Antisionismo y antisemitismo

Post thumbnailManifestación en Turquía, año 2009. Foto: REUTERS/Umit Bektas
El antisionismo se ha convertido en la forma más peligrosa y efectiva de antisemitismo de nuestro tiempo mediante la deslegitimación, difamación y demonización sistemáticas de Israel. Aunque no es a priori antisemita, los llamamientos para desmantelar el Estado judío, ya sean musulmanes, de izquierda o de derecha radical, dependen cada vez más de una estereotipación antisemita de temas clásicos, como el manipulador "lobby judío", la "conspiración mundial" judía/ sionista, y los "belicistas" judíos/ israelíes. Una de las principales fuerzas impulsoras de este antisionismo/ antisemitismo es la transformación de la causa palestina en una "guerra santa"; otra fuente es el antiamericanismo vinculado con el islamismo fundamentalista. En el contexto actual, las teorías de conspiración clásicas, como los Protocolos de los Ancianos [Sabios] de Sión, están disfrutando de un renacimiento espectacular. El denominador común del nuevo antisionismo ha sido el esfuerzo sistemático para criminalizar el comportamiento israelí y judío, a fin de colocarlo más allá del simple comportamiento civilizado y aceptable.

La cuestión de si el antisionismo puede o debe equipararse con el antisemitismo es uno de esos temas fundamentales que se niegan a desaparecer. Es de considerable importancia en cualquier esfuerzo por definir la naturaleza de la "nueva judeofobia" y las estrategias para enfrentarla. Recientemente, cuando me dirigí a parlamentarios británicos en la Cámara de los Comunes, esto fue lo primero en el orden del día. Seguramente, querían saber, ¿las dudas sobre el sionismo o la alarma sobre las políticas de Israel deben distinguirse del odio hacia los judíos? ¿No era cierto que el antisemitismo se confundía frecuentemente con el "anti-sharonismo", tal como le gusta decir a The Guardian? ¿No se comprometieron a menudo los mismos judíos con la más feroz oposición a la política del gobierno israelí, sin ser acusados de antisemitismo? Finalmente, se sugirió que el uso exagerado de la acusación judeofóbica podría levantar la sospecha de que los líderes de Israel estaban tratando de desviar o incluso silenciar las justificadas críticas.

Mi respuesta a tales objeciones es que el antisionismo y el antisemitismo son dos ideologías distintas que con el tiempo (especialmente desde 1948) han tendido a converger, generalmente sin experimentar una fusión total. Siempre ha habido bundistas, comunistas judíos, judíos reformistas y judíos ultraortodoxos que se opusieron firmemente al sionismo sin ser judeófobos. Así, también, hoy hay conservadores, liberales e izquierdistas en Occidente que son pro-palestinos, antagónicos hacia Israel y profundamente desconfiados del sionismo, que no cruzan la línea hacia el antisemitismo. También hay "post-sionistas" israelíes que se oponen a la definición de Israel como un Estado exclusivo o incluso predominantemente "judío", que no se sienten hostiles hacia los judíos como tales. También hay otros que cuestionan si los judíos son realmente una nación o quienes rechazan el sionismo porque creen que su logro inevitablemente resultó en el desarraigo de muchos palestinos. Ninguna de estas posiciones es intrínsecamente antisemita en el sentido de expresar oposición u odio hacia los judíos como judíos.

Sin embargo, creo que las formas más radicales de antisionismo que han surgido con fuerza renovada en los últimos años muestran analogías inconfundibles con el antisemitismo europeo que precede inmediatamente el Holocausto. Uno de los síntomas más llamativos ha sido el llamado a un boicot científico, cultural y económico de Israel que suscite algunas sombrías asociaciones y recuerdos entre los judíos del boicot nazi que comenzó en 1933 (de hecho, tales acciones se remontan al menos cincuenta años atrás, cuando las organizaciones antisemitas usaban por primera vez los boicots económicos como arma contra los competidores judíos.)

Hay otras manifestaciones muy visibles. Un ejemplo es la manera sistemática en que Israel es acosado en foros internacionales como las Naciones Unidas, donde los Estados árabes han seguido durante décadas una política de aislar el Estado judío y convertirlo en un paria. Una consecuencia de esta campaña fue el festival de odio [contra Israel] en la Conferencia contra el Racismo de Durban de septiembre de 2001, patrocinada por la ONU, que denunció el sionismo como un movimiento "genocida" que practica la "limpieza étnica" contra los palestinos. En estos y otros foros públicos similares, así como en gran parte de los principales medios de comunicación occidentales, el sionismo y el pueblo judío han sido demonizados de formas que son prácticamente idénticas a los métodos, argumentos y técnicas de antisemitismo racista. A pesar de que la etiqueta actual puede ser "antirracista" y la difamación se lleva a cabo hoy en nombre de los derechos humanos, todas las líneas rojas se han cruzado claramente. Por ejemplo, los "antisionistas" que insisten en comparar el sionismo y los judíos con Hitler y el Tercer Reich parecen ser, sin lugar a dudas, antisemitas de facto, ¡incluso si niegan vehementemente el hecho! Esto se debe principalmente a que explotan a sabiendas la realidad de que el nazismo en el mundo de la posguerra se ha convertido en la metáfora definitoria del mal absoluto.

