Cáncer de pulmón: una solución israelí busca ser el GPS del diagnóstico

Post thumbnailEl cáncer de pulmón es difícil de diagnosticar en etapas tempranas ya que los pulmones tienen pocas terminaciones nerviosas. Foto ilustración: Wikimedia Dominio Público
Body Vision ofrece una plataforma de navegación en tiempo real para el análisis y tratamiento de la enfermedad en las fases tempranas.

El cáncer de pulmón es difícil de diagnosticar en etapas tempranas ya que los pulmones tienen pocas terminaciones nerviosas, lo que hace que la mayoría de los pacientes no noten que algo anda mal hasta que el tumor ha crecido bastante.
Eso hace que esta enfermedad sea una de las más mortales.

Para hallar lesiones pulmonares cancerosas, los médicos usan un broncoscopio, un tubo delgado y flexible que se introduce profundamente en los pulmones y toma imágenes con cámaras diminutas. Los de última generación navegan a través de sensores electromagnéticos.

Sin embargo, la tasa de mortalidad de los pacientes con cáncer de pulmón sigue siendo la misma hoy que hace 20 años, según dijo Dorian Averbuch, director ejecutivo de Body Vision Medical, una empresa emergente que desarrolló un nuevo enfoque.

El principal problema es que la tecnología actual aún tiene dificultades para encontrar pequeños nódulos primarios que pueden llegar a ser un tumor canceroso. En ese sentido, Averbuch afirmó que el problema se puede comparar con el uso de GPS en un automóvil.

Antes de la broncoscopia, los pulmones de un paciente son mapeados con una tomografía computarizada (TC), al igual que Google mapea las calles con satélites. El mapa 3D creado por el estudio le muestra al técnico dónde “dirigir” el endoscopio.

Destino no alcanzado

“Pero a pesar de todo, este proceso no funciona bien porque un pulmón no es un camino. Es un órgano flexible, vivo y dinámico mientras que la imagen de la TC es estática, es momentánea”, dijo Averbuch.
Durante la broncoscopia, la posición del paciente puede no ser idéntica a la posición a la que tuvo en el tomógrafo.

Incluso el movimiento normal de la respiración da como resultado un mapa desordenado. Además, la broncoscopia en sí misma puede cambiar la posición de las vías respiratorias porque aplica presión mientras navega.

Así, cuando se inserta el broncoscopio en los pulmones, no es seguro ubicar con precisión los hallazgos sospechosos detectados en la TC.

“Básicamente, conducen hacia donde creen que está el pequeño nódulo primario, pero él ya no está allí”, afirmó el ejecutivo.

Esta divergencia entre la TC y el cuerpo puede ser de hasta 32 milímetros, lo que es demasiado grande cuando se busca un tumor de 10 milímetros.

De ese modo, manifestó Averbuch, el resultado es desastroso ya que los estudios muestran que los médicos encuentran la lesión en solo el 43 por ciento de los casos.

«Hacer visible lo invisible»

“Body Vision convierte este problema de hardware en un problema de la ciencia de datos. No es que falte algo de equipamiento, tenemos suficientes sensores. Lo que ocurre es que estos generan una enorme cantidad de información. Entonces, la idea fue fusionarlos a todos para hacer visible lo invisible“, describió el empresario.

La solución de Body Vision usa inteligencia artificial para combinar todas las entradas, desde el broncoscopio, la tomografía computarizada y los rayos X, y predice con una precisión significativa dónde debería estar el tumor en un pulmón vivo que respira y se mueve.

Para comprenderlo mejor, es como cuando el GPS encuentra la dirección de una casa específica y no sólo la calle. Una vez que se identifica la posición donde se encuentra el tumor, el broncoscopio puede tomar tejido para hacer una biopsia.

La primera versión del software LungVision de Body Vision aumentó la precisión al 65 por ciento. El sistema fue aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de EEUU en 2017 (la última versión, aprobada en 2019, aumentó la exactitud al 85 por ciento).

