Twine busca revolucionar la industria textil

La empresa de Israel quiere transformar el proceso de teñido contaminante y derrochador con una tecnología de impresión digital que no utiliza agua.
Post thumbnail
Fuente: es.israel21c.org / Brian Blum

La empresa emergente Twine de Israel decidió ofrecer un servicio de producción e impresión textil bajo demanda que cambie las reglas del juego del multimillonario negocio textil.

Este tipo de tecnología de impresión ya revolucionó la industria editorial y les permitió a los editores eliminar costosos inventarios al imprimir libros solo en respuesta a los pedidos de los clientes.

Al igual que con los textos, el nuevo sistema de teñido de hilo digital de Twine les permite a los fabricantes de ropa colorear el hilo blanco liso en una impresora digital. Los hilos resultantes se pueden usar en costura, tejido y bordado.

“Esta modalidad es un cambio radical en la forma en que la industria ha operado siempre”, explicó Yariv Bustan, vicepresidente de productos y marketing de Twine.

El proceso tradicional requiere mucho tiempo y es contaminante: comienza cuando un fabricante envía un pedido a una fábrica de teñido de hilos, generalmente ubicadas en India, Bangladesh o China.

Allí se tiñe una muestra y se envía al fabricante en el extranjero. Si no cumple con los requisitos del productor, el hilo se debe volver a teñir y enviar de nuevo. Todo este proceso puede tardar semanas.

Una vez que el color es aprobado, la fábrica tiñe una gran cantidad de hilo. Si por alguna razón -desde un pedido excesivamente grande hasta un cambio de último momento- el fabricante no vende todo el hilo, simplemente lo tira a la basura. De hecho, según Bustan, el 40 por ciento de los hilos teñidos terminan en vertederos.

El hilo para teñir de la industria tradicional también utiliza una gran cantidad de agua: en principio para aplicar vapor en el color pero luego para enjuagar el hilo para fijar la tinta. Puede necesitarse hasta 70 litros de agua por kilogramo de hilo.

Por otro lado, el proceso de teñido usa muchos productos químicos tóxicos: «La industria textil es la segunda más contaminante del mundo. Es responsable de hasta el 20 por ciento de la contaminación del agua a nivel mundial», reveló Bustan.

Por si esto fuera poco, cuando el proceso involucra a un proveedor en tierras lejanas (casi siempre), el transporte -y el consecuente gasto y derroche de combustible- se convierte en otro elemento antiecológico.

Según ejecutivos de la empresa, «con Twine, cada consumidor de hilos podrá tener su propio inventario virtual. Pueden ver todos los hilos y colores en los que estén trabajando sin necesidad de tener ni un solo carrete teñido”.

A medida que aumenta la conciencia sobre el impacto ambiental de la industria textil -en particular de la millonaria fast fashion- y con los organismos oficiales y no gubernamentales cada vez más involucrados en el control de los daños, los fabricantes deben buscar soluciones para hacer que sus negocios sean más sostenibles.

Twine, que hoy prueba sus impresoras con el fabricante global de ropa Delta Galil con sede en Israel, también permite una mayor personalización. Esto es una herramienta que las grandes marcas están presentando en la lucha por la lealtad del consumidor.

Un ejemplo es Nike, que les permite a los compradores de algunos calzados personalizar el color de sus cordones. A su vez, Lacoste deja ahora que sus clientes elijan el color del icónico cocodrilo de la compañía.
Por su parte, en algunas de sus tiendas Gucci ofrece la posibilidad de que los consumidores personalicen el bordado de su logo a su gusto.

De momento, el sistema de teñido digital de Twine está limitado al poliéster. “Y está bien, porque el poliéster representa el 50 por ciento del mercado», describió Bustan.
Luego, vendrá el nylon. Trabajar con algodón requeriría un tipo diferente de tinta y algunos ajustes tecnológicos.

Twine ya tiene una planta de 70 personas que trabajan en su sede en Petaj Tikva. La compañía ya recaudó 30 millones de dólares de inversionistas como Coats, un fabricante de hilos industriales con dos siglos de antigüedad; HP Tech Ventures, New Era Capital Partners, Maverick Ventures Israel, Gefen Capital y Landa Ventures.

Elegida como una de las mejores empresas emergentes de 2019 por la publicación israelí TheMarker, Twine se encuentra ahora en pleno crecimiento. Y va por un mundo mejor y más limpio.