Tres mujeres de tres religiones para dar una imagen de pluralidad de Bahréin

Post thumbnailJóvenes de Bahréin Foto: Al Jazeera English Wikimedia CC BY-SA 2.0
La presencia de la mujer en puestos destacados de la vida política de Bahréin ha ido creciendo en los últimos años, al tiempo que se ha hecho hincapié en que esa presencia vaya unida a una mayor representatividad de las diferentes comunidades religiosas del país, de mayoría musulmana.

En un encuentro con un grupo de periodistas españoles de visita en Bahréin tres destacadas representantes del poder legislativo de este país explicaron las reformas que en los últimos años se han venido haciendo en el país para conseguir una mayor integración y empoderamiento de la mujer.

En la sede del Consejo de la Shura (poder legislativo, formado por dos cámaras, ambas integradas por 40 miembros, una elegida por sufragio universal y la otra por designación directa del rey), las legisladoras subrayaron que en lo tocante a la cuestión de los derechos de la mujer "Bahréin está por delante de otros países del Golfo" Pérsico.

La Constitución aprobada en 2002, que estableció la monarquía parlamentaria como forma de Estado en Bahréin, que asimismo, pasó de ser un emirato a convertirse en reino, concedió por primera vez a la mujer el derecho al voto y a ser elegida para el poder legislativo.

"Actualmente, hay seis mujeres diputadas elegidas por sufragio directo", indicó la legisladora Nancy Dinah Elly Khadouri, de religión judía, quien atendió a los periodistas junto a la vicepresidenta segunda de la cámara, Hala Ramzy Fayez, católica, y la presidenta del Comité de Asuntos Legales, Dalal Alzayed, musulmana.

Khaoduri indicó que una de las primeras medidas tendentes a una verdadera integración y empoderamiento de la mujer la adoptó el rey de Bahréin, Hamad Bin Isa Al Jalifa, al suprimir en 2002 el Consejo de la Mujer, en coincidencia con la adopción de una nueva Constitución.

"Suprimir el Consejo de la Mujer fue una decisión estratégica para igualar a la mujer en todos los órdenes de la vida del país", afirmó por su parte Fayez.

"La mujer tiene igualdad de derechos en Bahréin y el empeño de sus dirigentes es hacer que disponga de ellos y se empodere" por completo, manifestó la diputada Alzayed, quien subrayó que desde el legislativo nacional "se hace un constante trabajo en la lucha contra la discriminación".

En lo tocante a la violencia de género, si bien no dieron datos estadísticos sobre el número de casos registrados, las diputadas indicaron que existe una legislación destinada a salvaguardar y proteger la dignidad de la mujer y que los abusos de cualquier tipo son llevados a los tribunales y solventados por la vía penal.

En 2017, el Parlamento bahreiní abolió el artículo 353 del Código Penal, que permitía a los violadores eludir la cárcel si la víctima consentía en casarse con ellos.

Con respecto al derecho de familia, las diputadas señalaron que está basado en la ley islámica ("sharía"), si bien se le ha dotado de una componente civil destinada a preservar los derechos de las demás comunidades religiosas del país.

Fayez explicó que se elaboran informes periódicos en los que se evalúa el estado real de los derechos de la mujer y se hacen recomendaciones al respecto, al tiempo que se redactan proyectos de ley destinados específicamente a proteger y garantizar los derechos de la mujer.

"Se hace un fuerte trabajo destinado a luchar contra la discriminación por razones de género o credo", indicó la vicepresidenta segunda del legislativo bahreiní.

"El esfuerzo es constante en el combate contra los abusos y en favor de la dignidad de las mujeres y, de manera específica, de las niñas, incluso en el seno de la familia", afirmó.

Asimismo, las diputadas señalaron que en Bahréin existe el divorcio civil, no vinculado expresamente al ámbito religioso y la mujer puede solicitarlo "en cualquier circunstancia", aunque como dijo una de ellas, "el objetivo es preservar la unidad de la familia."

En el encuentro participó brevemente el presidente del Consejo de la Shura, Alí Bin Saleh Al Saleh, quien subrayó un mensaje que ha sido una constante en estos días de visita del grupo de periodistas españoles: "Bahréin es un país de tolerancia, de convivencia. Es un pequeño país, pero su papel en la región es grande." EFE