Tu próxima casa podría salvar al planeta gracias a un desarrollo de Israel

Village in a Box es una infraestructura sustentable de energía renovable para construir viviendas asequibles con agua potable, alimentos y tratamiento de residuos en localidades afectadas.
Post thumbnailFoto: Cortesía / Israel21C
Fuente: es.israel21c.org / Abigail Klein Leichman

En el verano de 2012, el experto israelí en preparación para terremotos Ephraim Laor reclutó a su compatriota y especialista en construcción ecológica Victor Haym Hajaj para ayudarlo a crear viviendas para un millón de refugiados de la guerra civil en el Congo.

Hajaj tenía una experiencia única en la construcción de casas rápidas, asequibles y a prueba de terremotos, conocidas como cúpulas monolíticas. Así, no tuvo ningún problema para construir las casas pero se topó con un desafío: la falta de infraestructuras de apoyo para proporcionar agua, alimentos y energía para sus habitantes.

Después de buscar infructuosamente a una compañía que pudiera brindar tales soluciones a las áreas rurales alejadas, decidió crearlas él mismo. «Nuestra empresa surgió de la convicción de Victor de que todas las personas deberían tener sus necesidades básicas de vivienda satisfechas», explicó Jonathan Haran, socio de Hajaj en The Sustainable Group, fundada en 2017.

El proyecto insignia de la empresa emergente es Village in a Box, un sistema de infraestructura residencial basado en energía renovable, creado para ofrecerle viviendas asequibles amigables con el medio ambiente, y soluciones limpias y sostenibles para el tratamiento del agua, alimentos, energía y residuos a ciudadanos con pocos recursos



«Me enamoré de la idea porque representa una gran esperanza para la humanidad», confesó Haran, anteriormente jefe de Ingenieros sin Fronteras en Israel, una ONG de impacto social que diseña proyectos para mejorar la vida de los ciudadanos en países en desarrollo.

El especialista en viviendas manifestó que el objetivo de la compañía es construir un futuro mejor sin dañar el medio ambiente. “El planeta se encuentra en una situación problemática por la falta de recursos, el crecimiento de la población y los desafíos del cambio climático. Por eso, decidimos enfrentar estos desafíos creando soluciones tecnológicas para comunidades que sean autosuficientes, productivas, resilientes y felices”, le explicó Haran a ISRAEL21c.

Los fundadores reunieron a un equipo de expertos israelíes en infraestructura, ingeniería y programación para crear un sistema sinérgico que combine enfoques ecológicos con soluciones de alta tecnología.

Actualmente se desarrollauna prueba del concepto Village in a Box en la ciudad de Mitzpe Ramon, hogar del famoso cráter Ramón. Allí se crearán 200 casas modulares e infraestructura para sostenerlas, incluidas las áreas comunales, industria y agricultura.

Además de ser la primera comunidad del mundo en ser totalmente autosuficiente, también generará turismo y nuevos empleos.

Village in a Box fue elegida como uno de los veinte proyectos finalistas -de entre 6.000 nominaciones de seis continentes- en una competencia organizada recientemente por Chivas Regal Ventures para empresas de emprendimiento social de todo el mundo.

Para lograr que prospere el proyecto, se alentará a cada residente adulto de la aldea (que se llamará Qayma) a colaborar con ocho horas mensuales en trabajos de agricultura, mantenimiento u otras tareas para la comunidad. Aparte de eso, podrán seguir sus trabajos dentro o fuera de la aldea.

Cada hogar recibirá una canasta semanal de verduras y frutas orgánicas cultivadas en un gran invernadero cerrado y de gran calidad, lo que garantiza la seguridad alimentaria básica. Además, los residentes tendrán la libertad de comprar o cultivar lo que quieran. Cada casa tendrá un jardín de 250 metros cuadrados.

Qayma reciclará todo el agua utilizada (las de las duchas y lavaplatos irán a los inodoros) y el sistema completo de tratamiento de desechos creará agua limpia para el riego, biogás para cocinar y calentar y fertilizante para los cultivos.

Los creadores también esperan desarrollar un sistema para la recolección de la lluvia. Además, la aldea estará alimentada con energía eólica y solar 100 por ciento renovable.

Un sistema de administración computarizado controlará toda la tecnología en el trabajo en Qayma: será capaz de responder a las condiciones climáticas en tiempo real y a las necesidades de los usuarios utilizando inteligencia artificial.

Las cúpulas monolíticas que comprenden las casas Village in a Box, cada una de 120 metros cuadrados, se construyen con un globo inflable rociado con una capa delgada de cemento.

«Cuando se seca, queda con una forma arqueada que es a prueba de terremotos”, explicó Haran.

“La idea es crear una infraestructura completa y un sistema de construcción como una solución “lista para usar” que se pueda enviar en un contenedor con todos los recursos necesarios. También podría ser utilizado para el alivio de desastres naturales. Algunas organizaciones como Natan International Humanitarian Aid están muy interesadas en lo que hacemos», dijo Haran.

The Sustainable Group planea construir una planta y zona de pruebas en la región de la Aravá en el Négev. Allí, su prioridad será diseñar nuevos materiales y métodos de construcción ecológicos. Se invitará a empresas israelíes de tecnología limpia a utilizar el sitio como un centro para probar soluciones innovadoras.

Hasta el momento, esta pequeña empresa de 11 personas ha subsistido con las ganancias obtenidas en varios proyectos de construcción verde. «Queremos despertar la imaginación de la gente sobre las soluciones que pueden implementar para crear un gran impacto en sus vidas y en el planeta», explicaron desde la empresa.