Una carta abierta a Saeb Erekat: el reclamo palestino para ser considerados un estado

Post thumbnailFoto: REUTERS / Remo Casilli
Emb. Alan Baker
Fuente: Jerusalem Center for Public Affairs.

El negociador de la OLP (Organización de Liberación Palestina), Saeb Erekat, denunció el reconocimiento que hizo Australia de Jerusalén Occidental como la capital de Israel, afirmando que "Jerusalén Oriental, según el derecho internacional, es una parte integral del territorio palestino ocupado".

Respondí en Twitter: Saeb, usted no es un abogado. No hay violación del derecho internacional al reconocer Jerusalén como la capital de Israel. Parece que confunde el derecho internacional con las resoluciones de la ONU que no son derecho internacional.

Saeb, valoro esta oportunidad de comunicarme con usted después de tantos años desde que trabajamos juntos en el Acuerdo Interino de Oslo de 1995.

Permítame recordarle a usted y a sus colegas algunos hechos y verdades básicas:

Un Estado palestino no existe porque no puede cumplir con los criterios de derecho internacional aceptados para los Estados. Los palestinos están divididos entre sí y patrocinan, apoyan, financian y alientan el terrorismo.

El hecho de que los Acuerdos de Oslo comprometan a la OLP a negociar con Israel sobre el estado permanente de los territorios es indicativo del hecho de que el Estado permanente aún no se ha acordado, y por lo tanto no puede haber un Estado palestino.

Basar su reclamo de la condición de Estado en una resolución no vinculante de la Asamblea General de 2012 es totalmente defectuoso, manipulador y engañoso. La Asamblea General no está facultada para establecer Estados. Solo mejoró la condición de observador de la Autoridad Palestina y reafirmó la necesidad de negociar.

La OLP no es un Estado, por lo tanto, no puede ser parte en el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional (CPI), que está específicamente abierto solo a los Estados. Claramente, la CPI no puede ejercer jurisdicción sobre el territorio que usted reclama falsamente como territorio palestino soberano. No es un territorio palestino, ya que su condición de Estado aún no se ha determinado a través del proceso de negociación en el que está comprometida la OLP. El hecho de que los palestinos hayan manipulado políticamente la ONU y la CPI para verlos como un Estado es legalmente defectuoso y aún no se ha revisado jurídicamente.

El hecho de que los palestinos se presenten de manera manipulativa como un Estado y se adhieran a tratados y organizaciones internacionales es legalmente defectuoso y constituye un abuso de la buena fe de la comunidad internacional, además de ser una grave violación de los Acuerdos de Oslo que negociaron.

La fijación de los palestinos con las "fronteras de 1967" carece de base jurídica. Nunca existieron tales fronteras. No hay referencia en ninguno de los acuerdos entre Israel y los palestinos hasta 1967. Al contrario, la determinación de las fronteras es un tema de negociación del Estado final acordado.

De manera similar, las afirmaciones de los palestinos de que establecer la embajada de los Estados Unidos en Jerusalén viola el derecho internacional es simplemente falsa, incluido su curioso litigio en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) contra los Estados Unidos. Ninguna disposición del derecho internacional lo impide.

Saeb, si, como usted afirma, busca relaciones pacíficas entre nuestros dos pueblos, entonces debe restaurar su credibilidad y dejar de engañarse a sí mismo y a la comunidad internacional.

En lugar de hacer esfuerzos tan grandes para manipular y abusar de la comunidad internacional y tratar de evitar el proceso de negociación, los palestinos deben restaurar su credibilidad como un socio negociador viable y regresar a ese proceso inmediatamente, antes de que sea demasiado tarde.




Acerca del Embajador Alan Baker: es Director del Instituto de Asuntos Contemporáneos en el Jerusalem Center for public Affairs y director del Foro Global de Derecho. Participó en la negociación y redacción de los Acuerdos de Oslo con los palestinos, así como acuerdos y tratados de paz con Egipto, Jordania y el Líbano. Se desempeñó como asesor legal y subdirector general del Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel y como embajador de Israel en Canadá.