ¿Quién es responsable del acto? ¿Cuál era el objetivo? ¿Por qué ahora? ¿Cuáles son las consecuencias del asesinato? ¿Cómo responderá Irán? ¿Cuál es la política recomendada para Israel a la luz de este desarrollo?

Estados Unidos asumió la responsabilidad pública por el asesinato del general Qassem Soleimani y, en respuesta, sufrió un aluvión de misiles iraníes disparados contra una base estadounidense en Irak. No se asumió ninguna responsabilidad por el asesinato de Fakhrizadeh o por las acciones tomadas contra objetivos iraníes durante el verano pasado, sobre todo el ataque a la instalación de centrifugadoras avanzadas en Natanz. Aunque el Pentágono respondió "sin comentarios" sobre el asesinato de Fakhrizadeh, fuentes de inteligencia en Estados Unidos señalaron una vez más a Israel como responsable. Israel no dio una respuesta oficial, pero el primer ministro Benjamin Netanyahu dijo que "no podía revelar todo" relacionado con sus acciones la semana pasada. Irán, por su parte, ha culpado directamente a Israel, prometiendo una respuesta "en el momento y lugar apropiados". Los atentados anteriores contra las vidas de científicos nucleares iraníes también se han atribuido a Israel y, en respuesta, Irán trató de atacar las embajadas israelíes en India y Tailandia. Algunos de los perpetradores de los ataques planeados fueron liberados recientemente a cambio de la liberación de una ciudadana australiana arrestada en Irán.

Israel y Estados Unidos han trabajado juntos en el pasado para combatir el programa nuclear de Irán, por ejemplo, con la penetración del gusano informático Stuxnet en las instalaciones de enriquecimiento de uranio en Natanz, aunque difieren en sus enfoques de la actividad ofensiva de este tipo. El ataque de Israel al reactor nuclear en Siria en 2007 se produjo con el conocimiento de Washington e incluso con su bendición. Sin embargo, no debe inferirse de los eventos ocurridos poco antes del asesinato, incluida la visita del secretario de Estado Mike Pompeo a Israel y a otras partes de la región, y la reunión (filtrada) entre Netanyahu y el príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, que la operación en Teherán fue coordinado entre todas las partes. Al mismo tiempo, es muy probable que esta vez también, Israel no sorprendiera a la administración estadounidense, e incluso recibiera su bendición.

El asesinato de Fakhrizadeh presumiblemente tenía la intención de lograr una serie de objetivos comunes para el gobierno israelí y la administración Trump. El asesinato ciertamente tenía la intención de infligir un daño directo al futuro del programa de armas nucleares de Irán, en el que Fakhrizadeh desempeñó un papel clave: las armas nucleares iraníes eran la misión de su vida. Cuando el programa nuclear militar de Irán fue suspendido tras la invasión estadounidense de Irak en 2003, Teherán decidió alcanzar el umbral nuclear a través del camino civil. Fakhrizadeh, quien dirigió el equipo de armas ilícitas, que no ha tenido ni tiene una pantalla civil, conservó su conocimiento en varias organizaciones e instituciones. Si hay un programa iraní secreto de armas, ahora ha sufrido una grave daño, y lo mismo puede decirse de la infraestructura de armas nucleares de Irán, que espera un renovado lanzamiento.

El daño al esfuerzo de armas nucleares, que los expertos consideran muy significativo, no se debe necesariamente a la pérdida de conocimiento científico, sino a la pérdida del liderazgo del proyecto, la experiencia de gestión y el acceso al escalón político más alto de Irán, que fueron los activos destacados de Fakhrizadeh. Es posible que su partida alargue el tiempo que Irán necesita para avanzar u obtener armas nucleares, cuando se decida por esta ruta. Aquellos con tal liderazgo, gestión y habilidades profesionales son pocos y distantes entre sí, y su pérdida deja un vacío que es difícil de llenar. De hecho, parece que Mohsen Fakhrizadeh se suma a otros como Imad Mughniyeh y Qassem Soleimani, cuyos cargos fueron ocupados pero no pudieron ser reemplazados. También se puede suponer que su asesinato va acompañado de un efecto disuasivo sobre otros científicos en el proyecto actual y futuro. Después de asesinatos anteriores en Irán, incluido el asesinato del alto operativo de Al Qaeda Abdullah Ahmad Abdullah en Teherán en agosto, este caso apunta nuevamente al régimen iraní su vulnerabilidad y la profunda penetración del enemigo en su propio seno. Si bien en todo el mundo, incluida Europa, ha habido condenas del asesinato como un acto de terrorismo contra civiles, quizás sea más apropiado tratarlo como una operación ofensiva contra un oficial clave en un sector estratégico, llevada a cabo en un territorio gris, donde Irán y sus rivales están librando una campaña estratégica larga y de baja intensidad, en la zona gris entre la guerra y la paz.

Trump re-tuitea el informe de un periodista israelí sobre el asesinato, en hebreo e inglés.


