Decenas de miles de israelíes piden en las calles la dimisión de Netanyahu

Post thumbnailManifestantes protestan en Jerusalén contra el primer ministro, Benjamín Netanyahu Foto: REUTERS/Ammar Awad
Decenas de miles de personas se manifestaron en distintas partes del país para pedir la dimisión del primer ministro, Benjamín Netanyahu, por las causas de corrupción en su contra.

Las primeras gotas de las incipientes lluvias invernales no pudieron frenar a la marea de manifestantes que desde hace más de cinco meses protestan semana a semana contra el mandatario.

Hoy, como es costumbre, lo hicieron en puentes e intersecciones de todo el país, en plazas en Tel Aviv, frente a la Knéset (Parlamento) y frente su residencia oficial, estas dos últimas en Jerusalén.

Jóvenes, personas mayores y hasta familias enteras salieron a las calles portando enormes banderas israelíes, otros con las ya típicas banderas negras o con los cada vez más populares pañuelos rosados, y con un mensaje común: "Vete".

"Vinimos porque amamos al Estado de Israel, mucho, porque no tenemos otro. Y vinimos como venimos todos los sábados desde hace meses, porque algo tiene que pasar, la gente se ha despertado", dijo Sorina, una manifestante de Tel Aviv que se trasladó a Jerusalén junto a un grupo de amigos.

Uno de los elementos distintivos de la protesta de hoy fueron las múltiples figuras de submarinos que trajeron consigo los asistentes, en alusión a una acusación de corrupción contra varios asociados cercanos del primer ministro por la compra irregular de cinco submarinos alemanes, que resurgió esta semana durante una tensa sesión en la Knéset en una votación para crear una comisión investigadora (que no salió adelante).

Entre cánticos como "somos el pueblo y salimos a la calle" o "democracia o cárcel", los manifestantes gritaron también "fraude, cohecho y abuso de confianza", los cargos que enfrenta Netanyahu en el juicio en su contra por tres casos distintos de corrupción.

Roi, residente en la ciudad de Petaj Tikva, viajó casi una hora para asistir a la protesta en Jerusalén, a la que acudió con un enorme submarino inflable negro.

"Nos manifestamos por tres cosas: para devolver a la sociedad israelí los valores, la moral y la justicia, para demostrar nuestro rechazo a un primer ministro acusado de corrupción y, principalmente, para defender la democracia", dijo.

Mientras que en protestas pasadas la gestión de la pandemia por parte del Ejecutivo había sido una cuestión central, hoy, a menos de una semana de terminado el confinamiento, resultó una cuestión secundaria. EFE