Trascendental visita de Bolsonaro al Muro de los Lamentos, acompañado por Netanyahu

Post thumbnailJair Bolsonaro y Benjamín Netanyahu Foto: Menahem Kahana Pool vía REUTERS
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, visitó el Muro Occidental (Muro de los Lamentos) de Jerusalén, acompañado por el primer ministro, Benjamín Netanyahu, convirtiéndose en el primer jefe de Estado en acudir al lugar junto a un alto dignatario israelí.

Esta medida sin precedentes puede ser vista como el reconocimiento tácito de la soberanía israelí sobre ese sitio ubicado en la Ciudad Vieja de Jerusalén, en la parte de la oriental urbe que los palestinos reclaman como suya. El Muro Occidental o “Kotel Hamarabí” (conocido en mundo gentil como el Muro de los Lamentos) es un vestigio del Segundo Templo de Jerusalén, y es el lugar de culto más sagrado del judaísmo.

Cuando el rabino del Kotel, Shmuel Rabinovitch, terminó de leer un capítulo de los Salmos, Netanyahu y Bolsonaro se acercaron al sitio desafiando la lluvia. El presidente brasilero coloco una nota entre las grietas del muro y ambos líderes se inclinaron sobre las antiguas piedras por varios minutos de silencioso recogimiento y contemplación.

Poco después, visitaron los túneles del Muro Occidental, ubicados bajo el Barrio Musulmán de la Ciudad Vieja. Allí disfrutaron de una recreación virtual del templo judío que estaba ubicado en el Monte del Templo, y que fue destruido por los soldados romanos en el año 70 de nuestra era.

Los dignatarios extranjeros suelen visitar el Muro Occidental sin la compañía de funcionarios o representantes de Israel para evitar cualquier signo de reconocimiento de la soberanía israelí sobre el sitio.

Pero esto cambió, días atrás cuando el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, concurrió al lugar acompañado por el primer ministro.

Durante su recorrido por  la Ciudad Vieja, Bolsonaro también visitó la basílica del Santo Sepulcro, el lugar más importante del cristianismo, que alberga el santuario donde, según la tradición cristiana, Jesús fue crucificado y enterrado.

Previamente, Bolsonaro visitó el Comando de la Retaguardia (“Pikud Haoref” o Defensa Civil) de las Fuerzas de Defensa de Israel y le confirió la Orden Nacional de la Cruz del Sur, el más alto honor de Brasil, en reconocimiento por las tareas de la delegación de rescatistas que asistió en los esfuerzos de búsqueda y rescate israelí, tras el colapso del dique minero Brumadinho en Minas Gerais, en enero pasado.