En cuanto a la administración estadounidense, parece que el presidente Trump está decidido a dejar un legado significativo e impresionante de ataques contra los arquitectos de amenazas clave en el Medio Oriente: por parte de Irán, la proliferación nuclear, el terrorismo y la búsqueda de la hegemonía regional (Fakhrizadeh y Soleimani); y sobre el terrorismo radical sunita (el líder de ISIS Abu Bakr al-Baghdadi, quien fue asesinado por Estados Unidos en octubre de 2019; y la eliminación de Abdullah Ahmad Abdullah antes mencionada). Recientemente, y quizás incluso más desde la derrota de Trump en las elecciones presidenciales, la administración ha impuesto crecientes sanciones a Irán y sus aliados a lo largo del eje de Teherán a Beirut. Está claro que en lo que resta de su mandato, la política de "máxima presión" que ha aplicado contra Irán no producirá ningún logro político real más que una pesada carga sobre el régimen, que reduce los recursos que puede asignar para expandir su política regional e influir y consolidar su poder militar. Por tanto, el asesinato de Fakhrizadeh, sumado a la presión de las sanciones por parte de Estados Unidos, puede agravar las condiciones de apertura que enfrenta la administración Biden cuando se trata de reanudar el contacto con Irán, ya sea por un endurecimiento de las posiciones de Irán o por su posible respuesta a las acciones emprendidas en su contra. . Netanyahu, por su parte, está decidido a usar el resto del mandato de Trump para obtener logros finales bajo sus auspicios, incluso a costa de abrir sus relaciones con la administración Biden con un tono discordante. Y como los vientos electorales vuelven a soplar en Israel, no se puede descartar que las consideraciones políticas también influyeron en la decisión sobre el momento del asesinato de Fakhrizadeh.

Sin embargo, es evidente que el asesinato fue programado para aprovechar los vientos finales de apoyo en la administración estadounidense saliente, anticipando y neutralizando las esperadas barreras a dicha actividad en la administración entrante de Biden e influyendo en su margen de maniobra. La operación también se programó para reducir el riesgo de una respuesta ofensiva iraní significativa en el corto plazo, dados los temores en Teherán de una reacción ofensiva exagerada por parte de la administración Trump, y el deseo iraní de facilitar la reanudación del contacto con la administración de Biden. Algunos incluso llegan a interpretar el asesinato como un intento israelí-estadounidense de arrastrar a Irán a una "emboscada estratégica", es decir, provocar una dura respuesta que proporcione a la administración Trump un pretexto para atacar las instalaciones nucleares de Irán. Esta teoría se basa en informes de que el presidente Trump consultó a sus asesores acerca del tema, así como en los refuerzos reportados de portaaviones y bombarderos estadounidenses a la región. Sin embargo, todo esto también puede verse como medidas destinadas a disuadir a Irán de una escalada mientras Estados Unidos reduce su presencia terrestre en la región, y no necesariamente como evidencia de una intención estadounidense de escalar.

¿Cuál será la respuesta iraní?

El régimen iraní ha culpado a Israel por el asesinato, liberándose así de tener que atacar objetivos estadounidenses y arriesgarse a una poderosa retaliación. Sin embargo, prometió tomar represalias como venganza y como disuasión de nuevos asesinatos. Irán puede optar por atacar figuras y objetivos israelíes en Israel y en el extranjero, dadas las limitaciones de su capacidad para dañar el territorio israelí desde los teatros operativos de sus patrocinados (Líbano, Siria, Irak y Yemen) y las graves consecuencias en las que incurriría tal acción. Cuando Irán mira hacia la era Biden, puede retrasar su misión de venganza, a pesar de los pedidos de una respuesta inmediata. Las esperadas respuestas no militares iraníes se encuentran en el área del programa nuclear. El parlamento iraní, el Majlis, ha tomado una decisión no vinculante para aumentar el porcentaje de enriquecimiento al 20 por ciento, colocar centrifugadoras avanzadas en sitios de enriquecimiento, reconstruir un reactor de agua pesada e incluso retirarse del Protocolo Adicional de la Agencia Internacional de Energía Atómica (OIEA). También se propusieron medidas que restringen a los inspectores del OIEA, acusados ​​de revelar los detalles de los científicos nucleares asesinados, así como acciones diplomáticas contra los responsables del asesinato.

¿Qué debería hacer Israel?

Primero, es importante que el Israel oficial sea consciente de que “el silencio es oro” y evite guiños e insinuaciones. El gobierno israelí debe asumir que la respuesta iraní se dirigirá principalmente contra Israel y, por lo tanto, debe comprometerse con la vigilancia de inteligencia y la preparación operativa inmediata en las matrices de defensa, incluso desde el Mar Rojo. Es necesario prepararse para la posibilidad de que Irán utilice sus misiles del Líbano, Siria, Irak y Yemen para apuntar a Israel, así como a objetivos israelíes en el exterior. Aunque el número de israelíes en el extranjero ha disminuido significativamente debido a la pandemia de coronavirus, los Acuerdos de Abraham aumentarán los objetivos israelíes disponibles en los países del Golfo. En estos contextos, la coordinación con Estados Unidos es importante, como socio esencial y como multiplicador del poder de inteligencia, operacional y diplomático. Incluso ahora, los canales de comunicación deben abrirse con los altos funcionarios entrantes del gobierno de Biden, ya que se espera que la crisis continúe durante su mandato. No solo deberían estar en la agenda los científicos nucleares y las dimensiones militares del proyecto iraní, sino también la infraestructura de enriquecimiento, la acumulación de arsenales de uranio, la reducción del tiempo para una adquisición de las armas, las opciones para frustrar el programa nuclear de Irán, la estrategia general para prevenir armas nucleares en Irán, y la cooperación general entre Israel y Estados Unidos en los próximos años, incluido el contexto crítico del programa nuclear de Irán.

En conclusión, salvo consideraciones políticas estrechas, quienquiera que ordenó el asesinato de Fakhrizadeh aparentemente trató de lograr tres objetivos estratégicos: dañar el programa nuclear de Irán; obstruir el regreso de la administración Biden al acuerdo nuclear; y quizás, aunque menos probable, alentar una escalada que resultaría en un ataque estadounidense a los sitios nucleares de Irán. El primer objetivo parece haberse logrado, aunque la respuesta al asesinato aún está por delante y puede tener un precio elevado. El logro de los otros dos objetivos depende en gran medida de la respuesta iraní, pero en cualquier caso, estos son objetivos de largo alcance con menos posibilidades de realización.

Fuente: INSS Institute for National Security Studies