Antisemitismo y coronavirus

Post thumbnailFoto: Reuters.

  • Desde la propagación mundial del coronavirus somos testigos de expresiones antisemitas que señalan a los judíos en general e Israel, específicamente, como aquellos que han desarrollado el virus y son responsables de su propagación. La comunidad BDS [boicot, desinversiones, sanciones] antiisraelí y el establishment palestino han estado aprovechando el coronavirus para difamar Israel.

  • Los hechos, por supuesto, no son importantes para ellos. En la práctica, Israel coopera con los palestinos en el tratamiento del coronavirus, transfiere grandes cantidades de equipamiento médico y asesora a equipos médicos en Gaza y Cisjordania sobre cómo tratar la enfermedad.

  • Israel ha alentado aún más la asistencia médica internacional a los palestinos, ha otorgado un préstamo a la AP [Autoridad Palestina] y ha retrasado la ejecución de la ley que compensa el dinero utilizado para pagar salarios a los terroristas. La cooperación de Israel con los palestinos ha sido elogiada por la comunidad internacional. Israel también sigue la misma política de tratamiento médico entre todos los sectores de su población, incluida la población árabe israelí.

  • Los que odian Israel ven esto como un momento apropiado para aprovechar los eventos para avanzar en sus objetivos políticos permanentes, como la eliminación del bloqueo de seguridad israelí en Gaza y la liberación de terroristas encarcelados. También usan tropos antisemitas como herramientas para evitar las críticas internas acerca de su corrupción, su falta de preocupación por un sistema médico adecuado para sus ciudadanos y la decisión de utilizar sus recursos para promover el terror.

  • Pero más que la difusión de vilipendios, el antisemitismo refleja las creencias de quienes respaldan estas calumnias de que sus acusaciones son reales y sus audiencias objetivo tienden a creer estas falsificaciones. El lavado de cerebro antisemita a lo largo de la historia ha llevado a un gran público a creer en la responsabilidad de los judíos por las plagas.

  • El nuevo intento de diseminar el odio a Israel no puede tomarse a la ligera. Mientras continuamos cooperando con los palestinos debemos denunciar el lavado de cerebros, los libelos y a sus difusores. Y debemos exigir a la comunidad internacional que los condene en voz alta y clara.


Desde la propagación mundial del coronavirus somos testigos de expresiones antisemitas que señalan a los judíos en general e Israel, específicamente, como aquellos que han desarrollado el virus y son responsables de su propagación, a fin de reforzar su control del mundo y utilizar sus recursos para dañar a las poblaciones que se resisten a ellos, sobre todo a los palestinos.

Junto con la calumnia de conocidos antisemitas en Turquía, Irán y Occidente, la comunidad BDS antiisraelí y el establishment palestino han estado aprovechando el coronavirus para difamar Israel. Los activistas de BDS están llevando a cabo una implacable sucesión de seminarios web en Zoom destinados a presentar el carácter vil de Israel, y están distribuyendo caricaturas de la propagación del virus por parte de Israel o presentando Israel como un "virus" aún más terrible que Covid-19 .

El primer ministro palestino, Shtayyeh, acusó a los soldados de las FDI de escupir en autos palestinos para propagar el virus, y señaló que "sin duda Israel quiere que su economía siga funcionando a expensas de la salud de los palestinos". Los portavoces de la AP culparon Israel por tratar de contaminar a los palestinos con el virus a través de los trabajadores palestinos empleados en Israel. También afirman que la "ocupación" impide que los palestinos se abastezcan con lo necesario para hacer frente a la pandemia. Los palestinos advierten además que Israel será responsable de cualquier desastre, si el virus se propaga en Gaza, los territorios de la AP y Jerusalén Oriental. Afirmaron que Israel infecta a los prisioneros palestinos con el virus y evita el tratamiento adecuado para los árabes israelíes.

Los hechos, por supuesto, no son importantes para ellos. En la práctica, Israel coopera con los palestinos en el tratamiento del coronavirus, transfiere grandes cantidades de equipamiento médico para su uso y asesora a equipos médicos en Gaza y Cisjordania sobre cómo tratar la enfermedad. Israel ha alentado aún más la asistencia médica internacional a los palestinos, ha otorgado un préstamo a la AP y ha retrasado la ejecución de la ley que compensa el dinero utilizado para pagar salarios a los terroristas. Israel también sigue la misma política de tratamiento médico entre todos los sectores de su población, incluida la población árabe israelí.

La cooperación de Israel con los palestinos ha sido elogiada por la comunidad internacional, pero esto no interesa a los que odian Israel y a los judíos. Poseen su propia narrativa.

