“Ein Keshatot”: paseos nocturnos de verano

Post thumbnail
La milenaria sinagoga en los Altos del Golán

En los calurosos días del verano israelí, una de las regiones más atractivas para pasear es la de los Altos del Golán, excelente por su clima y por las numerosas atracciones estivales que ofrece. Entre éstas, es obligación conocer “Ein Keshatot” un sitio arqueológico de los Altos del Golán en donde se halla entre otras ruinas, la sinagoga milenaria que es un verdadero tesoro del patrimonio nacional. En los meses de verano (julio y agosto), este sitio organiza recorridos con linternas, lo cual significa disfrutar de una visita nocturna entre las antigüedades del pueblo, la sinagoga y los arcos auténticos de hace 1500 años.  Por la noche, se realizan recorridos guiados con lápidas y linternas, los lunes martes y miércoles a las 20 horas. La entrada al sitio se adecua a las pautas actuales.

La sinagoga iluminada.


Puede haber cambios sujetos a nuevas regulaciones del Ministerio de Salud. Las entradas deben reservarse con antelación en el sitio web, donde también hay más información sobre días, horarios y actividades: www.einkshatot.org.il

El altar.


“Ein Keshatot”  es el sitio arqueológico de los Altos del Golán que se abrió al publico hace dos años, tras 15 años de la reconstrucción de la muy antigua sinagoga ubicada en Umm Al Kanatir o en hebreo Ein Keshatot (La madre de los Arcos). Se trata de un muy antiguo asentamiento judío de la era bizantina, que tuvo la suerte de pasar desapercibido por años, lo cual contribuyó a su excelente preservación. Una aldea ubicada a los pies de un monte de basalto, sobre una roca escalonada que mira hacia el profundo canal del Río Samaj. A juzgar por los hallazgos se trata de una aldea judía que se fundó alrededor de 100 años A.C. Se hallaron los restos completos del templo derrumbado, y se reconstruyó con sus propias auténticas piedras, a través de un sistema técnico muy avanzado.

Vista nocturna del centro de visitantes.


Durante la visita se incluyen otras actividades, como el simpático cortometraje explicativo que se ofrece en varios idiomas, inclusive el español. Se camina entre las antiguas y reconstruidas ruinas del pueblo, se pasa por las vertientes, los arcos antiguos y lo más importante, se puede visitar la antigua sinagoga, todo con guía profesional. Se invirtieron unos 3 millones de shekels para reconstruir todo este sitio y el lujoso centro de visitantes que se encuentra en lo alto de la montaña y las ruinas, todo ello dentro de un estandarte muy alto, lo que lo convierte en un sitio turístico especial. Para visitantes comunes hay escaleras y senderos muy cómodos y con vistas extraordinarias.  Para quienes tienen dificultades para caminar o quienes utilizan sillas de ruedas hay mucha accesibilidad gracias a rutas especiales y ascensores.

Los arcos milenarios.


Texto y fotos de Chiquita Levov.