Colombia: la policía allana una fiesta de israelíes e incauta gran cantidad de drogas

Post thumbnailFoto BenjaFest Foto: @PoliciaStaMarta Twitter
Las autoridades colombianas allanaron una fiesta organizada por israelíes cerca de la ciudad de Santa Marta, en el noreste del país sudamericano y confiscaron grandes cantidades de estupefacientes.

El evento llamado “BenjaFest” estaba presuntamente organizado por Assi Ben-Mosh, un presunto cabecilla del bajo mundo, en el que participaban alrededor de 800 personas -el noventa por ciento de los fiesteros eran israelíes-, según las autoridades colombianas de migración.

Durante el allanamiento las autoridades tomaron información sobre los israelíes que participaron, pero no detuvieron a los organizadores del evento. No se llevaron a cabo arrestos de israelíes.

El intendente de Santa Marta reveló que en la operación se incautaron 140 dosis de éxtasis verde, 40 dosis de éxtasis rosado, 38 dosis de cocaína, 20 gramos de cocaína, 307 dosis de 2CB, 168 dosis de droga sintética MDMA y 43 botellas de vodka adulterada.

Los organizadores del BenjaFest le dijeron al diario Yediot Aharonot que “desafortunadamente las autoridades de Colombia decidieron que estamos violando la ley, incluso cuando les enviamos todas las aprobaciones y todo lo que se necesitaba para que el evento pasara apaciblemente y agradablemente”.

Ben-Mosh, que según los reportes organizó el evento, fue deportado a Israel desde Colombia, en noviembre pasado, por liderar supuestamente una red criminal que daña la seguridad del país latino. Presuntamente, administraba un hotel en un balneario cercano a Santa Marta donde había creado una red vinculada a las drogas y los delitos sexuales. El Hotel Benjamin, en la aldea Taganga, era una atracción para muchos israelíes que suelen viajar a Sudamérica cuando finalizan el servicio militar; pero no era demasiado popular entre los habitantes locales debido a las actividades con las que estaba asociado. Según los reportes, sus operaciones se extendían a Ecuador, Brasil y México.

Ben-Mosh y sus asociados son sospechosos de prostitución de menores, tráfico de drogas y evasión impositiva. Trató infructuosamente evitar su deportación, inclusive presentando una solicitud de residencia en Colombia.