Después de la división política entre la Autoridad Palestina y Hamas en Gaza, ahora el boicot económico

Post thumbnail Señal de tráfico hacia Gaza Foto: Simon Mannweiler Wikimedia Commons CC BY SA-4.0
Israel ha tenido cada vez más éxito en enfrentar a sus enemigos uno a uno. Los palestinos no han operado contra Israel como una fuerza unida desde 2007, y la amenaza de un boicot de Hamas a los productos de la Autoridad Palestina podría estar profundizando aún más la división entre los dos.

Desde tiempos inmemoriales, prevenir alianzas hostiles y dividir las filas de enemigos han sido los objetivos de pequeños Estados en entornos peligrosos.

Israel, ya sea por sus propios esfuerzos o gracias a la Providencia, ha logrado cada vez más estos dos objetivos a lo largo de su corta historia.

El incipiente estado judío estaba en su punto más bajo en mayo de 1948, cuando los ejércitos de cuatro estados árabes (Egipto, Siria, Irak y Líbano) cruzaron las fronteras del antiguo Mandato para unir fuerzas con la Legión Árabe Jordana, que ya ocupaba la mayor parte de la Ribera Occidental [Cisjordania]; con el irregular Ejército Árabe de Salvación panárabe, que había estado combatiendo en la Palestina del Mandato desde principios de 1948; con al-Jihad al-Muqaddas de Hajj Amin Husseini (dirigido militarmente por su sobrino, Abdel Qader Husseini); y con otras formaciones militares árabes.

No es de extrañar que la guerra de independencia de 1948 fuera la guerra más larga que Israel haya librado jamás, y la más costosa en vidas y pérdidas económicas en relación con la población judía y los escasos recursos que poseía el Estado en ese momento.

Israel libró su próxima guerra en 1956 en condiciones mucho mejores, enfrentándose a un solo ejército árabe, el de Egipto, aunque era el ejército árabe más poderoso y acababa de estar abundantemente armado después de un acuerdo masivo de armas militares con la Unión Soviética (formalmente con Checoslovaquia).

Un giro para peor ocurrió en 1967, cuando Israel tuvo que luchar contra las fuerzas combinadas de Egipto, Siria y Jordania, que se habían aliado con el objetivo explícito de destruir al Estado judío. Seis años más tarde, durante la guerra de Yom Kippur, Israel fue atacado simultáneamente por las fuerzas egipcias en el Sinaí y por las fuerzas sirias en el Golán, más tarde con la participación de las fuerzas iraquíes.

Los israelíes no se dieron cuenta —y algunos no lo comprenden incluso hoy— de que quizás el logro más dramático de la guerra de Yom Kippur fue que se trató del último intento serio de los Estados árabes de formar alianzas contra Israel.

Tanto es así que cuando Israel fue tras la consolidación de la OLP en el Líbano en 1982 y se encontró con un ejército sirio atrincherado en el camino, los sirios se vieron obligados a luchar contra Israel sin ningún respaldo militar efectivo de algún Estado árabe.

Desde entonces, la mayoría de los árabes no solo han desistido de luchar directamente contra Israel, gracias principalmente al tratado de paz firmado entre Israel y Egipto, el Estado árabe más poderoso militarmente, sino que los principales movimientos terroristas no estatales, los palestinos y Hezbolá, han luchado en solitario contra Israel.

Ni en la intifada ni en el asalto terrorista palestino de 2000 contra Israel, Hezbolá se unió a la refriega. Hassan Nasrallah era de caliente retórica, pero sus armas permanecieron en silencio, lo que permitió a Israel lidiar con sus enemigos palestinos sin interferencias.

De manera similar, cuando Hezbolá se enfrentó a Israel en un conflicto de 34 días en 2006, las facciones y la población palestina respondieron pasivamente. En términos geoestratégicos, Israel se enfrentaba a un enemigo cada vez más débil en relación con su propio poder, particularmente en comparación con los Estados árabes en los primeros 25 años de vida del Estado de Israel. Y los enfrentó uno a la vez, claramente una bendición para la seguridad israelí.

La situación se volvió aún más favorable en el verano de 2007 con la lucha interna entre la Autoridad Palestina (AP) y Hamas, que terminó con la separación efectiva de la Ribera Occidental y la Franja de Gaza. Desde entonces, los palestinos no solo han luchado solos contra Israel, sino que cuando estalló la Franja de Gaza controlada por Hamas, la Autoridad Palestina se mantuvo pasiva. Cuando estalló la Ribera Occidental durante la ola de apuñalamientos y ataques con automóviles en el otoño de 2015, Gaza guardó silencio.

Es posible que estemos en el umbral de días aún mejores para Israel. La enorme división política entre las dos entidades, la Autoridad Palestina y el gobierno de Hamas, podría estar transformándose en un asedio económico mutuo entre palestinos.

Un anuncio del Ministerio de Economía en Gaza hizo saber que no se permitiría la importación a Gaza de productos lácteos de la Ribera Occidental. La medida estaba aparentemente destinada tanto a defender la industria local en Gaza como a forzar a la Autoridad Palestina, receptora de ayuda internacional, para que se abstuviera de recortar los subsidios a Gaza y recortar los salarios de los funcionarios públicos, cuyo poder adquisitivo es fundamental para salvar la economía y prevenir la rebelión contra un gobierno de Hamas que gasta generosamente en misiles y túneles pero escatima en bienestar humano.

El anuncio, que provocó una oleada de comentarios en las redes sociales en Gaza y la Autoridad Palestina, también expone la mentira sobre el presunto asedio de Israel a Gaza.

Si Israel ha impuesto un asedio económico a Gaza, ¿cómo puede haber importación de productos lácteos de la Ribera Occidental a Gaza, y mucho menos de más de 400 artículos más, como informó un economista en un artículo sobre el tema que apareció en un sitio web dominado por Hamás? Después de todo, estos productos solo pueden llegar a su destino en Gaza a través de Israel y con la cooperación de los funcionarios israelíes en los cruces fronterizos. (La tortuosa ruta a través de Jordania y Egipto es demasiado cara y se ve obstaculizada por el frecuente cierre de Egipto de su frontera en Rafah).

Si hay restricciones israelíes sobre las importaciones a Gaza, se limitan a los productos y materiales utilizados por Hamas, la Jihad Islámica y otras organizaciones terroristas contra Israel.

Israel es tanto un beneficiario como un agente en la distribución de los beneficios de la paz y la cooperación internacional en ciencia, industria y comercio con decenas de Estados. Estaría más que dispuesto a incluir también a los palestinos.

La elección es de ellos: entre la cooperación y el comercio o el terrorismo asesino, cuyas repercusiones les impone un precio mucho más alto que a Israel.

Fuente: BESA Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos

El Prof. Hillel Frisch es profesor de estudios políticos y estudios de Oriente Medio en la Universidad de Bar-Ilan e investigador asociado senior en el Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos.