Baja la tasa de reproducción del virus en Israel, que sigue a la rápida vacunación

Post thumbnailFoto: Magen David Adom
La tasa de reproducción del coronavirus en Israel cayó por debajo del uno, la cifra que garantiza que su expansión decrezca, pero la morbilidad aún es alta y el país intenta mantener el veloz ritmo de su campaña de vacunación, que ya ha alcanzado a más de un 25% de su población.

El índice de transmisión -la media de personas a las que un infectado contagia el virus- se redujo a 0,99 por primera vez en los últimos meses, informó hoy el Ministerio de Salud.

Pero pese a que la velocidad de contagio (infección) se desacelera, Israel registra todavía una cifra elevada de casos: ayer diagnosticó 8.182 contagios tras hacer más de 93.000 test, de los cuales el 9% resultaron positivos.

Además, 1.160 enfermos están ingresados en estado grave. De estos, 324 están conectados a respiradores, un récord desde el inicio de la pandemia, según el digital local Ynet.

"Existe una tendencia continua a una lenta disminución de la morbilidad", declaró hoy el viceministro de Salud, Yoav Kisch.

Sin embargo, advirtió que se trata de una reducción lenta que se ve afectada por la propagación de la cepa británica del coronavirus, más contagiosa.

Según concretó esta semana el coordinador nacional de la pandemia, Nachman Ash, la variante localizada en el Reino Unido supone entre el 30 y 40% de las infecciones actuales de Israel, que cuenta con más de 81.000 casos activos.

Aún así, el Ministerio de Salud recalcó que esta cepa no es más resistente a la vacuna de la farmacéutica Pfizer, la principal con la que el país prosigue con su campaña de inoculación -la más veloz del mundo-.

En un mes, más de 2.36 millones de personas recibieron la primera dosis de la vacunas y casi 695.000 ya fueron inoculados con la segunda.

Las autoridades israelíes intentarán tener vacunada a la mayoría de población para fines de marzo, con la meta de alcanzar la inmunidad colectiva cuanto antes.

Todo ello se produce mientras el país sigue inmerso en su tercer confinamiento nacional desde finales de diciembre, que esta semana se prolongó hasta el 31 de enero. Las restricciones incluyen una limitación de movimientos a no más de un kilómetro del domicilio, el cierre del sistema educativo y de todos los comercios no esenciales.

El Gobierno anunció hoy que a partir de mañana, viernes, se permitirá que las principales ligas de fútbol y baloncesto vuelvan a la competición bajo estrictas reglas de prevención contra el virus, mientras que atletas profesionales podrán volver a sus lugares de entrenamiento, incluyendo piscinas.

Desde el inicio de la pandemia, Israel acumula casi 580.000 contagios y 4.210 fallecidos por coronavirus. EFE