EEUU levanta las restricciones a Pollard: el exespía puede viajar a Israel

Post thumbnailJonathan Pollard y su esposa Elaine Zeitz Foto archivo: REUTERS/Lucas Jackson
La Comisión de Libertad Condicional del Departamento de Justicia de Estados Unidos se negó a extender el régimen de libertad condicional y otras restricciones impuestas a Jonathan Pollard, quien fuera condenado en el pasado por espionaje a favor de Israel, dijeron sus abogados. Por consiguiente, Pollard es libre ahora de viajar al Estado judío.

Pollard, de 66 años, manifestó su “aprecio y gratitud” al embajador de Israel en Estados Unidos, Ron Dermer, por su ayuda para poner fin al régimen de libertad condicional.

Cuando Pollard fue excarcelado, en 2015, tras cumplir 30 años de su condena a cadena perpetua por trasferir información clasificada a Israel; la Comisión de Libertad Condicional, que analizó su caso, le impuso estrictas pautas de libertad condicional por un período de cinco años.

Pollard tenía prohibido abandonar su casa entre las 19:00 horas y las 7:00 horas, era monitoreado por un dispositivo de GPS y tenía prohibido salir de Estados Unidos. El viernes, finalizó ese período de cinco años.

La decisión parece poner punto final a la saga que desencadenó la crisis más grave de las últimas décadas entre EE. UU. e Israel, que amenazó la íntima cooperación militar entre ambos países.

Pollard “es libre de viajar a cualquier lugar, incluido Israel, para su residencia temporal o permanente, según lo desee”, expresaron sus abogados, Jacques Semmelman y Eliot Lauer.

"Quiere venir a Israel, pero su esposa está recibiendo quimioterapia, así que incluso si se le permitiera, no podría irse de inmediato. Va a llevar tiempo", dijo a la Radio del Ejército (Galei Tzáhal), Pesach Lerner, quien ha sido el rabino de Pollard durante los últimos veinticinco años.

Alan Dershowitz, quien fue abogado de Pollard, en el pasado, le apuntó a la emisora estatal israelí Kan, que estima que el exespía israelí vendrá al país antes de la festividad de Janucá (entre el 10 y 18 de diciembre), y subrayó que Israel no debería festejar su llegada porque se trata de un asunto humanitario y no político.

Deshowitz añadió que el presidente Donald Trump no estuvo involucrado en la decisión del Ministerio de Justicia norteamericano de retirarle las restricciones de movimiento.