La figura más visible en la máquina BDS es Omar Barghouti, quien dijo en un seminario web de Zoom que los palestinos deberían continuar su muqawama, es decir, su lucha contra Israel y todos sus componentes, incluso durante el período del coronavirus, en paralelo con la lucha contra el virus. Sin embargo, explica que si Israel descubre una vacuna para el coronavirus sería permisible que quienes luchan contra Israel la usen. Vale la pena señalar que Barghouti se graduó en la Universidad de Tel Aviv, a la que llama a boicotear en el marco del boicot académico contra Israel. Al menos es consistente en su cinismo.

Lo que está detrás del fervor de aquellos que nos odian hoy, por supuesto, no es nuevo. Ha caracterizado a muchas generaciones de antisemitas, especialmente cuando el mundo debe lidiar con la adversidad y el miedo. En primer lugar, parece que identifican el virus como una oportunidad para promover sus acostumbrados mensajes sobre el carácter horrible de los judíos, con el fin de dañarlos y principalmente para profundizar la imagen negativa de Israel para el público al que están dirigiendo sus mensajes. Estos incluyen el público palestino, el mundo islámico y los extremistas occidentales, ya sea en la extrema derecha o en la izquierda progresista, que han convertido el odio a Israel en un tema central al que se han comprometido desde la caída de la Unión Soviética y la bancarrota del comunismo.

Ciertamente intentan convencer a los occidentales liberales para que adopten su enfoque, aunque su éxito en el contexto del coronavirus debería haber sido limitado y hacerlos parecer absurdos. Sus logros hasta ahora incluyen crecientes actitudes anti-Israel y antisemitas en el partido laborista británico, así como en círculos del partido demócrata en Estados Unidos que llegó a abrazar al senador Bernie Sanders y su séquito de enemigos de Israel. Hasta ahora, parece que los liberales se han abstenido de condenarlos y algunos incluso adoptan su agenda. Por ejemplo, el Grupo Internacional de Crisis, un grupo de expertos liberales encabezado por Rob Malley, quien se desempeñó como jefe del escritorio de Medio Oriente en el Consejo de Seguridad Nacional bajo el presidente Obama, emitió un documento sobre Gaza y el coronavirus que adoptó parte de los falsos reclamos y demandas de los que odian Israel, y que fueron apoyados por algunos miembros demócratas del Congreso.

En segundo lugar, los que odian Israel ven esto como un momento apropiado para aprovechar los eventos y avanzar en sus objetivos políticos permanentes, como la eliminación del bloqueo de seguridad israelí en Gaza y la liberación de terroristas encarcelados. También usan tropos antisemitas como herramienta para evitar las críticas internas acerca de su corrupción, su falta de preocupación por un sistema médico adecuado para sus ciudadanos y su determinación de utilizar los recursos para promover el terrorismo.

Pero más que la difusión de vilipendios, el antisemitismo refleja las creencias de quienes respaldan estas calumnias de que sus acusaciones son reales, y sus audiencias objetivo tienden a creer en tales falsificaciones. El lavado de cerebro antisemita a lo largo de la historia ha llevado a un gran público a creer en Los Protocolos de los Ancianos [Sabios] de Sión, los libelos de sangre y la responsabilidad de los judíos por las plagas y todos los demás problemas en el mundo.

Hitler, Stalin y los antisemitas de nuestro tiempo han hecho un cínico uso político del odio a los judíos, creer que los judíos controlan el mundo y, específicamente, su economía. Creen que los judíos son condescendientes, codiciosos, astutos, xenófobos, conspiran contra quienes los rodean y son belicistas. El liderazgo palestino ha repetido regularmente estas afirmaciones y se ocupan de la incitación continua del público palestino y del lavado de cerebro forzado para avanzar en la asimilación de estas percepciones sobre los judíos en el pensamiento y la creencia del público y convertirlas en una retórica diplomática aceptable.

La carta de Hamás contiene estas afirmaciones, y el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, las repite en las lecciones de la narrativa histórica que presenta en las conferencias palestinas. Incluso las asentó por escrito en su libro sobre la cooperación entre sionistas y nazis (basado en su tesis doctoral), y en su libro Sionismo: principio y fin, que presenta lo que él llama el fraude sionista (ashkenazí). Cualquiera sea el tema, el primer ministro Shtayyeh, los activistas de BDS y los líderes de Hamás repiten los mismos mantras.

Especialmente después de conmemorar el Día del Recuerdo del Holocausto, el nuevo intento por diseminar el odio a Israel no puede tomarse a la ligera. Mientras continuamos cooperando con los palestinos, debemos denunciar el lavado de cerebro, los libelos y a sus difusores. Y debemos exigir a la comunidad internacional que los condene, alto y claro, lo que aún no ha sucedido. Del mismo modo, debemos instar a la adopción de la definición de antisemitismo de la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto (IHRA por sus siglas en inglés), que aclara qué manifestaciones de odio al Estado de Israel deben considerarse antisemitas.

Fuente: Centro Jerusalén para Asuntos Públicos.