Ultraortodoxos amenazan con dejar de volar a través de aerolíneas El Al

Post thumbnailWikipedia
La comunidad ultra ortodoxa jaredí, amenaza con boicotear a aerolíneas israelíes El Al, por no cumplir con el servicio que corresponde a los observantes religiosos.
En una disputa que sucedió en el vuelo del 16 de noviembre entre Nueva York y Tel Aviv, cuando el avión debía despegar del aeropuerto John F. Kennedy, a las 6.30 de la tarde del último jueves y despegó con cinco horas de retraso debido al mal tiempo. Docenas de pasajeros ultra ortodoxos exigieron que se les permita desembarcar en Nueva York, preocupados de que el Shabat, el día sagrado de los judíos, los encuentre en plena vuelo, los tripulantes del vuelo en lugar de explicar los pasos a seguir, decidieron despegar sin más aviso, iniciando una disputa abierta durante el vuelo.
En cambio, de escuchar los pedidos solicitados y responder a los mismo, los funcionarios de abordo les exigieron a los pasajeros volver a sus asientos, diciéndoles que el avión regresaría a la puerta de partida en Nueva York, pero sorpresivamente el avión despegó.
Lo que sucedió luego del incidente ha sido controvertido en diferentes redes sociales. Algunas personas acusaron a los pasajeros religiosos de abusos verbales y físicos, otros dijeron que los auxiliares de vuelo retuvieron la información y el servicio a los pasajeros religiosos, ocultando los pasos a seguir, sin explicarles que el avión pararía en Atenas para dejarlos bajar en lugar de hacerlo en Nueva York.
El director ejecutivo de El Al, Gonen Usishkin, declaró que la compañía establecerá un comité de investigación para aclarar la situación suscitada y poner fin a las narrativas contradictorias de los hechos.
El rabino Ber Sorotzkin, líder de la yeshivá Ateret Shlomo, fue uno de los pasajeros del vuelo en cuestión y le escribió al director de El Al, advirtiéndole que si la compañía de aviación no emite una disculpa y una aclaración explícita, iniciará un boicot entre la comunidad religiosa.
En la carta, el rabino manifiesta que el incidente y la respuesta de la aerolínea degradan a todos aquellos que observan Shabat y la tradición judía y añadió que “si no se cumplen las condiciones, el y toda la comunidad ultraortodoxa se verán obligados a elegir otra aerolínea que “no se interponga entre el hombre y sus creencias y no ridiculice el valor y la devoción de la nación de Dios, sus instituciones o sus principios”.
El rabino Sorotzkin, culpó a Usishkin y a El Al, diciendo que “en lugar de alabar y glorificar a los pasajeros observantes que decidieron abandonar el vuelo para evitar profanar el día sagrado, la aerolínea eligió explotar un evento del que fue culpable y desviar la atención para crear una gran diputa entre el sector religioso y laico del público. El Al se negó a comentar los detalles de este informe.