Ciencia y política en la era de COVID

Post thumbnailVacuna Foto: Daniel Schludi vía Unsplash
La pandemia de COVID-19 ha revelado los límites de la cooperación internacional a pesar del enorme potencial de los medios tecnológicos disponibles. El debate sobre la relación entre ciencia y política no es nuevo, pero ahora se sitúa en el contexto de desafíos internacionales sin precedentes y de una creciente incertidumbre sobre la dirección del mundo. Las democracias occidentales deben marcar la pauta y persuadir al público de las ventajas de la cooperación internacional en el frente científico.

La creación y aprobación de las vacunas COVID-19 generó optimismo acerca de que el mundo podría volver a la normalidad en la segunda mitad de 2021. Pero dicho esto, la cooperación internacional durante la pandemia no fue muy impresionante. Aunque las naciones compartían un propósito común, no utilizaron los medios tecnológicos sin precedentes a su disposición en el espíritu de cooperación, una falla que puede haber retrasado el resultado deseado conjuntamente.

Cuando Alexander Fleming descubrió la penicilina en 1929, no podía confiar en la experiencia combinada de investigadores chinos, rusos y estadounidenses. La situación actual es, o debería ser, bastante diferente. En octubre de 2020, el secretario general de la ONU, António Guterres, dijo que la pandemia era una llamada de atención para una mejor relación entre la ciencia y la formulación de políticas, una colaboración tecnológica internacional más eficaz y el fomento de la confianza pública en la ciencia.

Los dilemas críticos en el debate sobre la intersección de la tecnología y la política llevan algún tiempo sin resolverse. En una entrevista reciente con Die Welt, Henry Kissinger discutió la urgencia de que las sociedades "encuentren una manera de combinar su tecnología extraordinaria con una reflexión sobre sus direcciones". Kissinger destacó, entre otras cosas, el riesgo de una guerra a gran escala que podría estallar debido a las continuas tensiones entre China y Estados Unidos. Esto podría tener consecuencias devastadoras, ya que ambas potencias han desarrollado tecnologías militares de vanguardia.

Si bien el escenario de un conflicto militar no es probable en este momento, la competencia chino-estadounidense se está desarrollando en el campo de la tecnología en sí. La innovación tecnológica es una garantía de poder económico, y el líder tecnológico mundial tiene el potencial de alcanzar la supremacía global. Esta es la razón principal por la que el presidente Donald Trump se ha esforzado por frenar el ascenso de China mediante la implementación de políticas que ponen obstáculos en el camino de empresas chinas como Huawei. Beijing ha respondido al llamado desacoplamiento iniciando su concepto de “circulación dual”, cuyo principal objetivo es dar rienda suelta a la demanda de innovación a nivel nacional y definir cadenas de suministro, incluso en sectores en los que va rezagado, como la industria de semiconductores.

Ahora es un lugar común en el discurso internacional evocar un marco de Guerra Fría con énfasis en la tecnología. Es imposible predecir si la competencia en curso se convertirá en un fenómeno permanente o actuará como un catalizador que empuje a los líderes chinos y estadounidenses a negociar acuerdos que equilibren la relación.

Obviamente, las dos superpotencias no estarán solas en esto. Los terceros pueden jugar un papel. La UE, por ejemplo, parece comprometida a luchar por la autonomía tecnológica a pesar de las perspectivas relativamente buenas para la asociación transatlántica bajo Joe Biden. Mientras tanto, otros países podrían abstenerse de tomar partido en la rivalidad tecnológica chino-estadounidense, o hacer cuidadosas acrobacias entre la geopolítica y la economía.

Las tecnologías modernas plantean desafíos que eran inconcebibles hace apenas unos años. El desarrollo tecnológico de China y el enfrentamiento entre China y Estados Unidos son solo una parte de la ecuación. La discusión en Occidente, principalmente en Estados Unidos, se centra en la capacidad de sus "rivales sistémicos" para inmiscuirse en los procesos electorales, difundir noticias falsas y realizar ciberataques. Pero esta discusión debe ir más allá en la era COVID-19.

La inconveniente realidad es que China, donde se detectó y notificó el virus por primera vez, manejó el problema mejor que los países occidentales, a pesar de los graves errores y retrasos desde el principio. Al hacerlo, el país aprovechó activamente las tecnologías digitales como inteligencia artificial (IA), big data, computación en la nube, blockchain y 5G. Sus aplicaciones de estas tecnologías, por ejemplo sus técnicas de vigilancia, son constantemente criticadas en Occidente por razones de derechos humanos.

La pregunta es cómo se pueden salvaguardar los valores occidentales en un entorno internacional tan complejo. La respuesta no puede venir solo a través de una dura competencia, escenarios de desacoplamiento y críticas feroces. La cooperación internacional sigue siendo el modo mediante el cual las democracias pueden demostrar sus ventajas sobre otros modelos de gobernanza. La insistencia en una mayor transparencia, participación cívica y apertura, junto con la forja de un entendimiento tangible de que las tecnologías modernas pueden servir a los intereses de las sociedades cuando son utilizadas sabiamente por líderes elegidos democráticamente, mejorará la posición de Occidente en la gobernanza mundial.

Fuente: BESA Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos

El Dr. George N. Tzogopoulos es investigador asociado de BESA y profesor en el Instituto Europeo de Niza y en la Universidad Democritus de Tracia.