El acuerdo China-Irán: un globo de ensayo con un mensaje claro

Post thumbnailXi Jinping y Hassan Rouhani. Captura de pantalla del video de YouTube
Malogrado por las severas sanciones de Estados Unidos y una recesión económica mundial, Irán ha descubierto una nueva arma: aire caliente en forma de un acuerdo de cooperación con China que envía mensajes a sus oponentes. China, aunque con menos dificultades económicas, también ve virtud en este acuerdo.

Un enorme acuerdo de cooperación chino-iraní de 25 años ha demostrado ser un buen negocio. Una gran cantidad de artículos, análisis y comentarios de expertos aseguran que los mensajes de los dos países se emiten en voz alta y clara.

Beijing y Teherán han aportado pruebas para mantener viva esta historia: numerosos acuerdos firmados por los presidentes Xi Jinping y Hassan Rouhani durante la visita del líder chino a Oriente Medio en 2016, de implementarse, ampliarían las relaciones económicas entre los dos países por un factor de 10 veces, a $600 mil millones y mejoras significativas en la cooperación militar.

Esos acuerdos, que señalaron una posible inclinación de China hacia Irán, se concluyeron en un momento en que se preveía una reducción significativa de las sanciones de Estados Unidos contra Irán, como parte del acuerdo internacional de 2015 que frenó el programa nuclear de Irán.

Esas esperanzas se desvanecieron cuando el presidente Donald Trump se retiró del acuerdo en 2018 y volvió a imponer sanciones paralizantes. Desde entonces, China ha cumplido, en general, las restricciones de Estados Unidos.

Irán apareció este mes para poner carne en el esqueleto de un acuerdo entre Beijing y Teherán, al filtrar un supuesto borrador final de un amplio acuerdo de asociación de 25 años que prevé hasta $400 mil millones en inversión china para desarrollar los sectores de petróleo, gas y transporte de Irán. El problema es que no hay nada definitivo sobre el borrador. Es poco más que un globo de ensayo.

Eso está bien en lo que respecta a Teherán y Beijing, incluso si a ambos les gustaría cooperar en una escala mucho mayor, si las circunstancias geopolíticas lo permitieran. Por ahora, queda un largo camino de negociación para la conclusión de un acuerdo. Ciertamente, aún no está listo para la implementación.

Sin embargo, eso no significa que no haya una ventaja inmediata.

Al alimentar la habladuría sobre un acuerdo inminente, Irán está señalando a Europa y a una posible Administración de Biden, después de las elecciones presidenciales de noviembre en Estados Unidos, que las políticas estadounidenses y europeas podrían llevar la República Islámica a los brazos de Beijing. También le permitió a Irán darle una bofetada a Arabia Saudita al sugerir que cuando las papas quemen será a Teherán y no Riad a donde recurrirá China.

China capitalizó la fanfarronería de Irán al amplificar sus mensajes hacia Estados Unidos y el reino. Oficialmente, China se limitó a una reacción sin compromiso y comentarios semioficiales discretos.

El portavoz del ministerio de Exteriores, Zhao Lijian, un exponente del nuevo enfoque más asertivo de la diplomacia recientemente adoptado por China, fue excepcionalmente discreto en su comentario. “China e Irán disfrutan de una amistad tradicional, y las dos partes han estado en comunicación sobre el desarrollo de las relaciones bilaterales. Estamos listos para trabajar con Irán para avanzar constantemente en la cooperación práctica”, dijo Zhao.

El erudito de Medio Oriente, Fan Hongda, argumentó en el Shanghai Observer, un periódico secundario del partido comunista, que el acuerdo, aunque no está cerca de su implementación, destaca "un momento importante de desarrollo", en un momento en que las tensiones entre Estados Unidos y China han permitido que Beijing preste menos oídos a las políticas estadounidenses.

Al decir esto, Fan se hizo eco de la advertencia de China de que Estados Unidos estaba arriesgando mucho al aumentar las tensiones entre las dos economías más grandes del mundo y podría llevar a China al punto en que ya no considere que sea prohibitivamente alto el costo potencial de contrarrestar la política estadounidense.

La respuesta de China también amplificó su mensaje a los Países del Golfo. Los académicos con estrechos vínculos con el Gobierno han sugerido que la recesión económica, que afecta los lazos económicos de China con la región podría persuadir a Beijing de limitar aún más su exposición, si los Países del Golfo no logran encontrar una manera de involucrarse con Irán de una manera que reduzca las tensiones.

"Para China, Medio Oriente siempre está en un muy distante segundo plano de sus estrategias globales. […] COVID-19, combinado con la crisis del precio del petróleo, cambiará drásticamente el Medio Oriente. [Esto] cambiará el modelo de inversión de China en Medio Oriente", dijo Niu Xinchun, director de Estudios del Medio Oriente en los Institutos de Relaciones Internacionales Contemporáneas de China (CICIR por sus siglas en inglés), ampliamente considerado como el grupo de expertos más influyente de China.

En julio, en un interesante giro que podría indicar el apetito de China por jugar pronto la carta iraní, Irán descartó a India como socio en el desarrollo de una línea ferroviaria desde su puerto de aguas profundas de Chabahar, respaldado por India, debido a retrasos en la financiación india. La Administración Trump había eximido a Chabahar de su régimen de sanciones.

El ministro iraní de Transporte y Desarrollo Urbano, Muhammad Eslami, inauguró recientemente la colocación de vías para los primeros 628 kilómetros de la línea, que finalmente unirá Chabahar con Afganistán. Las autoridades iraníes dijeron que Teherán financiaría la línea ferroviaria, pero tanto China como Irán han expresado su interés en vincular Chabahar con Gwadar, el puerto del mar Arábigo respaldado por China, a unos 70 kilómetros de la costa en Pakistán. La recesión económica, como resultado de la pandemia, ha reavivado las dudas sobre la viabilidad de Gwadar, una joya de la corona del Corredor Económico de China- Pakistán (CPEC por sus siglas en inglés), de aproximadamente $60 mil millones, la mayor inversión relacionada con la iniciativa Belt and Road de China (BRI por sus siglas en inglés).

En una indicación de que Estados Unidos no ve un acuerdo entre China e Irán que pueda cambiar el juego inminentemente, la Administración Trump se ha apegado a su política de larga data hasta el momento.

"Estados Unidos continuará imponiendo costos a las empresas chinas que ayudan a Irán, el mayor patrocinador estatal del terrorismo en el mundo", dijo un portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos.

Fuente: BESA Centro Begin-Sadat para Estudios Estratégicos

El Dr. James M. Dorsey, asociado senior no residente en el Centro BESA, es investigador principal de la Escuela de Estudios Internacionales S. Rajaratnam de la Universidad Tecnológica Nanyang de Singapur y codirector del Instituto de Cultura de Fans de la Universidad de Würzburg.