El sistema LungVision de Body Vision Medical en funcionamiento. Foto cortesía


No hace falta una tomografía

Otro beneficio de esta solución es les permite a los médicos prescindir por completo de las TC. Todo lo que necesitan es una máquina de rayos X en la sala de procedimientos.
Además, dijo Averbuch, la radiación de una radiografía es mucho menor que la de un tomógrafo.

Esta radiografía no es la fluoroscopia de baja tecnología que recibe el dentista. Los últimos dispositivos de rayos X están montados en un brazo que puede rodear al paciente.
Los rayos X 2D de este “C-ARM” se convierten en imágenes 3D en una pantalla iluminada y los técnicos pueden mover el brazo y tomar nuevas fotografías con la frecuencia que deseen durante el procedimiento.

Además de su software, Body Vision añade al broncoscopio una pequeña herramienta desechable con patrones.
La radiografía capta los patrones, algo que le permite al técnico rastrear el broncoscopio en tiempo real sin necesidad de cables adicionales entre las herramientas y el sistema.

Junto a la herramienta, Body Vision usa el equipo existente que ya se encuentra en la sala de procedimientos, lo que reduce los costos de forma significativa para los hospitales.
Según el directivo, esto debería estimular la adopción del sistema.

La tecnología de Body Vision no para de actualizarse. Desde que la empresa recibió la aprobación en 2017, ya participó en más de 500 procedimientos clínicos en 16 centros de cáncer de pulmón en Israel y EEUU.

De diamantes a pulmones

Dorian Averbuch, director ejecutivo de Body Vision Medical. Foto cortesía


El sistema de Body Vision hace redundante el enfoque electromagnético que, irónicamente, Averbuch ayudó a desarrollar.

Con 20 años, el directivo se mudó a Israel desde Moscú donde había estudiado en el Instituto de Construcción de Máquinas de Moscú. Pero su verdadero amor era el software.

En Israel se matriculó en el Instituto de Tecnología Technion de Haifa. En su proyecto de maestría, construyó un sistema robótico que usaba software de visión por computadora para controlar las máquinas de corte de diamantes.

En 1996, cuando las plantas de corte de diamantes se trasladaron de Ramat Gan a China, Averbuch buscó un nuevo enfoque profesional y empezó a trabajar en Elbit en el desarrollo de tecnología de cascos militares con sensores electromagnéticos.

Luego trasladó ese conocimiento a una empresa llamada SuperDimension, que desarrolló un sistema de navegación electromagnética para broncoscopia.
En 2012, el gigante de dispositivos médicos Covidien adquirió SuperDimension por 350 millones de dólares. Y en 2015 Medtronic compró Covidien.

“Cuando era niño, quería ser médico. Una vez que estuve expuesto a los dispositivos médicos y trabajé para el sistema de salud, la motivación se hizo mucho más grande que con los diamantes”, relató Averbuch

En 2008, Averbuch visitó centros clínicos que utilizaban el sistema de navegación electromagnética de SuperDimension. “Quería ver con mis ojos los resultados de esta innovación. Para mi asombro y consternación, esta increíble tecnología que había desarrollado no hizo lo que yo quería que hiciera: no diagnosticó pequeños nódulos primarios y además los médicos consideraron que era algo complejo y engorroso. Fue una experiencia profundamente decepcionante“, se sinceró“.

En 2014, el emprendedor fundó Body Vision para corregir ese problema. Hoy, los 30 empleados de la empresa se dividen entre las oficinas de investigación y desarrollo en Ramat HaSharon y las de marketing y ventas en Silicon Valley.

Aunque la pandemia de COVID-19 no es una situación para el uso diario de la tecnología de Body Vision, Averbuch afirmó que “los hospitales todavía están usando nuestros procedimientos, incluso durante la cuarentena, para diagnosticar pacientes con cáncer de pulmón”.

Para más información, clic aquí.

Fuente: ISRAEL21c