Porque si los sionistas son "nazis" y si Sharon realmente es Hitler, entonces se convierte en una obligación moral librar una guerra contra Israel. Ese es el resultado final de gran parte del antisionismo contemporáneo. En la práctica, esta se ha convertido en la forma más potente de antisemitismo contemporáneo.

De hecho, Israel es hoy el único Estado en la faz de este planeta que tantas personas dispares desean ver desaparecer, un recordatorio escalofriante de la propaganda nazi de los años treinta. Las expresiones más virulentas de este "exterminista" o anti-sionismo genocida provienen del mundo árabe-musulmán, que es el heredero histórico de las formas anteriores de antisemitismo totalitario del siglo XX en la Alemania de Hitler y la Unión Soviética. Incluso los estadistas musulmanes "moderados", como Mahathir Mohammad, han repetido públicamente la clásica creencia antisemita de que "los judíos gobiernan el mundo", mientras que prácticamente no generan objeciones en el mundo islámico. Los islamistas más radicales, desde Al-Qaeda hasta el Hamás palestino van mucho más allá, ya que fusionan el terror indiscriminado, los atentados suicidas y un estilo de antisemitismo de los Protocolos de Sión con la ideología de la yihad. En este caso, la llamada "guerra contra el sionismo" abarca inequívocamente la demonización total del "otro judío": como el "enemigo de la humanidad", como serpientes venenosas mortales, como los "nazis" bárbaros y los "manipuladores del Holocausto" que controlan las finanzas internacionales, sin mencionar Estados Unidos o los medios de comunicación occidentales, mientras que instigan a las guerras y revoluciones para lograr la dominación mundial. Tales teorías de conspiración que navegan bajo colores "antisionistas" constituyen una cosmovisión altamente tóxica e incluso asesina que hoy está vinculada al fanatismo religioso y a una agenda revolucionaria mundial. Sin embargo, los mismos estereotipos demoníacos se pueden encontrar en el Egipto moderado pro-occidental (hogar de la telenovela antisemita "Jinete sin caballo" basada en los Protocolos [de los sabios de Sión]), la secular Siria baazista, la wahabita conservadora de Arabia Saudita y el Irán fundamentalista chiita de los ayatolás. Este es un antisionismo ideológico que busca tanto la aniquilación de Israel como un mundo "liberado de los judíos"; en otras palabras, es una forma totalista de antisemitismo.

El peligro se ha vuelto especialmente grave porque este antisionismo "aniquilacionista" se está extendiendo hacia Europa Occidental, América y partes del Tercer Mundo bajo el disfraz de antiisraelismo y de odio a Sharon. Ha encontrado apoyo de base en la diáspora musulmana entre los jóvenes radicalizados y un eco entre los antiglobalistas, los trotskistas y los grupos de extrema derecha, así como partes de los medios de comunicación. Hay una coalición voluble y cambiante de intolerancia rojo-marrón-verde enfocada tanto en Estados Unidos como en Israel. Osama bin Laden es un héroe no solo para aquellos que desean restaurar la hegemonía global del islam, sino también para algunos de los que todavía creen en la "revolución mundial" de las masas proletarias o la desaparición de la dominación "judeoamericana".

Gran parte del poder movilizador del "antisionismo" se deriva de su vínculo con la causa palestina. Desde la década de 1960, la Organización de Liberación Palestina OLP ha trabajado duro para deslegitimar totalmente el sionismo y la política ha tenido un gran éxito: este antisionismo implica una negación total de la nación judía y la soberanía judía legítima en Eretz Israel, una negación del vínculo entre el judaísmo y la tierra, o de la existencia de los dos templos judíos en Jerusalén. No es de extrañar que Israel nunca haya existido en ningún mapa palestino durante el "proceso de paz" de Oslo. Tampoco debe olvidarse que la Autoridad Palestina ha combinado frecuentemente motivos antisemitas, incluida la negación del Holocausto, libelos de sangre actualizados y temas de conspiración judía, con su incitación general a la violencia. Además, algunos cristianos palestinos han desarrollado una "teología de la liberación" que juega con los esfuerzos antisemitas más antiguos para desjudaizar la tradición cristiana y encuentra un eco de simpatía en Occidente. En cuanto a los grupos islámicos entre los palestinos, estos se ven abiertamente involucrados en "una guerra contra los judíos". Hamás, por ejemplo, ha adoptado una visión islámica completa del "peligro judío", derivada de los Protocolos de los Ancianos [Sabios] de Sión.

