Un mensaje contundente sobre Pésaj de.. David Ben Gurión

Post thumbnailFoto: GPO
La fiesta de Pésaj recuerda la milagrosa salida del pueblo de Israel de la esclavitud de Egipto.

Desde hace miles de años, los judíos de todo el mundo recuerdan el éxodo con tradiciones que se han mantenido a través de las generaciones.

Recientemente ha sido publicada y difundida en las redes sociales una historia relacionada con Pésaj y protagonizada por uno de los padres fundadores y quien fuera el primer mandatario de Israel, David Ben Gurión.

Aunque no tenemos certeza sobre su veracidad, algunas fuentes aseguran que esta historia incluso ha sido relatada por su nieto en varios eventos y el mensaje transmitido es una lección importante en esta fiesta de Pésaj que culmina el sábado por la noche.

"Cuentan que Ben Gurión  visitó EEUU en 1954 para reunirse con el presidente Eisenhower.

En uno de sus encuentros con el entonces Secretario de Estado, John Fuster Dulles, éste le habló de forma soberbia diciendo: "Dígame, ¿A quién representa usted realmente? ¿Acaso los judíos de Polonia, Yemen, Rumania, Marruecos, Irak, la Unión Soviética o Brasil son lo mismo? ¿Después de 2.000 años de diáspora acaso es posible hablar de un solo pueblo judío, de una única cultura, tradición o costumbre judía?".

Ben Gurión le respondió de forma decidida: "Sr. Secretario, hace 200 años atrás zarpó de Inglaterra el navío Mayflower que transportaba a los primeros colonos que se instalaron en lo que hoy es la gran potencia democrática de los Estados Unidos de América. Le ruego que salga a la calle y pregunte a diez niños norteamericanos lo siguiente: ¿Cuál era el nombre del capitán del barco?, ¿cuánto tiempo duró la travesía?, ¿qué comieron los tripulantes durante el viaje? y ¿cómo se comportó el mar durante el trayecto? Seguramente no recibirá respuestas puntuales".

"Ahora fíjese. Hace ya más de 3.000 años que los judíos salieron de Egipto. Le pido que en algunos de sus viajes por el mundo, trate de encontrarse con diez niños judíos de diferentes países; pregúnteles cómo se llamaba el capitán de dicha salida; cuánto tiempo duró la travesía; qué comieron durante el recorrido y cómo se comportó el mar. Cuando tenga las respuestas, y se sorprenda, trate de recordar y evaluar la pregunta que me acaba de formular. ¿Me entiende, Sr. Secretario?".