Día Mundial del Retrete: conoce 6 inodoros antiguos de Israel

Post thumbnailUna piedra de la Era de Bronce descubierta en la Ciudad de David en Jerusalén se ve notablemente similar a los baños modernos. Foto: Ovedc Wikimedia CC BY-SA 3.0
Hay piezas construidas dentro de un antiquísimo templo y letrinas públicas romanas. También sistemas de la era otomana. El país está lleno de fascinantes baños.

El 19 de noviembre se celebra el Día Mundial del Retrete establecido por las Naciones Unidas para crear conciencia sobre los desafíos del saneamiento en todo el planeta.

Para conmemorar el evento especial, ISRAEL21c analizó la situación sanitaria en la Tierra de Israel durante los últimos dos milenios y descubrió mucho sobre los mejores inodoros antiguos descubiertos por los arqueólogos.

A continuación, una lista con los retretes más sorprendentes:

  1. Ciudadela de David – Jerusalén (Edad del Bronce)


En la Ciudadela de David en Jerusalén fueron hallados magníficos restos de inodoros y, aparentemente, no ha sido una coincidencia.

“¿Dónde encontramos baños? Ciertamente en la Ciudadela de David, que fue la capital del Reino de Judea. Obviamente la población rica siempre vive en la capital”, explicó el arqueólogo Saar Ganor de la Autoridad de Antigüedades de Israel (IAA).

Ganor añadió que en la antigüedad, el hecho de tener inodoros era algo relacionado con las clases altas. “La gente sencilla creaba letrinas con materiales como la madera, cuyos restos desaparecieron, o utilizaba otras formas como cavar un hoyo en el suelo”, añadió el especialista.

Los sanitarios que quedaron en pie están hechos de piedra y se parecen mucho a los de cualquier casa pero, claro está, no funcionan.

“En estos períodos de tiempo, tenemos algunos ejemplos de piedras cuyo contorno suele ser cuadrado y tienen entre 30 y 40 centímetros de altura, como una especie de cubo grande con un agujero en el centro que llega hasta el fondo. A veces, en su frente hay un conducto en el que se puede imaginar para qué se usó o, alternativamente, otro agujero. En la mayoría de ellos hay una especie de cincelado en la parte superior del asiento. Es típicamente un retrete porque alguien puede sentarse y hay un hoyo en el medio”, indicó el arqueólogo, que añadió que “los humanos no hemos cambiado la forma de defecar”.

  1. Laquis (Edad del Bronce)


Un inodoro de piedra hallado dentro del templo del Santísimo Sitio de Laquis. Foto: Clara Amit/Autoridad de Antigüedades de Israel


Durante el período del Primer Templo, la ciudad de Laquis en los montes de Judea, fue superada en esplendor e importancia solo por Jerusalén, entonces capital del reino. Como tal, Laquis tenía una población rica y noble que usaba sanitarios de piedra.

“Hallamos una piedra bastante grande dentro de la puerta de la ciudad de Laquis, de algo así como medio metro por medio metro y 40 centímetros de alto. También tiene un cincelado en forma de asiento en la parte superior y un conducto en la parte delantera”, le dijo Ganor a ISRAEL21c.

La piedra fue hallada dentro del templo de la puerta de la ciudad. Sí, en un lugar sagrado. Pero, ¿cómo un objeto tan impuro como un inodoro encontró su camino hacia tal santidad? De acuerdo con Ganor, la relación tiene que ver con la reforma religiosa y política.

Cuando el rey Ezequías subió al trono, hizo de Jerusalén el centro de todo y ordenó limitar al resto de los templos y la adoración fuera de la capital. Allí, el santuario de Laquis perdió importancia.

“Aparentemente, la forma de cancelar el templo de la puerta de la ciudad era colocar un inodoro en ese lugar santo para que no se utilizara más”, explicó el especialista.

Los lugareños, horrorizados, ni siquiera contemplaron usar el nuevo baño: las pruebas de suelo no pudieron detectar los restos de bacterias en las heces como las que se encuentran alrededor de los baños en Ir David. “Sellaron el sitio y el inodoro esperó 2.700 años para que lo desenterráramos”, relató Ganor.

  1. Beit She’an (período romano)


Un enorme baño público de la época romana descubierto en Beit She’an. Foto: Peter Gendelman/Autoridad de Antigüedades de Israel


Si bien en el período romano las letrinas conectadas a un sistema de saneamiento eran una comodidad de clase alta, la gente común podía hallar esto en los baños públicos.

Los más grandes que se han descubierto en Israel se encuentran en Beit She’an, junto a grandes baños públicos. Allí podrían sentarse cómodamente decenas de personas.

“Por lo general, los baños eran una habitación no siempre pequeña que tenía un canal profundo que corría a lo largo de sus paredes. Se trataba de un sistema de descarga que sacaba todos los excrementos. Arriba tenían asientos de piedra normales, pero en muchos casos eran de mármol, algo emparentado con los inodoros actuales, con un bonito y ordenado orificio”, detalló Peter Gendelman, arqueólogo de la IAA.