El sufrimiento palestino y el "antisionismo" árabe han ayudado a infectar Europa con una vieja-nueva versión del antisemitismo en la que los judíos son colonizadores rapaces y sangrientos. El tema es que los judíos son invasores imperialistas sin raíces que vinieron a Palestina a conquistar la tierra por la fuerza bruta, para "limpiarla" o expulsar a sus nativos. Son los "cruzados" modernos sin derechos legítimos sobre el suelo: un trasplante de alienígenas, absolutamente ajeno a la región. Solo tuvieron éxito debido a una gigantesca conspiración oculta en la que los sionistas (es decir, los judíos) manipularon a Gran Bretaña y, posteriormente, a Estados Unidos. Esta es una narrativa típicamente antisemita que Hitler podría haber aprobado, ampliamente creída en todo el mundo, incluso acreditada por millones de personas educadas en Occidente.

La popularidad de los Protocolos hoy es el síntoma revelador de la creciente fusión entre el antisemitismo y antisionismo. El sionismo se representa cada vez más en algunos medios convencionales como "criminal" en su esencia, así como en su comportamiento. Esto fluye del mantra de izquierda que califica el sionismo como un movimiento racista, apartheid, colonialista e imperialista, lo que revive un estigma que tiene ecos antisemitas en un continente europeo que todavía lucha con la culpa de su pasado genocida y colonial.

Israel parece estar perdiendo en ambos aspectos. Sus acciones militares ofrecen a los europeos la tentadora perspectiva de decir "las víctimas de ayer se han convertido en los perpetradores [nazis] de hoy", junto con la oportunidad de presentar el sionismo como heredero de las páginas más oscuras de la historia colonial occidental como Argelia, Vietnam o Sudáfrica. Tales aspersiones no son a priori antisemitas, pero por una repetición interminable se están convirtiendo en la racionalización ideológica para desmantelar Israel. Este es el objetivo del antisionismo "progresista" que, a diferencia de las formas clásicas de antisemitismo racista, no es étnicamente nacionalista o völkisch. Pero es muy discriminatorio, al negar la posibilidad de un nacionalismo judío legítimo. Los antiglobalistas ignoran o excusan el terrorismo, el yihadismo y los estereotipos antijudíos que se encuentran en el nacionalismo/ fundamentalismo de la OLP. Para gran parte de la izquierda occidental, los palestinos solo pueden ser víctimas y nunca perpetradores.

Tanto en la extrema izquierda como en la extrema derecha el antisionismo utiliza un tipo de discurso y estereotipos que son fundamentalmente manipuladores y antisemitas, sobre el "lobby judío/ sionista", la "criminalidad" israelí/ judía y el "belicismo" sharonista. Esto ha penetrado en el debate general hasta el punto en que el sesenta por ciento de todos los europeos considera el pequeño Israel como la mayor amenaza para la paz mundial, donde más de un tercio de los encuestados en Europa y América regularmente atribuyen a los judíos un poder e influencia excesivos; donde los judíos son sospechosos de doble lealtad por un número cada vez mayor de no judíos, y donde los ataques "antisionistas" contra las instituciones y objetivos judíos muestran que estamos hablando de una distinción sin diferencia.

El antisionismo no es solo el heredero histórico de formas anteriores de antisemitismo. Hoy, también es el mínimo común denominador y el puente entre la izquierda, la derecha y los musulmanes militantes; entre las élites (incluidos los medios de comunicación) y las masas; entre las iglesias y las mezquitas; entre una Europa cada vez más antiamericana y un Medio Oriente árabe-musulmán endémicamente antioccidental; un punto de convergencia entre conservadores y radicales y un vínculo de conexión entre padres e hijos. El antisionismo es mucho más que una colección exótica de consignas radicales que sobrevivieron a la debacle de la contracultura de fines de la década de 1960. Se ha convertido en una ideología "exterminista", pseudo-redentora reconstruida en el Medio Oriente y reexportada a Europa con efectos devastadores.

Notas

Este artículo se presentó originalmente como una declaración escrita en la Comisión de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra y se publicó en su registro oficial el 10 de febrero de 2004.

Fuente: Jerusalem Center for Public Affairs