Una experiencia personal en España

Post thumbnailLa Alhambra
Mauricio Aliskevicius Rejovot Sucedió en los primeros días de julio del año 2014. Estábamos pasando unos días en un balneario de Almería, desde donde fuimos dos días para conocer Granada, y la famosa Alhambra. Nike Air Max 2016 Heren Rood Allí notamos que todo era originario de la cultura musulmana de la Edad Media, del período en que la habitaban los musulmanes, o moros como se les llamaba y se les sigue llamando en España. Pero además del estilo arquitectónico y otros detalles, nos llamó mucho la atención que la guía turística del lugar se cuidaba mucho de que sus palabras no pudieran ser tomadas como algo ofensivo por ese pueblo que conquistó a parte de la Península Ibérica a sangre y espada, y que al día de hoy sigue intentando con diferentes métodos su reconquista.
  • FREE RN
  • La guía hablaba con gran orgullo sobre la cultura de esa época, las maravillas de la arquitectura, pero ni una sola palabra en su desarrollo histórico que mencionara que la conquista fue en guerra sin cuartel, que también la expulsión de los árabes fue con fuerte lucha armada. nike air max 2017 zwart Tampoco se hizo mención que aprovecharon el momento para expulsar y aniquilar al pueblo hebreo que allí habitaba, que a diferencia del pueblo árabe, nunca habían luchado, nunca fueron en carácter de conquistadores, sino como simples familias que allí llegaron, trabajaban, estudiaban, y vivían muy tranquilos con la única diferencia que creían en una religión diferente, y por tal motivo eran discriminados por leyes y costumbres que ellos aceptaban. El enorme hotel donde nos hospedamos en la costa de Almería estaba casi totalmente habitado por turistas alemanes, y algún matrimonio británico. Habíamos elegido España esas vacaciones para poder hablar castellano con la gente, pero los únicos que lo hablaban eran los del personal del hotel. Cuando una noche, sentados mirando el espectáculo musical que el hotel brindaba nos percatamos que en una mesa cercana un matrimonio hablaba nuestro idioma, fuimos a ellos y les preguntamos si nos permitían sentarnos a su mesa y conversar, a lo que asientieron con amabilidad, ya que ellos tampoco tenían con quien hablar. Bastó que les dijéramos que veníamos de Israel, inmediatamente el hombre se puso de pie, dijo “permiso”, y ambos se fueron de inmediato. Quedamos atónitos, nunca nos había sucedido. Tiempo después, cuando contábamos este suceso a amigos nuestros, más de uno nos comentó que a ellos les había sucedido lo mismo. Días después, volvimos de esas vacaciones en un vuelo de Iberia, justo el día 8 de julio, fecha en la que comenzó la guerra con Gaza cuando Hamás colmó la paciencia israelí con su constante bombardeo con misiles.
  • Nike Air Force 1 Basse
  • Todavía no nos habíamos enterado de las noticias, era de madrugada y nosotros habíamos estado en el aeropuerto español y luego en el avión de Iberia, alejados de informativos. Pero se dio una conversación con una de las azafatas españolas de ese vuelo. air max soldes Estuve prácticamente cuatro horas en el fondo del avión discutiendo con esa azafata. adidas zx flux zalando Yo le decía que los musulmanes estaban matando cristianos en varios países de África y Asia por el simple hecho de ser cristianos, pero ella repetía su respuesta empecinada: “no puede ser”, “no puede ser”, “no es cierto”. adidas chaussures femme Yo le insistía que leyera los periódicos, que escuchara los informativos, pero no logré ningún avance, su respuesta seguía siendo incrédula. Al volver a nuestra casa en Rehovot, nos enteramos que había comenzado la guerra contra el Hamás. Nos encanta España como país para nuestras vacaciones, ya la hemos visitado varias veces. Pero ahora nos cuidamos mucho de volver porque es un pueblo más antisemita que otros pueblos europeos, incluso más que los de Austria y Alemania, que históricamente son la cuna del movimiento nazi. No podemos volver, y menos conocer más al sur la Península Ibérica, donde la cultura árabe-musulmana está sumamente arraigada en la población, especialmente entre los andaluces. Pero nos preguntamos: los ataques terroristas de estos días en Barcelona y otros puntos de Cataluña, que tanta indignación están causando, ¿les cambiará la mentalidad a los lugareños? Lo sucedido en Atocha no les cambió en nada, el pueblo sigue pensando igual respecto a los judíos y a Israel, gran parte de los predicadores católicos siguen dando sermones antijudíos en sus iglesias, los musulmanes siguen aumentando en número y en prédicas de violencia contra Occidente todo (“cruzados y judíos” son sus enemigos). Los gobernantes de derecha hacen declaraciones, los de izquierda se miden mucho porque son los mejores aliados de ese movimiento islamista (también nos preguntamos por qué). Fjallraven Kanken No.2 Además nos preguntamos: ¿hicieron algo los gobernantes para frenar la ola de odio y muerte que traen consigo predicadores y terroristas musulmanes? ¿Hicieron algo los gobernantes para neutralizar la prédica de muchos curas católicos en sus misas dominicales siempre acusando a los judíos? ¿Hizo el Vaticano algo más que una simple declaración eximiendo de culpa al pueblo judío, pero no castigando a los curas que continúan con sus prédicas? ¿Hizo algo el gobierno español contra las diarias prédicas antisemitas y antiisraelíes de TVE, y de las agencias noticiosas y periódicos españoles? ¿Las leyes anti-difamatorias y xenófobas son aplicadas cuando las víctimas son los judíos y el pueblo de Israel? ¿Cómo reaccionaría España, Portugal, sus gobiernos y pueblos, si se nos diera por fundar una ONG dedicada exclusivamente a boicotear a la península ibérica, etiquetar sus productos, no comprarles nada, no viajar como turistas, no utilizar aviones de Iberia ni de otras compañías que aterricen en Madrid, Barcelona o Lisboa? Muchas preguntas para quienes no nos quieren dar respuestas claras.