Ciudadanos por Israel, el grupo de líderes que nació en la Argentina

Post thumbnail
“Quienes amamos al pueblo judío sabemos que esta singular nación es protagonista de una historia única, fundamental e insustituible en la construcción de nuestros valores, cultura y civilización”.

Así comienza el manifiesto de Ciudadanos por Israel, un grupo de  líderes de opinión del mundo de la cultura, la política, el área militar, académica, corporativa y diplomática, movilizados por la creciente ola de antisemitismo materializada en la demonización del pueblo judío y el Estado de Israel.

Entre los integrantes se encuentran políticos, ex embajadores, veteranos de guerra, periodistas, empresarios, docentes y abogados.

El comunicado afirma: “No permaneceremos pasivos ante las amenazas que se ciernen sobre este pueblo hermano. Sentimos la responsabilidad moral de estimular y proteger la libertad, la justicia y la verdad, así como la vida, su irrenunciable dignidad y los derechos humanos. Los ataques que sufren nos afectan como ciudadanos, como hermanos en una ética común: ni la indiferencia ni la comodidad son excusas para disminuir la enorme responsabilidad moral que tenemos con los principios democráticos y republicanos allí donde se vean amenazados. Por esta razón presentamos clara y abiertamente nuestro acompañamiento y apoyo a Israel, para que sepan que no están solos y que ese pueblo y la tierra que es su patria, cuentan con el amor y admiración de quienes no somos judíos”.

Integrantes de Ciudadanos por Israel (Zoom)


Este grupo de ciudadanos de diferentes credos, corrientes de opinión y quehaceres, convocados por los principios de libertad, igualdad y fraternidad, que buscan combatir los prejuicios arraigados en estructuras culturales y educativas, está compuesto por el Juez en lo Criminal, Doctor en Ciencias Jurídicas y Doctor en Ciencias Políticas, Franco M. Fiumara;  el ex embajador en Israel y Costa Rica, Miembro del CARI, abogado, profesor universitario y especialista en relaciones internacionales, Mariano Caucino; el ex ministro de cultura y ex director del Teatro Colón, actual gestor cultural y columnista político, Darío Lopérfido; el Senador por la Provincia de Buenos Aires, Lucas Fiorini; el Presidente del Consejo Económico y Social de la Ciudad de Buenos Aires, ex interventor del INADI, ex defensor adjunto de la Ciudad de Buenos Aires y ex legislador de la Ciudad, Claudio Presman; el Coronel (R), veterano de guerra, Mg. en Geopolítica y analista en temas de defensa, Guillermo Lafferriere; la periodista y escritora, Silvia Mercado; el abogado, docente, ex concejal y creador del sistema de capacitación docente sobre el Holocausto donde se formaron más de dos mil profesores, Héctor Rosso; el Ejecutivo Senior en el sector corporativo y dirigente voluntario en organizaciones del sector educativo, político y religioso, Sergio Pikholtz; la Lic. en Comunicación y escritora, Karina Mariani; el abogado y consultor, Emilio De Pedro; y el empresario informático y activista en el campo del voluntariado comunitario, Rubén Adler.

Su principal objetivo es trabajar por la convivencia armónica y consideran que el pueblo judío y el Estado de Israel constituyen pilares fundamentales en la construcción de una sociedad plural, libre y democrática.

“Lamentablemente vemos que la judeofobia sigue presente en muchos países, en organismos internacionales, en estructuras de poder y en diversas culturas. Hoy se advierten graves situaciones sobre las que queremos alertar: el antisemitismo sigue vigente y se ha extendido, aún después de los inhumanos acontecimientos que generaron y llevaron adelante la Shoá. La animadversión hacia el Estado de Israel se está intentando propagar desde sectores de singular influencia como la política, los medios, las artes, lo académico: el objetivo es generar un relato justificador y una predisposición sociocultural que acalle la conciencia de los pueblos ante un nuevo holocausto. Ante el horroroso rostro manifestado unas décadas atrás, la nueva mascarada que asume el antisemitismo tiene nombre y apellido, y es el odio a Israel. Ese odio es el que promueve la desaparición del mapa del Estado judío, y este oscuro manifiesto no impera solamente en grupos radicalizados, sino que también es promovido por Estados que fomentan el integrismo y la desaparición de Israel como entidad estatal”, explica el escrito.

El trabajo de este grupo es generar actividades, reuniones, conferencias y seminarios que ayuden a culminar con el flagelo del antisemitismo y el odio a Israel, el país de los judíos.

Con respecto al pueblo palestino, se afirma: “Creemos asimismo que la existencia y prosperidad del Estado de Israel no niega el legítimo derecho del pueblo palestino a autogobernarse en un Estado con fronteras sustentables y en convivencia pacífica con el Estado judío, al cual deberá reconocer recíprocamente. Deseamos que los palestinos encuentren su propio rumbo hacia el desarrollo y progresen con paz, libertad y democracia”.

Se proponen enfrentar las sesgadas visiones ideológicas y las tergiversadas posiciones que surgen destinadas a mentir la historia y a difamar al Estado de Israel mediante boicots, falsas noticias y manipulaciones en todas las escalas.

Ciudadanos por Israel expresa: “Defenderemos firmemente el derecho de Israel a existir, el derecho del pueblo judío a vivir en su propia tierra, reconociendo en el sionismo su legítimo movimiento de liberación y autodeterminación. Colaboraremos con una genuina paz fundada en la justicia, la solidaridad y el libre desarrollo integral. Aportaremos a la formación y difusión de los mejores logros de nuestra civilización, entre los que se encuentra el efectivo y auténtico respeto por cada ser humano, por cada trayecto de vida que se elija en libertad. Podrán contar con nosotros en la defensa de una sana laicidad y una plena libertad religiosa. Nunca negaremos ni abandonaremos al pueblo judío, a Israel, jamás”.