Una forma distinta de contarnos quién es Batia, la Candidata mujer de las elecciones en AMIA 2020

Post thumbnailBatia con las Fuerzas de Defensa del Estado de Israel
Batia Nemirovsky es candidata a la Presidencia de AMIA en las próximas elecciones por el Partido SOMOS AMIA. Hace muy poco tiempo, Aurora le realizó una entrevista que podrán ver clickeando aquí.

Nos llegó una editorial, una nota personal, una presentación que queremos acercarle a nuestros lectores.

Nací judía.

No nací ortodoxa, laica, conservadora ni reformista.

El haber nacido judía y mantener alguna forma de vida judía no me hace a diferente o especial y no me otorga el título de guardiana del “reino” del judaísmo todo.

Nací judía y creo que no hay una manera correcta o incorrecta de identificarse como judío, y que  la forma de hacerlo de cada uno constituye una decisión personal, particular, por lo que ningún camino puede considerarse más o menos eficaz que otro.

Muchos me conocen como Batia Nemirovsky, pero la verdad es que tengo muchos nombres. Beatriz Estela, Braindl, Esther, Batia, para muchos Mora Batia y desde que nació el primero de mis nietos: BABI.

Los primeros, los que mis padres eligieron para mí, rubricados en la sinagoga Max Nordau, de la calle Murillo, cuando tenía muy pocos días de vida, fueron Braindl Esther – en memoria de dos de mis cuatro bisabuelas. Estos son los nombres de mi herencia

Sólo después de haberlos elegido, mis padres eligieron mis nombres en español tratando de que sean similares en su sonido a los del legado familiar: Beatriz Estela Dragovetsky. Nemirovsky es el apellido de mi marido.

Batia es el nombre hebreo que adopté para reemplazar a Braindl. Lo recibí de uno de mis grandes maestros (Abraham Platkin z”l) cuando se dio cuenta que tenía un romance con el idioma hebreo y que mi nombre Braindl empezaba a molestarme porque “era demasiado galútico».

Batia es el nombre con el que estoy conectada a mi profesión –para muchos sigo siendo “La Mora Batia”– a mi vida cotidiana, al Estado de Israel, al judaísmo. Beatriz es el que queda reservado para la intimidad familiar.

Batia es el nombre que elegí para mí porque es el que da cuenta de mi Identidad Judía, de mi Identificación Plena con el Estado de Israel, de mi Pertenencia incondicional a la gran familia judía, de la vocación por trabajar en pos de la Continuidad, de Construir Comunidad, de celebrar la enorme riqueza y diversidad que encierran nuestras fuentes.

Batia es el nombre en el que siento y creo confluyen memorias, herencia, legado,  destino y futuro.

A lo largo de mi vida ha habido personas, espacios, momentos, episodios y vivencias que dejaron  huellas y también marcas. Todo ello me permitió comprender en profundidad cuál es el entramado de mi identidad, cómo la fui construyendo y cuál es el camino que elijo hacia adelante.

Honrando el inmenso legado recibido, estoy determinada a seguir trabajando sin claudicar por el bien de todos los integrantes de  nuestra comunidad, para tender en el presente puentes de conexión con el pasado y con el futuro, celebrando permanentemente esta diversidad de miradas y perspectivas que nos enriquecen.

La autora es la primera mujer candidata a presidenta de la AMIA en toda su historia.  La foto de portada hace referencia al curso que les brindó a los integrantes de las Fuerzas de Defensa del Estado de Israel en la Universidad Ben-Gurión del Néguev. Allí les contó sobre la realidad de las comunidades judías de la diáspora tomando como referencia a la República Argentina.