Gendelman contó que había canales superiores orientados a la limpieza. Antes del uso del papel higiénico, los asistentes a los baños sumergían una esponja atada a un palo en el agua dulce para limpiarse el trasero.

“Estos baños públicos urbanos dan fe de una planificación urbana de alto nivel. Estos, así como los privados, debían estar ubicados donde hubiera flujo de agua las 24 horas del día, los siete días de la semana. Es que se requería una conexión tanto a los sistemas de agua como a los de drenaje público”, explicó Gendelman.

  1. Cesárea (período romano)


Un elegante baño descubierto en la rica ciudad romana de Cesárea. Foto: Peter Gendelman/Autoridad de Antigüedades de Israel


Algunos baños de casas privadas de la era romana fueron descubiertos en palacios e instalaciones públicas en la ciudad de Cesárea. Uno incluso tenía columnas de mármol y paredes pintadas, pero en realidad no representa el estilo de vida de la población en general.

“La mayoría de la gente probablemente usó orinales o simplemente hacía sus necesidades en algún lugar exterior a las casas”, indicó Gendelman.

La orina de la gente no se desperdiciaba: era recolectada para los curtidores, que usaban el amoníaco que se encuentra en ella para eliminar el pelo de las pieles, una práctica que se prolongó hasta el siglo XIX.

Gendelman añadió que hay fuentes que describen cómo en la antigua Roma, unos ruidosos carritos pasaban temprano en la mañana para recolectar orina, de una manera no muy diferente a los camiones de basura de la actualidad.

«Si tuvo lugar en la capital del imperio, entonces también debe haber sucedido en otros lugares», indicó el arqueólogo. Esto permite evocar imágenes de carros de orina pasando por las calles de Cesárea.

  1. Fosa séptica – Yafo (período otomano)


El interior de un tanque séptico introducido en los nuevos barrios de Yafo a finales del siglo XIX. Foto: Yoav Arbel/Autoridad de Antigüedades de Israel


Respecto a Palestina otomana de finales del siglo XIX y principios del XX , los hallazgos arqueológicos son más difíciles de encontrar porque muchos edificios de esa época fueron renovados y forman parte de otros contemporáneos.

Sin embargo, existen algunos ejemplos de plomería de la vieja escuela, especialmente en Yafo, al sur de Tel Aviv.

“En general, la mayoría de las personas en la Tierra de Israel hacían sus necesidades en un agujero afuera de la casa, en el patio trasero, con una cabaña encima. Había que cavar el hoyo de nuevo o limpiarlo cada vez”, describió Yoav Arbel, otro arqueólogo de la IAA.».

Este también se dio en Yafo, donde los retretes así ya que no había sistemas de alcantarillado. “Hay muchos testimonios sobre la atmósfera desagradable que se creó y el aire pestilente que cubría la ciudad. Había gente que simplemente tiraba los excrementos a la calle, como en la Edad Media. Eran situaciones aceptables y, en consecuencia, había enfermedades”, añadió Arbel.

Una epidemia de cólera particularmente grave azotó a la ciudad en 1902. La cifra oficial de muertos se situó en 272, pero según Arbel, alrededor de 1.000 de los 20.000 habitantes de la ciudad deben haber muerto a causa de la enfermedad, que se transmite a través de las secreciones de un enfermo.

“Esto da un ejemplo de la situación que se creó en Yafo debido al hecho de que los baños allí estaban en un estado tan catastrófico y primitivo”, describió el arqueólogo.

Algunas personas arrojaban sus desechos al mar y otras de casas adineradas con baños privados incluso tenían sistemas de alcantarillado que llevaban los desechos a un túnel que cruzaba la calle hasta entrar al mar Mediterráneo.

A comienzos del siglo XX, las casas de los nuevos barrios de Yafo -menos poblados- utilizaban tanques sépticos en ese entonces modernos.

“Estaban bajo tierra en la calle pero el drenaje provenía del interior de la casa misma, como ocurre hoy. Y estaban construidos con piedra y tenían un techo abovedado para poder recolectar las aguas residuales del interior de las casas, que se acumulaban en el suelo y luego se absorbían. Apenas necesitaban ser limpiados”, detalló Arbel.

Los turcos otomanos llevaron a cabo muchos cambios debido a su comprensión de las pandemias. «Hubo un entendimiento pero comenzar a excavar toda la ciudad no era tan simple. No lo es en la actualidad y mucho menos entonces”, manifestó.

  1. Baños privados – Jaffa (época otomana tardía y principios del mandato británico)


Un baño en una bella casa azulejada de principios del siglo XX en el sur de Yafo. Foto: Yoav Arbel/Autoridad de Antigüedades de Israel


Cuando los británicos conquistaron Palestina de manos de los turcos en 1917, trajeron consigo nuevos sistemas. “Durante el Mandato todo cambió y por ello encontramos sistemas de alcantarillado, algunos de los cuales todavía están hoy en uso”, dijo Arbel.

El arqueólogo agregó que “en casas muy hermosas de principios del siglo XX en el sur de Yafo hallamos balos con azulejos de colores de personas con recursos: cada una de esas casas tenía un sistema sanitario”.

Fuente: ISRAEL21c