Aprueban la reapertura parcial del aeropuerto israelí de Ben Gurión

Post thumbnailPasajeros israelíes muestran los brazaletes electrónicos tras arribar al Aeropuerto Ben Gurión Foto: REUTERS/ Amir Cohen
El Gobierno de Israel aprobó hoy la reapertura parcial a partir del próximo día 7 del aeropuerto Ben Gurión (en las cercanías de Tel Aviv), lo que permitirá la vuelta a diario de 3.000 israelíes desde el extranjero, tras haber permanecido las fronteras del país casi cerradas por completo desde finales de enero debido a la pandemia de coronavirus.

El Gabinete de gestión de la pandemia validó esta tarde de manera preliminar un plan que permite el retorno diario de ciudadanos por vía aérea o terrestre, en este caso a través de las fronteras con Jordania y Egipto, informó la Oficina del primer ministro, Benjamín Netanyahu.

Hasta ahora solo se permitía el acceso por día de 200 ciudadanos o personas con permiso de residencia, que debían realizar un proceso burocrático a través de un comité especial que autorizara su vuelta.

Asimismo, los que lleguen a Israel en avión deberán presentar una prueba negativa de COVID-19 hecha 72 horas antes de su viaje, hacer otro test al llegar al aeropuerto y aislarse en sus domicilios u hoteles.

A su vez, los israelíes vacunados podrán viajar fuera del país según un límite en el número de vuelos de salida marcado por el Ministerio de Transporte, indicó la Oficina del Primer Ministro.

La decisión se produce tras días de polémica por los ciudadanos israelíes que quedaron bloqueados en el extranjero desde que el pasado enero Israel cerró el aeropuerto Ben Gurión (el único apto para recibir vuelos internacionales en en el país) para intentar evitar la entrada de nuevas cepas del coronavirus.

Desde que comenzó la pandemia, hace ahora un año, Israel mantiene el veto al acceso de turistas extranjeros.

Estas últimas semanas, la controversia por los ciudadanos israelíes varados en el extranjero fue en aumento debido a la proximidad de las elecciones que se celebrarán el próximo 23 de marzo y sobre lo que entidades como el Instituto para la Democracia de Israel (IDI) advirtieron de que si no se les facilitaba la entrada, el Gobierno "podría vulnerar" su derecho al voto.

Según la ley, los israelíes deben estar en el país para emitir su voto, con la única excepción de los miembros del Cuerpo Diplomático en misión oficial.

Mientras tanto, prosigue la campaña de vacunación en Israel, la más veloz del mundo y con una gradual desescalada tras seis semanas de confinamiento que se comenzó a levantar a inicios de febrero.

Más de la mitad de los 9 millones de habitantes de Israel ya han sido vacunados con al menos una dosis, y más de un tercio con la segunda.

Asimismo, el país mantiene una tasa relativamente moderada de contagios, aunque las autoridades instan a no bajar la guardia. EFE